“El ho­tel pa­re­cía ge­la­ti­na”

La Tercera - - DEPORTES FÚTBOL / COPA LIBERTADORES -

Eran las 11.15 de ayer y en la con­cen­tra­ción del Atlé­ti­co Mi­nei­ro el am­bien­te era muy tran­qui­lo, de mu­cho re­la­jo, dis­ten­di­do. La fuer­te se­gu­ri­dad del ho­tel She­ra­ton ha­cía pen­sar a los ju­ga­do­res que na­die in­te­rrum­pi­ría la paz. Has­ta que 20 mi­nu­tos más tar­de, un sis­mo de 5,9° Rich­ter lle­gó como un in­vi­ta­do ines­pe­ra­do.

Un gru­po de ju­ga­do­res com­par­tía en la pis­ci­na del ho­tel, otros se sa­ca­ban fo­tos con los hués­pe­des, y al­gu­nos to­ma­ban so­das en co­pas de vino, char­lan­do en el hall prin­ci­pal con las ca­ma­re­ras. De re­pen­te, se sin­tió un gran rui­do, acom­pa­ña­do de un mo­vi­mien­to brus­co. La de­le­ga­ción mi­nei­ra no sa­bía qué es­ta­ba pa­san­do. Los de la pis­ci­na vie­ron mo­ver­se el agua brus­ca­men­te; en el bar re­pi­ca­ron las co­pas.

“Mi­ra, mi­ra la pis­ci­na es­tá sa­can- do olas como el mar”, di­jo un in­te­gran­te del cuer­po téc­ni­co. En tan­to en el hall, el de­lan­te­ro Jó hi­zo sen­tir su mie­do, su­je­tó la me­sa y abrió los ojos con es­pan­to, de­jan­do de la­do el re­la­jo y pre­gun­tán­do­les a to­dos los que es­ta­ban en el lu­gar: “Va­ya qué sus­to. ¿Us­te­des es­tán acos­tum­bra­dos?”.

El que se mos­tró más afec­ta­do por el tem­blor fue el ata­can­te An­dré Fe­li­pe, quien ba­jó des­de el ter­cer pi­so en short y sin po­le­ra. Tan­to fue su mie­do, que ter­mi­nó en la ca­lle, don­de fue cal­ma­do por los guar­dias del ho­tel.

Pa­ra el ar­gen­tino Jesús Dá­to­lo, el sis­mo no cau­só ma­yor im­pac­to. “Es­toy tran­qui­lo, es un país sís­mi­co y es­to es lo más nor­mal”, afir­mó. Mien­tras su ami­go Guil­her­me lo mi­ra­ba con ros­tro des­en­ca­ja­do de ¿qué es­tá di­cien­do es­te su­je­to?. Pa­ra és­te, el mo­vi­mien­to te­lú­ri­co fue bas­tan­te fuer­te: “El ho­tel pa­re­cía ge­la­ti­na, me dio mu­cho mie­do”.

Fal­ta­ban diez mi­nu­tos pa­ra el me­dio­día y en el Atlé­ti­co Mi­nei­ro aún se veían in­có­mo­dos con el sis­mo. Tal vez por eso los guar­dias del ho­tel sa­ca­ron a la pren­sa del lu­gar (ya lo ha­bían in­ten­ta­do un par de ve­ces) pa­ra que los ju­ga­do­res si­guie­ran en su con­cen­tra­ción.

En ese in­ter­me­dio, los in­te­gran­tes de O Ga­lo apro­ve­cha­ron a al­mor­zar. El me­nú era ba­lan­cea­do: car­nes blan­cas con mu­cha en­sa­la­das y acom­pa­ña­das de co­pas de ju­go.

Des­de afue­ra del She­ra­ton, una fa­mi­lia que via­jó des­de Be­lo Ho­ri­zon­te es­pe­ra­ba al plan­tel pa­ra sa­car­se fo­tos y ob­te­ner autógrafos. El hi­jo ma­yor, Fer­nan­do, in­ten­tó en­trar como hués­ped, pe­ro la se­gu­ri­dad se lo im­pi­dió. Sin em­bar­go, Ed­car­los sa­lió pa­ra com­pla­cer a la fa­mi­lia. El de­fen­sa se que­dó en la en­tra­da del ho­tel pa­ra fo­to­gra­fiar­se con ellos y fir­mar­les las ca­mi­se­tas a los ni­ños.

Los ju­ga­do­res pa­re­cían ha­ber ol­vi­da­do el sis­mo, ya que lue­go del al­muer­zo un gru­po, co­man­da­do por Dá­to­lo, Guil­her­me y se­gu­ri­dad del club, sa­lió de com­pras al Cos­ta­ne­ra Cen­ter pa­ra lle­var re­cuer­dos a sus fa­mi­lias. Lue­go ven­dría la es­pe­ra pa­ra la prác­ti­ca ves­per­ti­na en el Mo­nu­men­tal, el es­ce­na­rio don­de hoy se ve­rán las ca­ras con Co­lo Co­lo. Só­lo el sis­mo lo­gró ven­cer el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.