“El do­cu­men­tal de Scor­se­se so­bre la re­vis­ta fue un buen re­ga­lo de aniver­sa­rio”

El edi­tor de la pu­bli­ca­ción li­te­ra­ria más ve­ne­ra­da en EE.UU. se re­fie­re a su mé­to­do de tra­ba­jo. Al cum­plir 50 años de vida, The New York Re­view of Books fue ob­je­to de un fil­me del di­rec­tor de Ta­xi Dri­ver.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pa­tri­cio Ta­pia

A la ho­ra de pen­sar una re­vis­ta, ¿qué ca­rac­te­rís­ti­cas la des­ti­na­rían a no per­du­rar? Que sea de re­se­ñas de li­bros: só­lo (o fun­da­men­tal­men­te) re­se­ñas. Que no se res­trin­ja a la ac­tua­li­dad: pue­de de­jar pa­sar va­rios me­ses des­pués de la pu­bli­ca­ción del li­bro o re­unir va­rios so­bre un mis­mo te­ma. Na­da de pe­que­ños re­por­tes, sino en­sa­yos re­fle­xi­vos de va­rias pá­gi­nas. El co­men­ta­ris­ta de­be ser la per­so­na a la vez más ade­cua­da y sor­pre­si­va pa­ra el li­bro o te­ma. Su­san Son­tag so­bre el SI­DA, Graham Gree­ne so­bre Pa­na­má o Vá­clav Ha­vel so­bre la Revolución de Ter­cio­pe­lo.

Aun­que pa­rez­ca un ac­to de ma­gia, esa re­vis­ta exis­te: los au­to­res y te­mas no son in­ven­ta­dos. Es The New York Re­view of Books (o NYRB), la que apa­re­ció por pri­me­ra vez en 1963 y a es­tas al­tu­ras es una ins­ti­tu­ción li­te­ra­ria y po­lí­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos. Allí han es­cri­to al­gu­nos de los más gran­des es­cri­to­res de nues­tro tiem­po, des­de Vla­di­mir Na­bo­kov a John Up­di­ke. En­tre sus co­la­bo­ra­do­res ha­bi­tua­les se cuen­tan au­to­res tan des­ta­ca­dos como los pre­mios No­bel de Li­te­ra­tu­ra V. S. Nai­paul o J.M. Coet­zee, de Eco­no­mía Robert So­low y Paul Krug­man o de Fí­si­ca Ste­ven Wein­berg.

Des­de 1963 Bar­ba­ra Epstein y Ro- bert Sil­vers coedi­ta­ron la re­vis­ta has­ta la muer­te de ella en 2006. Y des­de en­ton­ces, lo ha­ce Sil­vers en so­li­ta­rio.

“No soy bueno en las en­tre­vis­tas”, di­ce Sil­vers. Y, efec­ti­va­men­te, tien­de al la­co­nis­mo. “Sí”, res­pon­de a si cree que las re­se­ñas lar­gas so­bre­vi­vi­rán o si ha con­si­de­ra­do es­cri­bir unas me­mo­rias.

Se­gún Sil­vers, su la­bor como edi­tor es: “ver los li­bros que lle­gan y en­viar al­gu­nos a re­se­ña”. La ca­li­dad de sus co­la­bo­ra­do­res ha si­do su mar­ca. Cuan­do una ge­ne­ra­ción ma­yor (Isaiah Ber­lin, Noel An­nan) mo­ría, lle­ga­ba una nue­va: Tony Judt, Char­les Ro­sen, Ti­mothy Garton Ash, Tim Parks, Daniel Men­del- sohn, Za­die Smith.

Cuan­do NYRB cum­plió 50 años, en 2013, Mar­tin Scor­se­se reali­zó un do­cu­men­tal so­bre la re­vis­ta, co-di­ri­gi­do por David Te­des­chi. “Sí”, di­ce Sil­vers, res­pec­to del do­cu­men­tal , “la pe­lí­cu­la The 50 year ar­gu­ment, fue un buen re­ga­lo de aniver­sa­rio”.

Des­de que se fun­dó, Sil­vers ha es­ta­do en su ofi­ci­na sie­te días a la se­ma­na, a me­nu­do has­ta la me­dia­no­che (in­clu­so tie­ne una ca­ma en un ga­bi­ne­te). Se­gún la le­yen­da us­ted es­tá siem­pre en su ofi­ci­na. ¿Es una exa­ge­ra­ción? Sí, es una exa­ge­ra­ción. Dis­fru­té vi­si­tan­do Chile, por ejem­plo. ¿Des­cri­ba un día co­mún su­yo? Só­lo se pue­den en­con­trar bue­nos re­se­ñis­tas le­yen­do su obra. La re­vis­ta ha te­ni­do una gran va­rie­dad de co­la­bo­ra­do­res. ¿Tie­ne al­gún fa­vo­ri­to en­tre ellos? Son mu­chos. En el primer nú­me­ro apa­re­ció W. H. Au­den re­se­ña­do y re­se­ñan­do. Al­gu­nos acu­san a la re­vis­ta de ser en­do­gá­mi­ca? Us­ted mis­mo da la res­pues­ta al men­cio­nar nues­tra gran va­rie­dad de co­la­bo­ra­do­res: han si­do mi­les. En el mis­mo nú­me­ro es­cri­bie­ron Go­re Vidal y Nor­man Mai­ler. ¿Có­mo se las arre­gló pa­ra con­tar con co­la­bo­ra­do­res que fue­ron “enemi­gos”? Ni Go­re ni Nor­man nun­ca nos ob­je­ta­ron que pu­bli­cá­ra­mos al otro. ¿Qué hay de la li­ber­tad edi­to­rial en la re­vis­ta? He­mos te­ni­do una com­ple­ta li­ber­tad edi­to­rial des­de el primer nú­me­ro en ade­lan­te. ¿Có­mo de­fi­ni­ría el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co de ella? No hay un úni­co pun­to de vis­ta po­lí­ti­co. Los co­la­bo­ra­do­res tie­nen una di­ver­si­dad de pers­pec­ti­vas que con­si­de­ra­mos me­re­cen ser pu­bli­ca­das. Si pu­die­ra edi­tar su pa­sa­do, ¿qué ta­cha­ría? El pa­sa­do no pue­de ser ho­nes­ta­men­te edi­ta­do, no im­por­ta lo mu­cho que uno quie­ra ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.