El ta­bú nu­clear ba­jo re­vi­sión en Aus­tra­lia

El país con la ma­yor re­ser­va de ura­nio del mun­do co­men­zó a dis­cu­tir la ins­ta­la­ción de sus pri­me­ras plan­tas nu­clea­res.

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Ja­mes Pa­ton/Bloom­berg

Si bien Aus­tra­lia po­see las re­ser­vas de ura­nio más gran­des del mun­do, nun­ca ha te­ni­do una cen­tral nu­clear. Aho­ra, an­te la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por el cam­bio cli­má­ti­co, el go­bierno es­tá eva­luan­do si de­be re­ver­tir una prohi­bi­ción de lar­ga da­ta.

El es­ta­do de Aus­tra­lia Me­ri­dio­nal, don­de BHP Bi­lli­ton Ltd. ope­ra la mi­na Olym­pic Dam, ha crea­do una co­mi­sión pa­ra eva­luar el im­pac­to de la ener­gía nu­clear tan­to en la eco­no­mía de la re­gión como en sus emi­sio­nes de car­bono. Al mis- mo tiem­po, el go­bierno fe­de­ral en unos me­ses da­rá a co­no­cer un am­plio in­for­me so­bre ener­gía que ana­li­za­rá la cues­tión en ma­yor pro­fun­di­dad.

Es­tos in­for­mes lle­gan des­pués de que el primer mi­nis­tro Tony Ab­bott di­je­ra, en di­ciem­bre, que el ca­len­ta­mien­to glo­bal ha he­cho que val­ga la pe­na re­pen­sar la cues­tión. Es­to re­pre­sen­ta un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en un país en el que la re­sis­ten­cia a la ener­gía nu­clear se re­mon­ta a la dé­ca­da de 1960. Sin em­bar­go, cual­quier ini­cia­ti­va pa­ra in­tro­du­cir la ener­gía nu­clear se en­fren­ta­ría a las tra­bas le­ga­les y po­lí­ti­cas de los gru­pos co­mu­ni­ta­rios.

“Es­to va a abrir la puer­ta a un de­ba­te in­for­ma­do y a la com­pa­ra­ción de la ener­gía nu­clear con otras tec­no­lo­gías de ba­jas emi­sio­nes”, di­jo Tony Ir­win, di­rec­tor de SMR Nu­clear Tech­no­logy Pty, fir­ma de Síd­ney que desa­rro­lla reac­to­res.

Car­bón y CO2

Aun­que Aus­tra­lia ex­por­ta ura­nio a paí­ses como EEUU., y Ja­pón, la abun­dan­cia de car­bón y gas na­tu­ral ex­clu­ye­ron en el pa­sa­do cual­quier ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca ur­gen­te de la ener­gía nu­clear. Sin em­bar­go, el car­bón aho­ra es­tá sien­do ata­ca­do por­que es la prin­ci­pal fuen­te de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Ab­bott di­jo en di­ciem­bre que de­be­ría con­si­de­rar­se la ener­gía nu­clear pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de car­bono y la ca­li­fi­có de “una for­ma ab­so­lu­ta­men­te pro­ba­da de ge­ne­rar ener­gía li­bre de emi­sio­nes”.

“El mun­do tie­ne un pro­ble­ma de CO2”, se­ña­ló Alan Fin­kel, pre­si­den­te de la Aca­de­mia Aus­tra­lia­na de Cien­cias Tec­no­ló­gi­cas e In­ge­nie­ría. “Ne­ce­si­ta­mos so­lu­cio­nes a g r a n e s c a l a . Hay c i e r t a con­cien­cia de que la ener­gía nu­clear, si es­tá bien ad­mi­nis­tra­da y bien re­gu­la­da, pue­de con­tri­buir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a re­du­cir las emi­sio­nes de CO2”.

Des­pués de Fu­kus­hi­ma

La ca­tás­tro­fe nu­clear ocu­rri­da en Fu­kus­hi­ma en 2011 in­cli­nó a la opi­nión pú­bli­ca mun­dial con­tra la ener­gía ató­mi­ca, y Ja­pón y Ale­ma­nia ce­rra­ron ins­ta­la­cio­nes nu­clea­res.

Cua­tro años más tar­de, el in­te­rés en la ener­gía nu­clear ha re­sur­gi­do, en par­te de­bi­do a que no tie­ne emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Kyus­hu Elec­tric Po­wer Co. re­ci­bió au­to­ri­za­ción pa­ra vol­ver a po­ner en fun­cio­na­mien­to dos reac­to­res en Ja­pón, mien­tras que China re­no­va­rá sus as­pi­ra­cio­nes ató­mi­cas con cin­co reac­to­res cu­ya cons­truc­ción co­mien­za es­te año.

FO­TO: AFP

Ex­per­to de la agen­cia de la ONU pa­ra la Ener­gía Ató­mi­ca (AIEA) ins­pec­cio­na la plan­ta nu­clear de Fu­kus­hi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.