Co­lo Co­lo su­po ser Chile

Ven­ció 2-0 a Atlé­ti­co Mi­nei­ro, en el úni­co triun­fo na­cio­nal lue­go de los pri­me­ros par­ti­dos co­pe­ros. La ex­pe­rien­cia del elen­co al­bo fue esen­cial, con un gran apor­te de Sua­zo, Val­dés y Pa­re­des. El primer tan­to, de Fe­li­pe Flo­res, fue vi­tal pa­ra con­tra­rres­tar

La Tercera - - DEPORTES - Eduar­do Se­púl­ve­da Z.

Ano­che era una oca­sión muy es­pe­cial pa­ra Co­lo Co­lo. Ju­ga­ba el par­ti­do 300 por tor­neos in­ter­na­cio­na­les, y lle­ga­ba al es­treno en la Co­pa Li­ber­ta­do­res con el im­pul­so al­can­za­do en el Clau­su­ra, don­de acu­mu­la­ba cua­tro vic­to­rias en lí­nea. Por ese fac­tor aními­co, más el em­pu­je de los jó­ve­nes y la ex­pe­rien­cia de los ve­te­ra­nos, lo­gró su­pe­rar por 2-0 a Atlé­ti­co Mi­nei­ro, con lo que se con­vir­tió en el úni­co equi­po na­cio­nal que su­mó pun­tos en es­tos pri­me­ros com­pro­mi­sos por la fa­se de gru­pos del cer­ta­men con­ti­nen­tal.

La his­to­ria, sin em­bar­go, no co­men­zó del mo­do más có­mo­do pa­ra el equi­po de Héctor Ta­pia, que du­ran­te la me­dia ho­ra ini­cial fue do­mi- na­do por el tra­ba­jo tran­qui­lo de los bra­si­le­ños, quie­nes lle­ga­ron has­ta el Mo­nu­men­tal (re­ple­to con más de 40 mil hin­chas) con la in­ten­ción de plan­tar­se muy ade­lan­te en la can­cha, me­tien­do pre­sión a la sa­li­da del lo­cal y ma­ne­jan­do el ba­lón con cri­te­rio, y siem­pre bus­can­do es­pa­cios, con par­ti­cu­lar cla­ri­dad por par­te de los vo­lan­tes Lean­dro y Ra­fael Ca­rio­ca. Con eso, el cua­dro de Le­vir Cul­pi su­mó, al me­nos, cua­tro oca­sio­nes de ano­tar en esos 30 mi­nu­tos, en los pies de Ye­mer­son, Pa­tric y Jo, aun­que siem­pre fa­llan­do en el ins­tan­te fi­nal.

En con­tras­te, los al­bos tu­vie­ron en Juan Delgado su agen­te más en­tu­sias­ta, apo­ya­do por Jean Beau­se­jour, pe­ro siem­pre con po­ca com­pa­ñía, o más bien tar­día, cuan­do in­quie­ta­ba el área mi­nei­ra.

En eso es­ta­ban, con más con­trol por par­te del vi­si­tan- te, cuan­do Fe­li­pe Flo­res se atre­vió a dis­pa­rar des­de 35 me­tros. Pa­re­ció un ti­ro de inú­til am­bi­ción, y has­ta el pro­pio de­lan­te­ro se sor­pren­dió cuan­do vio como el pi­que del ba­lón en­ga­ñó al ar­que­ro Víc­tor, co­lán­do­se en el ar­co de O Ga­lo.

Ener­gía jus­ta

El tan­to fue el gol­pe aními­co pre­ci­so pa­ra que Co­lo Co­lo re­no­va­ra su en­tu­sias­mo, y tan­to que, a los 44’, una com­bi­na­ción en­tre Pa­re­des y Hum­ber­to Sua­zo de­jó al ex San­tia­go Mor­ning de fren­te a Víc­tor, pe­ro su ti­ro al­to ro­zó el tra­ve­sa­ño, y se fue por el fon­do. Al cen­tro del área, Delgado re­cri­mi­na­ba al go­lea­dor, pues el jo­ven ale­ro en­tra­ba sin mar­ca y, con un pa­se medianamente bueno, ya le al­can­za­ba pa­ra ano­tar.

De es­te mo­do, con el mar­ca­dor a su fa­vor y ma­yor do­mi­nio del jue­go, Co­lo Co­lo se fue al des­can­so.

En la reanu­da­ción, pa­re­ció que los al­bos se echa­ban un po­co atrás, como es­pe­ran­do la reac­ción del con­jun­to de Be­lo Ho­ri­zon­te, que, a pe­sar de con­tar con al­gún gra­do adi­cio­nal, ca­re­ció de pro­fun­di­dad y con­tun­den­cia, con Jesús Dá­to­lo como ejem­plo pal­ma­rio de ine­fi­cien­cia.

Si al­go se pue­de des­ta­car en es­te Co­lo Co­lo es, pre­ci­sa­men­te, lo con­tra­rio: sa­be có­mo re­sol­ver, aun­que mu­chas ve­ces pa­rez­ca al­go des­pro­li­jo en tér­mi­nos tác­ti­cos. Tie­ne ta­len­to pa­ra re­sol­ver, y ayer lo de­mos­tró en el se­gun­do tan­to, cuan­do Delgado to­có pa­ra el des­bor­de de Beau­se­jour. El ex Wi­gan me­tió un cen­tro pre­ci­so pa­ra ha­llar la ca­be­za de Pa­re­des, ca­si en la bo­ca del ar­co. Go­la­zo por la ges­ta­ción, y pre­mio a los me­re­ci­mien­tos del Ca­ci­que.

Cul­pi tra­tó de reac­cio­nar de al­gún mo­do con sus cam­bios. Sa­có a Ra­fael Ca­rio­ca, al­go ago­ta­do y ya con tar­je­ta ama­ri­lla, y tam­bién a Jo, de pé­si­mo ni­vel y quien de­mos­tró por qué no ano­ta un gol des­de abril del año pa­sa­do. Los re­em­pla­zan­tes, en to­do ca­so, no apor­ta­ron lo su­fi­cien­te como pa­ra al­can­zar, al me­nos, un des­cuen­to.

Ta­pia con­tra­rres­tó con un cam­bio al­go con­ser­va­dor, pe­ro in­te­li­gen­te: en­vió a Emi­li­ano Vec­chio a la can­cha, con la fi­na­li­dad de acre­cen­tar la po­se­sión, evi­tan­do así que el ri­val pre­sio­na­ra de­ma­sia­do a la za­ga pro­pia (sin Ju­lio Barroso des­de el des­can­so, por le­sión).

Y lo lo­gró. A cin­co mi­nu­tos del cie­rre, op­tó por au­men­tar las pre­cau­cio­nes: sa­có a Flo­res, quien se fue ova­cio­na­do, y pu­so a Clau­dio Bae­za. Ha­bía que ce­rrar el mar­ca­dor, ha­bía que de­mos­trar que Co­lo Co­lo sí es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ser, por aho­ra, pro­ta­go­nis­ta en la Co­pa que tan­ta sa­tis­fac­ción le ha da­do.

FO­TO: REUTERS

Fe­li­pe Flo­res ce­le­bra lue­go de ano­tar la aper­tu­ra de la cuen­ta, lue­go de un ti­ro des­de 35 me­tros que en­tró al ar­co tras la ma­la reac­ción de Víc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.