En la Li­ber­ta­do­res, la jus­ti­cia no apli­ca

Los xe­nei­zes vi­si­ta­ron a Pa­les­tino y se lle­va­ron el triun­fo por 2-0. Los tri­co­lo­res me­re­cie­ron su­mar, pe­ro la vi­si­ta fue más efi­caz.

La Tercera - - DEPORTES -

No es el Bo­ca Ju­niors más po­de­ro­so de l a hi s t or i a . Tam­po­co el de jue­go más só­li­do, ni el fa­vo­ri­to in­dis­cu­ti­ble del cam­peo­na­to ar­gen­tino o de la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Pe­ro es efi­caz. Tie­ne je­rar­quía, ade­más. Y una tra­di­ción que lo ava­la en el tor­neo con­ti­nen­tal. Con eso, al atar­de­cer de ayer, le al­can­zó -y, has­ta, le so­bró- pa­ra su­pe­rar por 2-0 a un Pa­les­tino que si­gue ilu­sio­nan­do, más allá de no ha­ber po­di­do su­mar en su re­torno a la fa­se de gru­pos de la clá­si­ca ci­ta de los clu­bes ame­ri­ca­nos.

Ju­gó bien el cua­dro de Pablo Gue­de. No es no­ve­dad. Se le plan­tó fir­me a la vi­si­ta, como quie­ro adue­ñar­se de una Pla­za Cha­ca­bu­co que, his­tó­ri­ca­men­te, ha si­do pa­tri­mo­nio fut­bo­lís­ti­co de una co­lo­nia di­fe­ren­te a la ára­be, que lle­gó con la le­gí­ti­ma ilu­sión de se­guir sor­pren­dien­do con un equi­po que se ha ga­na­do con jus­ti­cia su con­di­ción de un­der­dog, tér­mino in­glés que se­ña­la a aquel sor­pre­si­vo com­pe­ti­dor que to­dos dan por se­gu­ro per­de­dor a prio­ri.

En jus­ti­cia, Pa­les­tino, la on­ce­na de Gue­de, de­bió su­mar con­tra el Bo­ca de Arrua­ba­rre­na. Si Mar­cos Ri­quel­me hu­bie­se an­da­do más ins­pi­ra­do, más cer­te­ro, más fino, más in­mi­se­ri­cor­de en el área de los ar­gen­ti­nos, pu­do po­ner­se en ven­ta­ja tem­pra­na­men­te. Pe­ro fue un par­ti­do opaco pa­ra el arie­te, que no apro­ve­chó el par de oca­sio­nes cla­ras que tu­vo pa­ra ba­tir a Agus­tín Orión.

Lue­go, Díaz tu­vo, tras un ba­lón de­te­ni­do des­de la de­re­cha, otra ju­ga­da que pu­do sig­ni­fi­car la aper­tu­ra del mar­ca­dor. Su pa­lo­mi­ta sa­lió rec­to al cuer­po del por­te­ro vi­si­tan­te.

En ri­gor, has­ta el mi­nu­to 38, Pa­les­tino me­re­ció un gol. Lo bus­có. Ela­bo­ró bien el jue­go, con Leo Valencia arran­can­do y des­equi­li­bran­do por de­re­cha, en­con­tran- do en reite­ra­das oca­sio­nes a un des­aten­di­do y, por en­de, des­mar­ca­do Ri­quel­me in­gre­san­do por iz­quier­da.

Los tri­co­lo­res im­po­nían su rit­mo, ace­le­ra­ban en el me­dio­cam­po, in­co­mo­dan­do a los vi­si­tan­tes, que de­bían re­cu­rrir a sus tres delanteros como agen­tes com­ple­men­ta­rios de su lí­nea de vo­lan­tes. No po­día ur­dir Bo­ca. No ge­ne­ra­ba pe­li­gro.

Pe­ro, an­te un equi­po con je­rar­quía, con tra­di­ción en es­te tor­neo, no hay mar­gen pa­ra dar­le oca­sio­nes. Y Pa­les­tino le dio una a los ar­gen­ti­nos. Su­fi­cien­te pa­ra que te fac­tu­ren.

Se po­nía en ven­ta­ja Bo­ca, a po­co del en­tre­tiem­po, y esos mi­nu­tos se hi­cie­ron eter­nos pa­ra los tri­co­lo­res. Sin­tie­ron el gol­pe y, an­tes de ir­se al des­can­so, pa­re­ció que el cas­ti­go po­día ser, in­clu­so, peor que la des­ven­ta­ja por la cuen­ta mí­ni­ma tras el gol con­se­gui­do con un su­til to­que de re­vés de An­drés Chá­vez pa­ra su­pe­rar el achi­que de Da­río Me­lo.

Lue­go de las ins­truc­cio­nes de Gue­de, Pa­les­tino re­to­mó las for­mas. Y, so­bre to­do, el fon­do de jue­go. Ése que lo ca­rac­te­ri­za y que lo pu­so de vuel­ta en la fa­se de gru­pos de la Li­ber­ta­do­res lue­go de 36 años.

Pre­sio­nó, me­tió y bus­có. Pe­ro no lle­ga­ba ries­go real a Orión.

De cual­quier mo­do, pa­re­cía que el lo­cal em­pa­ta­ría. Lo me­re­cía.

Sin em­bar­go, no por repe- ti­do es ma­lo re­cor­dar que la in­jus­ti­cia en los re­sul­ta­dos es par­te in­te­gral del fút­bol.

Pe­se a que, es­tan­do en ven­ta­ja, Bo­ca pa­re­cía más em­po­de­ra­do del par­ti­do, los ára­bes se­guían bus­can­do el des­equi­li­brio y la sor­pre­sa a tra­vés de des­bor­des por los flan­cos, so­bre to­do tras el in­gre­so de Cé­sar Va­len­zue­la y Mat­hias Vi­dan­gossy.

No obs­tan­te, je­rar­quía y efi­cien­cia le so­bra a un cua­dro xe­nei­ze que no es­tá en nin­gún com­pen­dio de jue­go bri­llan­te o lu­ci­do. No lo ne­ce­si­ta. Tie­ne lo otro.

Con eso, a los 69’, Pa­la­cios pu­so el se­gun­do tan­to, de nue­vo en­tran­do so­lo y que­dan­do mano a mano con el ar­que­ro chi­leno. Par­ti­do ter­mi­na­do.

Des­gra­cia pa­ra un Pa­les­tino que, se­gu­ra­men­te, en sus cálcu­los asu­mía que és­te era un par­ti­do don­de po­día re­sig­nar el re­sul­ta­do. Mas me­re­cía al­gún pun­to. En jus­ti­cia, de­bió sa­car al­go del due­lo.

Es fre­cuen­te que el fút­bol no le dé a ca­da cual lo que le co­rres­pon­de. Y Pa­les­tino, el un­der­dog, con­tra Bo­ca, co­rro­bo­ró ese axio­ma.

FO­TO: EFE

Chá­vez ce­le­bra la aper­tu­ra de la cuen­ta pa­ra Bo­ca Ju­niors.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.