Los ries­gos del res­ca­te grie­go

La Tercera - - MUNDO - Theo Leg­get

Tras dos se­ma­nas de ten­sas ne­go­cia­cio­nes con los so­cios de la zo­na eu­ro, el primer mi­nis­tro de Gre­cia, Ale­xis Tsi­pras, pa­re­ce ha­ber ce­di­do a la pre­sión pe­se al ries­go de in­cum­plir sus pro­me­sas elec­to­ra­les. El go­bierno de Tsi­pras so­li­ci­ta­rá una am­plia­ción por has­ta seis me­ses del plan de fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal ac­tual­men­te en vi­gor, se­gún ex­pli­có ayer el mi­nis­tro grie­go de Fi­nan­zas, Ya­nis Va­rou­fa­kis al ca­nal de te­le­vi­sión ale­ma­na ZDF.

El mi­nis­tro ad­mi­tió que Gre­cia “ne­ce­si­ta pro­lon­gar el pro­gra­ma de cré­di­to” pa­ra ne­go­ciar con ma­yor fle­xi­bi­li­dad un ter­cer res­ca­te. Va­rou­fa­kis hi­zo hin­ca­pié en que “la pro­lon­ga­ción del fi­nan­cia­mien­to eu­ro­peo” só­lo de­be ser por unos me­ses pa­ra “po­der ne­go­ciar un nue­vo acuer­do en­tre Gre­cia y Eu­ro­pa”.

Sin em­bar­go, pa­ra el go­bierno ale­mán, la pro­lon­ga­ción de la ayu­da a Gre­cia es “in­di­so­cia­ble” de las re­for­mas, se­gún in­for­mó la agen­cia Fran­ce Pres­se.

Gre­cia en­via­rá, pro­ba­ble­men­te hoy, una car­ta al Eu­ro­gru­po con su ofer­ta y los so­cios eva­lua­rán si cum­ple con las con­di­cio­nes im­pues­tas. Si la pe­ti­ción se acer­ca a las exi­gen­cias eu­ro­peas, se con­vo­ca­rá una reunión ex­tra­or­di­na­ria pa­ra de­ci­dir los de­ta­lles del acuer­do.

El país aún se en­cuen­tra en me­dio de una cri­sis fi­nan­cie­ra en don­de la deu­da pú­bli­ca to­tal grie­ga as­cien­de a US$ 410 mil mi­llo­nes, y ya ha re­ci­bi­do US$ 273 mil mi­llo­nes como par­te del res­ca­te.

La no­che del lu­nes los mi­nis­tros de Fi­nan­zas de la zo­na eu­ro die­ron a Tsi­pras un ul­ti­má­tum pa­ra que so­li­ci­te an­tes del vier­nes la pro­lon­ga­ción del pro­gra­ma.

Es aquí don­de Ate­nas ten­drá que en­fren­tar­se a un desafío. Por un la­do de­be con­te­ner a sus so­cios eu­ro­peos y por otro ser con­se­cuen­te con el elec­to­ra­do grie­go que vo­tó por Sy­ri­za con la pro­me­sa del fin de los pla­nes de aus­te­ri­dad.

Los so­cios de la zo­na eu­ro de­ben dis­cu­tir a más tar­dar la pro­pues­ta grie­ga el vier­nes , ya que va­rios par­la­men­tos na­cio­na­les de­ben vo­tar pa­ra que el acuer­do es­té lis­to el 28 de fe­bre­ro, la fe­cha en la que ex­pi­ra el res­ca­te fi­nan­cie­ro.

Fuen­tes del go­bierno grie­go sos­tu­vie­ron que es­tán pen­san­do en una am­plia­ción que se dis­tin­ga cla­ra­men­te del me­mo­rán­dum que ha ges­tio­na­do la troi­ka (Co­mi­sión Eu­ro­pea, Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo) en los úl­ti­mos años.

Tsi­pras anun­ció que a par­tir del vier­nes so­me­te­rá en el Par­la­men­to una se­rie de le­yes pa­ra ali­viar los pla­nes de aus­te­ri­dad que han gol­pea­do a la po­bla­ción grie­ga des­pués de cin­co años de cri­sis eco­nó­mi­ca.

Des­de 2010 el me­mo­rán­dum ha fi­ja­do las con­di­cio­nes de aho­rro pre­su­pues­ta­rio im­pues­tas a Gre­cia a cam­bio de una in­yec­ción fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal, al­go que los grie­gos re­cha­za­ron en las ur­nas al ele­gir a Sy­ri­za. El go­bierno de Gre­cia es­tá ago­tan­do sus re­ser­vas de di­ne­ro y no se­rá ca­paz de cum­plir con sus obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras des­pués de mar­zo a me­nos que con­si­ga re­cur­sos adi­cio­na­les.

El apa­ren­te es­tan­ca­mien­to de Bru­se­las fren­te a Gre­cia no sor­pren­de, ya que las dos par­tes tie­nen objetivos muy di­fe­ren­tes. El go­bierno grie­go quie­re desechar el acuer­do de res­ca­te ac­tual, de­bi­do al do­lo­ro­so pro­gra­ma de re­cor­tes de gas­tos y otras me­di­das de aus­te­ri­dad que vie­nen con él. Quie­re, en cam­bio, un prés­ta­mo que lo ayu­de a cum­plir sus ne­ce­si­da­des a cor­to pla­zo, mien­tras se for­ja un nue­vo acuer­do. Tras ser elec­to con un pro­gra­ma an­ti aus­te­ri­dad, no pue­de dar­se el lu­jo de dar mar­cha atrás, o se­rá acu­sa­do de trai­ción por los vo­tan­tes.

Pe­ro otros miem­bros de la zo­na eu­ro, y Ale­ma­nia en par­ti­cu­lar, tie­nen una agen­da muy di­fe­ren­te. Quie­ren que Gre­cia acep­te la ex­ten­sión del ac­tual acuer­do, con la in­cier­ta pro­me­sa de “fle­xi­bi­li­dad”. No quie­ren mos­trar nin­gún signo de de­bi­li­dad, de­bi­do a la se­ñal que po­dría en­viar a los mo­vi­mien­tos an­ti aus­te­ri­dad en paí­ses como Es­pa­ña, Por­tu­gal o Chi­pre. Tam­bién se­ría po­lí­ti­ca­men­te tó­xi­co en Ale­ma­nia, don­de a mu­chos vo­tan­tes no les gus­ta la idea de que es­tén pa­gan­do por los erro­res de Gre­cia.

Eso no sig­ni­fi­ca que un com­pro­mi­so es im­po­si­ble. Sim­ple­men­te sig­ni­fi­ca que cual­quier acuer­do ten­dría que ser pre­sen­ta­do tan­to como un fin al pro­gra­ma de aus­te­ri­dad como una con­ti­nua­ción del mis­mo.

FO­TO: REUTERS

Un hom­bre ca­mi­na ayer fren­te al tem­plo en re­pa­ra­ción del Part­he­non, en la Acró­po­lis, en Ate­nas, Gre­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.