El Fan­tas­ma asusta de nue­vo

El po­lé­mi­co DT de Co­bre­loa, que cor­tó a tres ju­ga­do­res pa­ra lue­go read­mi­tir­los, vuel­ve a in­sis­tir en los mis­mos erro­res del pa­sa­do.

La Tercera - - DEPORTES - De­nís Fernández Sebastián Vi­val­di

Ha­blar de Mar­co An­to­nio Fi­gue­roa es ha­blar de fút­bol, pe­ro tam­bién de in­cen­dios. Y des­de el pa­sa­do fin de se­ma­na, lu­chan en Ca­la­ma por so­fo­car las lla­mas ge­ne­ra­das tras la úl­ti­ma po­lé­mi­ca des­en­ca­de­na­da por su DT. La do­lo­ro­sa de­rro­ta su­fri­da por el cua­dro loíno en el clá­si­co mi­ne­ro an­te Co­bre­sal, en­cen­dió la me­cha. Y el Fan­tas­ma, que pe­se a su so­bre­nom­bre gus­ta po­co de pa­sar des a per­ci bi do, bus­có res­pon­sa­bles den­tro del ca­ma­rín, y ter­mi­nó por en­con­trar­los. Con unas mis­te­rio­sas de­cla­ra­cio­nes al tér­mino de di­cho par­ti­do, el téc­ni­co na­tu­ral de San Fe­li­pe anun­cia­ba su in­ten­ción de mar­gi­nar del equi­po a tres fut­bo­lis­tas que, en su opi­nión, re­ma­ban a con­tra­co­rrien­te.

Pa­tri­cio Tron­co­so, Ál­va­ro López y Sebastián Con­tre­ras, que pre­sun­ta­men­te se ha­brían reuni­do con el ex pre­si­den­te de la en­ti­dad, Javier Mau­rei­ra, an­tes del due­lo de la pa­sa­da fe­cha, fue­ron los se­ña­la­dos. En­ten­día Fi­gue­roa que di­chos fut­bo­lis­tas ha­bían re­ci­bi­do pre­sio­nes de la ex di­ri­gen­cia pa­ra ren­dir por de­ba­jo de su ni­vel. Cier­to o no, los ju­ga­do­res fue­ron cor­ta­dos por el es­tra­te­ga y co­men­za­ron la se­ma­na ejer­ci­tán­do­se al mar­gen del res­to del plan­tel. “Los ju­ga­do­res pue­den re­unir­se con quie­nes ellos quie­ran, pe­ro el club nun­ca ha creí­do que pue­dan es­tar in­vo­lu­cra­dos en al­go así”, con­fie­sa Sebastián Vi­val­di, di­ri­gen­te de Co­bre­loa, an­tes de ofre­cer la ver­sión ofi­cial a pro­pó­si­to de di c ha mar­gi­na­ción: “Tron­co­so y López tra­ba­ja­ron de for­ma se­pa­ra­da por un mo­ti­vo de baja en su ren­di­mien­to, en su tra­ba­jo, pe­ro hoy (por ayer) ya en­tre­na­ron to­dos jun­tos, al mis­mo ni­vel”. Siem­pre se­gún las pa­la­bras de Vi­val­di, los otros dos ju­ga­do­res que rea­li­za­ron tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co, Gus­ta­vo Cris­tal­do y Sebastián Con­tre­ras (en prin­ci­pio el ter­cer se­ña­la­do), lo hi­cie­ron “por pro­ble­mas mus­cu­la­res”.

Sea como sea, y pe­se a que des­de la di­ri­gen­cia del cua- dro loíno tra­tan de mi­ni­mi­zar el pro­ble­ma ase­gu­ran­do que los ju­ga­do­res mar­gi­na­dos “pro­me­tie­ron al téc­ni­co me­jo­rar su ren­di­mien­to” y que “nin­gún fut­bo­lis­ta se ha plan­tea­do nun­ca de­nun­ciar al en­tre­na­dor”, lo cier­to es que el úl­ti­mo te­rre­mo­to ins­ti­tu­cio­nal desata­do por Fi­gue­roa ha he­cho tam­ba­lear­se los ci­mien­tos de un club que es pe­núl­ti­mo en la ta­bla de coe­fi­cien­te de ren­di­mien­to.

Re­gre­so al pa­sa­do

La peor no­ti­cia pa­ra Co­bre­loa, sin em­bar­go, es que bas­ta con echar un bre­ve vis­ta­zo al cu­rrí­cu­lum del DT pa­ra com­pren­der que no se tra­ta de un he­cho ais­la­do. Y es que en al me­nos 4 de los 6 equi­pos chi­le­nos en los que ha di­ri­gi­do el Fan­tas­ma, los en­con­tro­na­zos con los fut­bo­lis­tas han es­ta­do a la or­den del día. Mi­lo­van Mi­ro­se­vic y Cris­top­her To­se­lli, en Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca; el ar­que­ro Gus­ta­vo Dal­sas­so, en su es­ta­día en Ever­ton; o Pa­to Ru­bio, Ramón Fernández, Os­val­do González y Pe­pe Ro­jas; en su pa­so por la U, tu­vie­ron sus más y sus me­nos con Fi­gue­roa. En sus an­te­rio­res aven­tu­ras en Ca­la­ma, el ex fut­bo­lis­ta ya ha­bía de­ja­do pa­ra el re­cuer­do una aca­lo­ra­da dis­cu­sión en ple­na can­cha con Ro­dri­go Man­na­ra y los más re­cien­tes en­fren­ta­mien­tos con Lu­ciano Pa­los y Sebastián Ro­co, mar­gi­na­dos tam­bién en su mo­men­to por el con­tro­ver­ti­do DT. “Pa­tri­cio Tron­co­so y Ál­va­ro López tra­ba­ja­ron al mar­gen por un mo­ti­vo de baja en su ren­di­mien­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.