El se­cre­to de la ni­ñe­ra fo­tó­gra­fa

La Tercera - - SOCIEDAD -

Di­cen que era exc é nt r i c a y re­ser­va­da, más al­ta que el pro­me­di o de las mu­jer e s e s t a - dou­ni­den­ses y de un ca­mi­nar tos­co. Que se ves­tía con ro­pa de hom­bre, gran­de y pa­sa­da de mo­da, que te­nía un exa­ge­ra­do acen­to fran­cés y que la úni­ca exi­gen­cia pa­ra un em­pleo puer­tas aden­tro, era po­der co­lo­car una cha­pa en su ha­bi­ta­ción que le die­ra to­tal in­de­pen­den­cia del res­to de la ca­sa. Vi­vian Maier es­ta­ba le­jos de ser una ni­ñe­ra co­rrien­te, pe­ro nin­guno de los que la des­cri­bió como una de las per­so­nas más mis­te­rio­sas que hu­bie­sen co­no­ci­do, du­dó en con­fiar­le a sus hi­jos.

Du­ran­te cua­tro dé­ca­das, Maier cui­dó ni­ños aje­nos en Chica­go y Nue­va York, pe­ro no fue lo úni­co que hi­zo. Tam­bién to­mó cien­tos de mi­les de fo­to­gra­fías que res­guar­dó ce­lo­sa­men­te du­ran­te to­da la vida. De he­cho, aun­que to­dos re­cuer­dan la cá­ma­ra Ro­llei­flex que so­lía lle­var col­ga­da al cue­llo, na­die has­ta aho­ra se ha­bía pre­gun­ta­do por el re­sul­ta­do de esos dis­pa­ros.

Vi­vian Maier man­tu­vo muy bien ocul­ta su afi­ción y só­lo tras su muer­te se re­ve­la­ría de for­ma aza­ro­sa: en 2007, par­te de su ar­chi­vo de imá­ge­nes lle­gó a re­ma­te, de­bi­do al no pa­go del arrien­do de la bodega don­de las guar­da­ba. El ar­chi­vo fue a pa­rar a ma­nos de John Ma­loof, un his­to­ria­dor afi­cio­na­do de 27 años que rea­li­za­ba una investigación so­bre la ciu­dad de Chica­go. Com­pró 30 mil co­pias y ne­ga­ti­vos por 380 dó­la­res, cla­ro que lue­go de goo­glear el nom­bre de la fo­tó­gra­fa y no en­con­trar na­da, Ma­loof pen­só que ha­bía he­cho mal ne­go­cio y se ol­vi­dó del ma­te­rial. Va­rios me­ses des­pués de­ci­dió es­ca­near los ne­ga­ti­vos: ha­lló un te­so­ro.

Las fo­to­gra­fías de Maier re­sul­ta­ron ser una sen­si­ble ra­dio­gra­fía de la co­ti­dia­ni­dad de los Es­ta­dos Uni­dos de los años 50 y 60, que Ma­loof co­men­zó a des­ple­gar en un blog en in­ter­net con éxi­to de vi­si­tas. En ese mis­mo pe­rio­do, en el que sus fo­tos sa­lían por fin a la luz, Maier mo­ría a los 83 años, en el ano­ni­ma­to de una re­si­den­cia pa­ra an­cia­nos, en Oak Park, don­de la aco­gie­ron lue­go de ha­ber­se res­ba­la­do en la nie­ve, gol­peán­do­se la ca­be­za.

El his­to­ria­dor sa­bría de to­do es­to años des­pués, cuan­do su pro­pia ob­se­sión por Vi­vian Maier ya da­ba fru­tos. Fue­ron va­rias mues­tras en ga­le­rías de ar­te de Chica­go y Nue­va York, en­tre­vis­tas en te­le­vi­sión y dia­rios, y has­ta una pe­lí­cu­la: Fin­ding Vi­vian Maier, di­ri­gi­da por Ma­loof y Char­lie Sis­kel, no­mi­na­da a Me­jor Do­cu­men­tal en la pró­xi­ma ce­re­mo­nia de los Oscar es­te día domingo.

Ta­len­to ocul­to

En el do­cu­men­tal, Ma­loof ex­pli­ca có­mo lue­go de com­prar el primer lo­te de ne­ga­ti­vos, dio con los úl­ti­mos em­plea­do­res de Maier, quie­nes ac­ce­die­ron a ven­der­le el res­to de las ca­jas que te­nían: en to­tal su­man 100 mil en ro­llos sin re­ve­lar, ade­más de pe­lí­cu­las en su­per 8, cin­tas de au­dio y ob­je­tos per­so­na­les como car­tas y ro­pa. En 2009, el his­to­ria­dor lo­gró ha­cer la pri­me­ra ex­po­si­ción con la obra de la ni­ñe­ra en una ga­le­ría de Chica­go que ob­tu­vo gran re­per­cu­sión en la pren­sa: los crí­ti­cos de ar­te que­da­ron des­lum­bra­dos y de­fi­nie­ron a Maier como un ta­len­to per­di­do, a la al­tu­ra de Robert Frank, Dia­ne Ar­bus y He­len Lewitt.

Re­tra­tos ca­lle­je­ros, cán­di­dos y po­sa­dos, son el fuer­te de la pe­lí­cu­la, pe­ro hay más. Ma­loof re­ve­la que la ni­ñe­ra fue una apa­sio­na­da de los via­jes, que re­co­rrió Amé­ri­ca La­ti­na, Eu­ro­pa y Asia, re­gis­tran­do cien­tos de ins­tan­tá­neas aún des­co­no­ci­das. Tam­bién se dan cier­tas lu­ces de su per­so­na­li­dad con­tra­dic­to­ria: era ju­gue­to­na y cu­rio­sa - una es­pe­cie de Ma­rie Pop­pins sin po­de­res- y al mis­mo tiem­po dis­tan­te e in­clu­so cruel, ca­paz de fo­to­gra­fiar la caí­da de uno de “sus” ni­ños an­tes de ayu­dar­le a le­van­tar­se.

Más allá del des­cu­bri­mien­to ar­tís­ti­co, el ca­so Maier ya tie­ne un pie en lo ju­di­cial. En ju­nio pa­sa­do, un abo­ga­do y ex fo­tó­gra­fo, David C. Deal, pre­sen­tó una de­man­da con­tra la co­mer­cia­li­za­ción de las fo­tos por par­te de los ac­tua­les pro­pie­ta­rios. Ma­loof , due­ño del 90% de la obra (el otro es el co­lec­cio­nis­ta Jef­frey Golds­tein), ya ha­bía lo­gra­do ras­trear a un pri­mo de Maier en Fran­cia, el su­pues­to úni­co he­re­de­ro, com­prán­do­le los de­re­chos de las obras. Sin em­bar­go, aho­ra Deal ase­gu­ra ha­ber ha­lla­do a otro pa­rien­te, que po­dría re­cla­mar la he­ren­cia. Una co­sa es se­gu­ra: sea quien sea el que ha­ga el me­jor ne­go­cio, la obra de Maier ya es par­te del acer­vo cul­tu­ral del si­glo.

Arri­ba Maier, abajo, dos de sus fo­tos ca­lle­je­ras en Chica­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.