“In­ves­ti­ga­cio­nes como és­ta po­drán me­jo­rar la sa­lud hu­ma­na y pre­ve­nir en­fer­me­da­des”

Ins­ti­tu­to Mi­le­nio In­mu­no­lo­gía e In­mu­no­te­ra­pia Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor chi­leno, el Ma­pa Epi­ge­nó­mi­co, di­vul­ga­do ayer en la re­vis­ta Na­tu­re, se­rá clave pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­nan las cé­lu­las. El cien­tí­fi­co cree que los ha­llaz­gos per­mi­ti­rán di­se­ñar nue­vas es­tra

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Cecilia Yá­ñez

Ale­xis Ka­ler­gis es el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Mi­le­nio In­mu­no­lo­gía e In­mu­no­te­ra­pia (IMII), una ini­cia­ti­va cien­tí­fi­ca que agru­pa a in­ves­ti­ga­do­res de la U. Ca­tó­li­ca de Chile, la U. de Chile y la U. An­drés Be­llo y que se de­di­ca al desa­rro­llo de investigación bá­si­ca en in­mu­no­lo­gía que les per­mi­ta en­con­trar nue­vas te­ra­pias pa­ra pa­to­lo­gías como el cán­cer, en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, car­dio­vas­cu­la­res y en­do­cri­nas.

Ade­más de ser pro­fe­sor ti­tu­lar de la UC es uno de los 37 miem­bros de la Co­mi­sión Ciencia pa­ra el Desa­rro­llo que tra­ba­jan en la crea­ción del fu­tu­ro Mi­nis­te­rio de la Ciencia.

A su jui­cio, avan­ces en la ciencia bá­si­ca y en la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to fun­da­men­tal, como el Ma­pa Epi­ge­nó­mi­co que se dio a co­no­cer ayer (ver no­ta pá­gi­nas 2 y 3), “per­mi­ti­rán me­jo­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la sa­lud hu­ma­na, y pre­ve­nir las afec­cio­nes cau­sa­das por al­te­ra­cio­nes en la ex­pre­sión y fun­ción de nues­tros ge­nes”.

Des­de esa ve­re­da, cuen­ta sus im­pre­sio­nes so­bre es­ta se­rie de es­tu­dios. ¿Cuál es la im­por­tan­cia de la pu­bli­ca­ción del ma­pa del epi­ge­no­ma hu­mano? ¿Qué im­pac­to pue­de te­ner? La in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes per­mi­te com­pren­der de for­ma ex­haus­ti­va la ma­ne­ra có­mo se con­tro­la la ex­pre­sión de ge­nes im­por­tan­tes pa­ra el desa­rro­llo y el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del cuer­po hu­mano. Eso es im­por­tan­te, por­que al igual que en pro­gra­ma compu­tacio­nal, la eje­cu­ción de cier­tas fun­cio­nes y pro­ce­sos de­be ser coor­di­na­da de ma­ne­ra muy ar­mó­ni­ca en el tiem- po, pa­ra lo­grar el desa­rro­llo de un or­ga­nis­mo sano. ¿Có­mo re­ci­be el mun­do cien­tí­fi­co una in­for­ma­ción como és­ta? Si bien en ge­ne­ral el ma­te­rial ge­né­ti­co es idén­ti­co en las cé­lu­las de la ma­yo­ría de los te­ji­dos y ór­ga­nos del cuer­po, el ma­pa epi­ge­né­ti­co es dis­tin­to y con­tri­bu­ye a dar a ca­da te­ji­do su fun­ción par­ti­cu­lar. De es­ta ma­ne­ra las cé­lu­las in­mu­nes tie­nen una “es­cri­tu­ra” epi­ge­né­ti­ca úni­ca y dis­tin­tas, por ejem­plo, a las cé­lu­las de la piel. Los ha­llaz­gos que en­tre­ga un ma­pa epi­ge­nó­mi­co del ser hu­mano, po­drán con­tri­buir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a en­ten­der me­jor có­mo fun­cio­nan las cé­lu­las de los dis­tin­tos te­ji­dos del cuer­po hu­mano y qué al­te­ra­cio­nes pre­sen­tan las cé­lu­las que for­man te­ji­dos en­fer­mos o al­te­ra­dos, lo que se­rá de gran uti­li­dad pa­ra cien­tí­fi­cos de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas en Bio­me­di­ci­na. Des­ci­fra­do el ma­pa epi­ge­nó­mi­co, ¿has­ta dón­de pue­den lle­gar los cien­tí­fi­cos del mun­do con es­tos da­tos? Es­ta in­for­ma­ción per­mi­ti­rá de ma­ne­ra más pre­ci­sa iden­ti­fi­car aque­llos ge­nes o pro­ce­sos bio­ló­gi­cos, cu­ya fun­ción o ex­pre­sión se en­cuen­tra al­te­ra­da, ya sea en tem­po­ra­li­dad o en can­ti­dad. Es­te dato per­mi­ti­rá desa­rro­llar te­ra­pias pa­ra res­ta­ble­cer la nor­mal ex­pre­sión y pos­te­rior fun­ción de di­chos ge­nes, pa­ra evi­tar las al­te­ra­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que pu­die­sen con­du­cir a al­gún ti­po de en­fer­me­dad en la que es­té afec­ta­do. Por ejem­plo, si se de­fi­ne un ma­pa epi­ge­né­ti­co que con­du­ce a cán­cer o a fa­llas en un te­ji­do par­ti­cu­lar, es­te ma­pa po­dría ser mo­di­fi­ca­do pa­ra res­ta­ble­cer la fun­ción nor­mal de las cé­lu­las del te­ji­do afec­ta­do. Del mis­mo mo­do, el ma­pa epi­ge­né­ti­co po­dría uti­li­zar- “El ma­pa po­dría uti­li­zar­se pa­ra diag­nos­ti­car de ma­ne­ra tem­pra­na al­gu­nas en­fer­me­da­des”. “Los Go­bier­nos de­ben apo­yar la in­ver­sión de re­cur­sos en investigación bá­si­ca, y fa­vo­re­cer el desa­rro­llo de investigación aplicada”. se pa­ra diag­nos­ti­car de ma­ne­ra tem­pra­na al­gu­nas en­fer­me­da­des, que se ini­cien con la al­te­ra­ción de la ex­pre­sión de cier­tos ge­nes. En­to­ces, sí es po­si­ble pen­sar que en al­gún mi­nu­to se lo­gra­rá con­tro­lar la ex­pre­sión de un gen me­dian­te la epi­ge­né­ti­ca y así tra­tar o pre­ve­nir una en­fer­me­dad. Des­de mi pers­pec­ti­va como cien­tí­fi­co, creo que el co­no­ci­mien­to en es­ta área con­du­ci­rá jus­ta­men­te a es­tra­te­gias de in­ter­ven­ción epi­ge­né­ti­ca di­ri­gi­das ya sea po­ten­ciar o in­hi­bir la ex­pre­sión de ge­nes a fin de pre­ve­nir o dis­mi­nuir el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des que afec­tan al ser hu­mano. Ka­ler­gis es de los que cree que “los Go­bier­nos de­ben apo­yar la in­ver­sión de re­cur­sos en investigación bá­si­ca, y fa­vo­re­cer el desa­rro­llo de investigación aplicada pa­ra el be­ne­fi­cio de la so­cie­dad” y des­ta­ca que “pre­ci­sa­men­te, en ese desafío se en­cuen­tra hoy la Co­mi­sión Ciencia pa­ra el Desa­rro­llo. “De­fi­ni­ti­va­men­te fal­tan re­cur­sos pa­ra las cien­cias bá­si­ca y aplicada. Se re­quie­re una ma­yor in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da. Ade­más los cos­tos in­di­rec­tos de investigación son muy ba­jos com­pa­ra­dos con otros paí­ses”, in­di­ca. Pe­se a es­ta po­ca in­ver­sión, cien­tí­fi­cos chi­le­nos han con­se­gui­do im­por­tan­tes avan­ces que son des­ta­ca­dos a ni­vel mun­dial.

El doc­tor Ale­xis Ka­ler­gis del Ins­ti­tu­to Mi­le­nio In­mu­no­lo­gía e In­mu­no­te­ra­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.