Só­lo 209 hom­bres to­ma­ron post­na­tal a jor­na­da com­ple­ta du­ran­te 2014

La ci­fra co­rres­pon­de só­lo al 0,2% del to­tal de los per­mi­sos otor­ga­dos por es­te con­cep­to. El año pa­sa­do se cur­sa­ron 102 mil sub­si­dios por per­mi­so de pos­na­tal pa­ren­tal.

La Tercera - - NEGOCIOS - Cris­ti­na Cá­ce­res Ja­ra

En ju­lio del año pa­sa­do, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let pro­mul­gó una ley que per­mi­te al pa­dre sa­lir del tra­ba­jo pa­ra ali­men­tar a su hi­jo re­cién na­ci­do.

Tal ini­cia­ti­va va en lí­nea con el post­na­tal pa­ren­tal, que em­pe­zó a re­gir en 2011 ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción Pi­ñe­ra, y que tie­ne como ob­je- ti­vo per­mi­tir a los pa­dres un ma­yor tiem­po de cui­da­do de sus hi­jos. De he­cho, se es­ta­ble­ce la op­ción de que las ma­dres en­tre­guen par­te del be­ne­fi­cio a los pa­dres pa­ra que ellos tam­bién pue­dan par­ti­ci­par de es­te pro­ce­so.

Sin em­bar­go, en sus tres años de vi­gen­cia la me­di­da no ha si­do efec­ti­va.

Se­gún in­for­ma­ción de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Se­gu- ri­dad So­cial (Su­se­so), el año pa­sa­do só­lo 225 hom­bres ac­ce­die­ron al post­na­tal pa­ren­tal. De ellos, 209 lo hi­cie­ron en jor­na­da com­ple­ta, lo que re­pre­sen­ta 0,2% del to­tal de sub­si­dios en­tre­ga­dos (uni­ver­so que in­clu­ye a las mu­je­res), mien­tras que 16 va­ro­nes op­ta­ron por jor­na­da par­cial.

La in­ten­den­ta de Be­ne­fic i os S oci a l e s , Romy Sch­midt, ase­gu­ró que en 2014 se en­tre­ga­ron ca­si 102 mil sub­si­dios por per­mi­so de post­na­tal pa­ren­tal. De ese ci­fra, 101.024 mu­je­res op­ta­ron por per­ma­ne­cer los seis me­ses con su hi­jo y 954 pre­fi­rie­ron la jor­na­da par­cial, es de­cir, se re­in­cor­po­ra­ron a sus la­bo­res una vez ter­mi­na­do el per­mi­so post­na­tal (tres me­ses), pe­ro con me­dia jor­na­da (ver in­fo­gra­fía).

Efec­to cul­tu­ral

Pa­ra las au­to­ri­da­des de go­bierno ac­tual y del an­te­rior, si bien exis­te una baja par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres en el be­ne­fi­cio, la ini­cia­ti­va es “un primer avan­ce” pa­ra fo­men­tar la co-res­pon­sa­bi­li­dad en­tre pa­dres y ma­dres.

En ese sen­ti­do, apun­tan a que las cifras res­pon­den a un efec­to cul­tu­ral y tam­bién a las ba­jas re­mu­ne­ra­cio­nes de las mu­je­res, por lo que se op­ta por “pro­te­ger el em­pleo del pa­dre”.

Es­to úl­ti­mo, de­bi­do a que el sub­si­dio que re­ci­ben es equi­va­len­te a la re­mu­ne­ra­ción que per­ci­be la mu­jer, pe­ro con un to­pe de 66 UF bru­tas ($ 1.619.349), lo que afec­ta a las tra­ba­ja­do­ras de al­tos in­gre­sos y a los hom­bres que de­ben re­nun­ciar a una par­te de su sa­la­rio al ac­ce­der al be­ne­fi­cio.

La ex mi­nis­tra del Ser­nam de la ad­mi­nis­tra­ción Pi­ñe­ra, Du­ran­te el 2014, só­lo

225 hom­bres ac­ce­die­ron al post­na­tal pa­ren­tal . De es­tos, 209 lo hi­cie­ron en jor­na­da

com­ple­ta.

Se­gún cifras de la Su­se­so, el año pa­sa­do

se cur­sa­ron 102 mil sub­si­dios por per­mi­so de pos­na­tal pa­ren­tal. Las au­to­ri­da­des de go­bierno y ex­per­tos atri­bu­yen la baja ci­fra a efec­tos cul­tu­ra­les y al

im­pac­to en las re­mu­ne­ra­cio­nes. Lo­re­to Se­guel, sos­tie­ne que se de­be te­ner “una mi­ra­da po­si­ti­va de ha­ber rea­li­za­do un post­na­tal mo­derno y fle­xi­ble”, agre­gan­do que es “un tre­men­do avan­ce que hoy la dis­cu­sión se cen­tre en có­mo ha­cer pa­ra que más hom­bres se to­men el post­na­tal, que an­tes era só­lo de mu­je­res”.

Se­guel en­fa­ti­za en que exis­te un efec­to cul­tu­ral, ya que la co-res­pon­sa­bi­li­dad no es­tá in­ter­na­li­za­da y eso lle­va a que po­cos hom­bres op­ten por to­mar el be­ne­fi­cio.

Pau­la Po­ble­te, di­rec­to­ra de es­tu­dios de Co­mu­ni­dad Mu­jer, di­ce que las prin­ci­pa­les tra­bas que exis­ten son cul­tu­ra­les. Agre­ga que “vi­vi­mos en una so­cie­dad muy ma­chis­ta, con asig­na­ción de ro­les muy tra­di­cio­na­les, don­de el cui­da­do de la fa­mi­lia es un te­ma fe­me­nino”.

Po­ble­te agre­ga que si bien la ley es un avan­ce, aún es in­su­fi­cien­te, de­bi­do a que “el post­na­tal pa­ren­tal pa­ra los pa­dres no de­bie­ra ser una op­ción, sino una obli­ga­ción, al igual que como lo es pa­ra las ma­dres tra­ba­ja­do­ras”, pues a su jui­cio, la úni­ca for­ma de equi­pa­rar los cos­tos de con­tra­ta­ción en­tre hom­bres y mu­je­res en edad fér­til, es otor­gar de­re­chos ex­clu­si­vos y obli­ga­to­rios a los pa­dres tra­ba­ja­do­res pa­ra que pue­dan cum­plir con sus res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res.

Una vi­sión dis­tin­ta tie­ne el abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta, Hu­ber­to Berg, quien afir­ma que “lo que es­tá ope­ran­do es la ló­gi­ca”, pues es na­tu­ral que la ma­dre quie­ra es­tar el ma­yor tiem­po po­si­ble con su hi­jo re­cién na­ci­do, y en ese sen­ti­do “no hay dis­po­si­ción a tran­sar ese tiem­po con otra per­so­na, por mu­cho que sea el pa­dre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.