Rol del fis­ca­li­za­dor en la re­vi­sión del cré­di­to a Ca­val A la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos no le con­vie­ne apa­re­cer res­pon­dien­do a un di­se­ño co­mu­ni­ca­cio­nal de La Mo­ne­da pa­ra en­fren­tar la po­lé­mi­ca.

La Tercera - - OPINIÓN -

LAS CON­SE­CUEN­CIAS del de­no­mi­na­do ca­so Ca­val en la ima­gen del go­bierno es­tán aún por co­no­cer­se. No obs­tan­te, ana­lis­tas de di­ver­sas co­rrien­tes po­lí­ti­cas, como tam­bién re­pre­sen­tan­tes del ofi­cia­lis­mo, han ad­ver­ti­do el im­pac­to ne­ga­ti­vo de los he­chos que lle­va­ron a la re­nun­cia del di­rec­tor so­cio­cul­tu­ral so­bre la fi­gu­ra de la pro­pia Pre­si­den­ta Ba­che­let.

Por lo mis­mo, aun­que de ma­ne­ra tar­día, La Mo­ne­da di­se­ñó un plan de res­pues­ta a la cri­sis que in­clu­yó la pu­bli­ca­ción de la de­cla­ra­ción de pa­tri­mo­nio del prin­ci­pal in­vo­lu­cra­do en las de­nun­cias y la re­vi­sión del rol que cum­plie­ron au­to­ri­da­des lo­ca­les en el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio di­se­ña­do por la em­pre­sa Ca­val. Con el pro­pó­si­to de des­car­tar irre­gu­la­ri­da­des fren­te a la opi­nión pú­bli­ca, la es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal su­mó en­tre sus pi­la­res un pro­nun­cia­mien­to de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras (SBIF), el mis­mo que se co­no­ció só­lo un par de días des­pués de que tras­cen­die­ra la so­li­ci­tud del men­cio­na­do aná­li­sis por par­te del en­te fis­ca­li­za­dor.

Si bien el or­ga­nis­mo ex­pli­có que “siem­pre so­li­ci­ta y re­vi­sa los an­te­ce­den­tes que co­rres­pon­den”, en es­te ca­so las con­clu­sio­nes in­for­ma­das por el pro­pio su­per­in­ten­den­te cal­za­ron con el ob­je­ti­vo es­pe­ra­do por La Mo­ne­da. “No se han de­tec­ta­do in­frac­cio­nes le­ga­les y nor­ma­ti­vas que pu­die­ran po­ner en ries­go a depositantes y la sol­ven­cia del ban­co”, de­ta­lló el per­so­ne­ro, aun­que por los mon­tos in­vo­lu­cra­dos en el cré­di­to no pa­re­ce arries­ga­do se­ña­lar que los even­tua­les pro­ble­mas aso­cia­dos a la ope­ra­ción fi­nan­cie­ra no de­cían re­la­ción con un ries­go de sol- ven­cia pa­ra uno de los ma­yo­res ban­cos del país.

No obs­tan­te, res­pec­to a otros ele­men­tos de la ope­ra­ción que han lla­ma­do fuer­te­men­te la aten­ción de la opi­nión pú­bli­ca, como la reunión sos­te­ni­da en­tre el vi­ce­pre­si­den­te del ban­co y el re­nun­cia­do di­rec­tor so­cio­cul­tu­ral, la su­pe­rin­ten­den­cia in­di­có que co­rres­pon­den a la “de­ci­sión de ca­da en­ti­dad ban­ca­ria”, en la me­di­da que se cum­pla con la nor­ma­ti­va vi­gen­te.

Aun­que la Su­pe­rin­ten­den­cia re­vi­só el cré­di­to otor­ga­do a Ca­val en el ám­bi­to de sus atri­bu­cio­nes téc­ni­cas, y el mis­mo su­per­in­ten­den­te acla­ró que po­drían efec­tuar nue­vas in­da­ga­cio­nes en ca­so de sur­gir an­te­ce­den­tes dis­tin­tos a los ac­tua­les, no pa­re­ce sen­ci­llo con­ci­liar el tem­prano re­sul­ta­do de su aná­li­sis con las in­ves­ti­ga­cio­nes que re­cién co­mien­za a desa­rro­llar la fis­ca­lía re­gio­nal de O’Hig­gins, en par­ti­cu­lar cuan­do el vocero de es­ta uni­dad ha ad­ver­ti­do que “no des­car­ta­mos nin­gu­na lí­nea in­ves­ti­ga­ti­va”.

La con­fian­za de los aho­rran­tes en el buen fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos, ta­rea que la nor­ma­ti­va en­tre­ga a la SBIF, pue­de ver­se com­pro­me­ti­da cuan­do la opi­nión pú­bli­ca per­ci­be si­tua­cio­nes de pri­vi­le­gio que al­te­ran la nor­mal eva­lua­ción de los ne­go­cios. Fren­te a ello, los or­ga­nis­mos fis­ca­li­za­do­res cum­plen un rol fun­da­men­tal y de­ben, por lo mis­mo, cui­dar su ima­gen y au­to­no­mía an­te to­do po­si­ble ries­go de in­je­ren­cia o uti­li­za­ción por par­te de otras au­to­ri­da­des. La rá­pi­da reac­ción de la en­ti­dad, al me­nos des­de la óp­ti­ca pú­bli­ca, no con­tri­bu­yó en ese sen­ti­do, en es­pe­cial si se con­si­de­ran las du­das aún pen­dien­tes en torno a la ope­ra­ción fi­nan­cie­ra en cues­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.