La­ba­rra­des­hon­rae­lNa­cio­nal

Pe­se a las ad­ver­ten­cias, Los de Abajo cum­plen sus ame­na­zas y prenden quin­ce ben­ga­las du­ran­te los úl­ti­mos mi­nu­tos del due­lo. La U arries­ga ju­gar a puer­ta ce­rra­da y du­ras san­cio­nes por el van­da­lis­mo ex­tor­sio­na­dor de su hin­cha­da más ra­di­cal.

La Tercera - - DEPORTES FÚTBOL / COPA LIBERTADORES - Ma­tías Par­ker Cas­tro

Mi­nu­to 88. La U cae por la cuen­ta mí­ni­ma en su­de­bur en la Co­pa Li­ber­ta­do­res y, más en­ci­ma, como lo­cal. De un mo­men­to a otro, la ga­le­ría sur del Es­ta­dio Na­cio­nal se ilu­mi­na por com­ple­to. Quin­ce ben­ga­las fue­ron en­cen­di­das por hin­chas azu­les, de for­ma si­mul­tá­nea, en un cla­ro ac­to de pro­tes­ta con­tra Azul Azul.

Los ba­rris­tas in­ten­tan ex­tor­sio­nar a la con­ce­sio­na­ria, de­bi­do a que la di­ri­gen­cia les qui­tó los be­ne­fi­cios de los que go­za­ban.

Con Carlos He­ller en la pre­si­den­cia del club, se aca­ba­ron de­fi­ni­ti­va­men­te las pre­ben­das ha­cia la hin­cha­da. Ya no se en­tre­gan en­tra­das de cor­te­sía, y se pu­so fin a cual­quier ti­po de fi­nan­cia­mien­to.

El pa­no­ra­ma aso­ma com­ple­jo pa­ra la U, pro­duc­to de las san­cio­nes que arries­ga de par­te de la Con­me­bol en el tor­neo in­ter­na­cio­nal. La en­ti­dad ha si­do en­fá­ti­ca al ad­ver­tir que no de­ja­ría pa­sar nin­gún ac­to de re­bel­día en las gra­das.

Ya el año pa­sa­do, des­pués de un par­ti­do fren­te a Gua­ra­ní, el en­te rec­tor del fút­bol sud­ame­ri­cano cas­ti­gó a los lai­cos con 10 mil dó­la­res, lue­go de que fue­ran lan­za­das ben­ga­las al cam­po de jue­go.

Por lo mis­mo, las me­di­das de se­gu­ri­dad se acre­cen­ta­ron pa­ra el par­ti­do de ayer. An­tes del com­pro­mi­so, un es­cua­drón del Gru­po de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de Ca­ra­bi­ne­ros re­vi­só mi­nu­sio­sa­men­te el re­duc­to de Ñu­ñoa.

En la fis­ca­li­za­ción, fue­ron en­con­tra­dos nu­me­ro­sos fue­gos de ar­ti­fi­cio, los que ha­bían si­do es­con­di­dos den­tro del re­cin­to con an­te­rio­ri­dad. La idea ini­cial era ex­hi­bir el ar­se­nal en el due­lo con­tra la Unión Es­pa­ño­la. Pe­ro la ac­ción de­bió es­pe­rar.

El bom­bo que in­gre­sa­ron los ba­rris­tas tam­bién fue ocul­ta­do con an­te­rio­ri­dad, aun­que to­da­vía no se de­ter­mi­na có­mo.

De he­cho, en el en­tre­tiem­po, fue mos­tra­do de­li­be­ra­da­men­te ha­cia el sec­tor de la tri­bu­na Pa­cí­fi­co, don­de se ubi­ca­ba el pro­pio He­ller y el res­to de la di­ri­gen­cia azul. Una vez reanu­da­do el com­pro­mi­so, in­gre­sa­ron a la pis­ta atlé­ti­ca me­dia do­ce­na de fo­ro­fos, lo que agra­va aún más la si­tua­ción, ya que su­ma­do a lo de las ben­ga­las, las pe­nas a las que se ex­po­ne la U au­men­tan ex­po­nen­cial­men­te.

He­ller no se de­mo­ró en mos­trar su des­con­ten­to. “Re­cha­za­mos as­bol­ta­men­te el te­ma de las ben­ga­las. La gen­te no en­tien­de lo que es­ta­mos pi­dien­do. Si hay gen­te que no tie­ne ca­be­za pa­ra com­pren­der­lo, es­pe­ro que lo in­ter­pre­ten las per­so­nas que sa­ben de es­to, por­que no soy si­có­lo­go ni so­ció­lo­go pa­ra ex­pli­car es­tas ac­ti­tu­des”, re­su­mió el má­xi­mo ac­cio­nis­ta es­tu­dian­til.

“El club hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra tra­tar de que es­to no ocu­rrie­ra”, com­ple­ment ó e l DT Mar­tín La­sart e , mien­tras Al­fre­do As­fu­ra, vee­dor de la Con­me­bol, co­rro­bo­ró el es­fuer­zo de la di­ri­gen­cia azul, pe­ro afir­mó que de­be in­for­mar to­do lo ocu­rri­do en el Na­cio­nal.

FO­TO: AFP

La ba­rra de la U en­cien­de nu­me­ro­sas ben­ga­las du­ran­te el par­ti­do.

Un afi­cio­na­do, con un bom­bo en la gra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.