Es­con­di­dos tras la bur­la de la ba­rra

Los de Abajo anun­cia­ron que pren­de­rían ben­ga­las y ri­di­cu­li­za­ron el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad. En Azul Azul re­co­no­cen que “no sa­ben qué ha­cer” fren­te a los ván­da­los. Las au­to­ri­da­des se la­van las ma­nos y ha­cen es­fuer­zos por no re­fe­rir­se al te­ma.

La Tercera - - DEPORTES - M. Par­ker, F. Con­tre­ras, R. Re­ta­mal y C. González

Una pe­lí­cu­la con un mal y anun­cia­do fi­nal. Eso fue lo que ocu­rrió la no­che del mar­tes en el Na­cio­nal.

Por un la­do, hin­chas de una fac­ción de la ba­rra de Los de Abajo ame­na­zan­do por las re­des so­cia­les que lan­za­rían ben­ga­las y fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Por el otro, Azul Azul ha­cien­do un lla­ma­do a la bue­na con­duc­ta pa­ra evi­tar san­cio­nes.

En la con­ce­sio­na­ria que ri­ge a Uni­ver­si­dad de Chile ha­bía con­fian­za en que no ha­bría in­ci­den­tes. De he­cho, ha­ce al­gu­nos días rea­li­za­ron una ex­ten­sa pre­sen­ta­ción so­bre sus pla­nes de pre­ven­ción y con­tin­gen­cia an­te la Con­me­bol, la que fue muy ala­ba­da por las au­to­ri­da­des del en­te con­ti­nen­tal.

Sin em­bar­go, na­da de es­to sir­vió. Se cum­plió el peor es­ce­na­rio, y aho­ra los azu­les aguar­dan por san­cio­nes, que ame­na­zan con ser ejem­pli­fi­ca­do­ras. Por eso, la mo­les­tia es evi­den­te. “Rea­li­za­mos una gran pla­ni­fi­ca­ción, pe­ro con es­tos per­so­na­jes ya no sa­be­mos qué ha­cer”, re­co­no­cen en la re­gen­cia azul.

Lo más com­ple­jo, es que na­die se ex­pli­ca có­mo in­gre­sa­ron es­tos ele­men­tos al Es­ta­dio Na­cio­nal. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio con­tex­tua­li­zar al­gu­nos he­chos.

Azul Azul fir­mó un con­tra­to de arrien­do con el IND, por $ 10.930.000, pre­cio que se es­ta­ble­ce cuan­do el afo­ro pro­yec­ta­do es ma­yor a 15 mil per­so­nas.

De acuer­do a lo es­ti­pu­la­do, es­ta ta­ri­fa com­pren­de seis ho­ras, dis­tri­bui­das en tres ho­ras pre­vias al en­cuen­tro, pe­río­do en el que in­gre­sa el per­so­nal del re­cin­to; dos ho­ras de desa­rro­llo del es­pec­tácu­lo y una ho­ra pos­te­rior al tér­mino del even­to.

No obs­tan­te, en al­gún mo­men­to apa­re­cie­ron un bom­bo y quin­ce ben­ga­las. Una de las te­sis que se ma­ne­ja es que el ins­tru­men­to mu­si­cal fue in­gre­sa­do en la no­che pre­via; mien­tras que otra ín­di­ca que és­te pe­ne­tró an­tes del par­ti­do con Unión Es­pa­ño­la, el vier­nes pa­sa­do. Las imá­ge­nes, ade­más, mues­tran que el ar­te­fac­to con­ta­ba con cuer­das, lo que ha­ce de­du­cir que es­tu­vo ama­rra­do en al­gún si­tio del es­ta­dio. Es­to, pe­se a que Azul Azul y las au­to­ri­da­des rea­li­za­ron una ins­pec­ción el mar­tes en la ma­ña­na.

Por otra par­te, no bas­tó el ma­yor con­tin­gen­te de guar­dias dis­pues­tos por el club. De he­cho, uno de los pun­tos que el IND en­fa­ti­zó a los re­gen­tes es­tu­dian­ti­les re­fe­ría a que los efec­ti­vos de se­gu­ri­dad po­dían so­li­ci­tar au­xi­lio de la fuer­za pú­bli­ca en ca­so de ser ne­ce­sa­rio.

Al­fre­do As­fu­ra, vee­dor de la Con­me­bol, ex­pli­ca las ra­zo­nes por las que es­ta re­co­men­da­ción no se lle­vó a ca­bo: “Hu­bo si­tua­cio­nes irre­gu­la­res con la pre­sen­cia de un bom­bo, ben­ga­las y bom­bas de rui­do. Hu­bie­ra si­do fá­cil ha­ber sa­ca­do el bom­bo. Pe­ro eso les ha­bría da­do el mo­ti­vo (a los ba­rris­tas) pa­ra en­fren­tar­se a Ca­ra­bi­ne­ros. Y eso era lo que que­rían: pro­vo­car. Hu­bo que te­ner una reac­ción in­te­li­gen­te pa­ra no dar­les en el gus­to”.

Es­ta ac­ti­tud de­sa­fian­te se re­pi­tió ayer, cuan­do se ha­lla­ron di­ver­sos ra­ya­dos en los por­to­nes del Cen­tro De­por­ti­vo Azul, lu­gar de en­tre­na­mien­to de la U.

Ex­pli­ca­cio­nes

Lue­go de los in­ci­den­tes, fal­ta­ron pro­nun­cia­mien­tos. El je­fe su­bro­gan­te de Es­ta­dio Se­gu­ro, Eduar­do Ver­ga­ra, op­tó por el si­len­cio, ar­gu­men­tan­do que la In­ten­den­cia Me­tro­po­li­ta­na asu­mi­ría la vo­ce­ría. Pe­se a ello, la in- tendenta (s) Ade­la Baha­mon­des, se ne­gó a ha­blar. Só­lo hi­zo una bre­ve re­fe­ren­cia en un co­mu­ni­ca­do. “El club or­ga­ni­za­dor de­be acla­rar la for­ma en que los hin­chas in­gre­sa­ron las ben­ga­las, los pe­tar­dos y el bom­bo a la Ga­le­ría Sur, ya que es su obli­ga­ción cum­plir con la se­gu­ri­dad del even­to de­por­ti­vo”, sos­tu­vo.

In­clu­so, Ca­ra­bi­ne­ros, pe­se a la bue­na dis­po­si­ción ini­cial, por la tar­de de­cli­na­ron re­fe­rir­se al te­ma. Mien­tras que en la ANFP, acla­ra­ron que és­te es un te­ma que le com­pe­te la Con­me­bol. Pe­ro el re­gla­men­to de la Con­fe­de­ra­ción ex­pli­ci­ta que las res­pon­sa­bi­li­dad en es­tos ca­sos re­cae so­bre las aso­cia­cio­nes lo­ca­les y los clu­bes.

FO­TO: AGENCIAUNO.

15 ben­ga­las se en­cien­den de ma­ne­ra si­mul­tá­nea en el co­do sur del Es­ta­dio Na­cio­nal en el due­lo en­tre la U y Eme­lec.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.