El otro Fos­ter Wa­lla­ce: edi­tan en es­pa­ñol el vo­lu­men de sus re­fle­xio­nes Es­to es Agua

Se pu­bli­ca Es­to es agua, el fa­mo­so dis­cur­so que el au­tor de La bro­ma in­fi­ni­ta ofre­ció en el 2005. Pa­ra­le­la­men­te se es­tre­nó en EE.UU. The end of the tour, don­de es per­so­ni­fi­ca­do por Ja­son Segel.

La Tercera - - SOCIEDAD - Mar­ce­lo Bus­ta­man­te L.

En me­dio del ejem­plo, David Fos­ter Wa­lla­ce in­te­rrum­pe con un par de et­cé­te­ras y ex­pli­ca: “es­toy sal­tán­do­me co­sas por­que es una ce­re­mo­nia lar­ga”. El pú­bli­co, una cla­se a mo­men­tos de gra­duar­se de la Uni­ver­si­dad Ken­yon en Ohio, ríe pe­ro man­tie­ne la aten­ción por­que el au­tor de La bro­ma in­fi­ni­ta les es­tá ha­blan­do de la frus­tran­te vida adul­ta que les es­pe­ra des­pués de re­ci­bir el di­plo­ma.

Cán­di­da­men­te, el es­cri­tor que tres años y al­gu­nos me­ses des­pués se col­ga­ría de una vi­ga en su ga­ra­je, les en­tre­ga re­fle­xio­nes so­bre la vida en un len­gua­je di­rec­to que no es tan es­ca­so en su tra­ba­jo más cer­cano al pe­rio­dis­mo como en sus cuen­tos y no­ve­las.

Sal­drán de una jor­na­da de 8 a 10 ho­ras de in­ten­so tra­ba­jo y que­rrán ir di­rec­to a ce­nar y a dor­mir pa­ra des­per­tar fres­cos ma­ña­na, le di­ce a su au­dien­cia, pe­ro re­cor­da­rán que no tie­nen na­da de co­mer por­que no han te­ni­do tiem­po de com­prar. Se arras­tra­rán al su­per­mer­ca­do a tra­vés del ho­rro­ro­so trá­fi­co pun­ta de la tar­de y ser­pen­tea­rán en el su­per­mer­ca­do es­co­gien­do pro­duc­tos y lue­go bus­can­do –sin éxi­tou­na fi­la cor­ta pa­ra pa­gar­los. La fu­ria con­tra la gen­te que les re­tra­sa el pa­so lle­ga­rá pa­ra ser tra­ga­da, por­que no po­drán des­car­gar­la en la in­de­fen­sa ca­je­ra que te desea bue­nas tar­des “con una voz que es la voz ab­so­lu­ta de la muer­te”, des­cri­be. El pú­bli­co vuel­ve a reír.

Fi­nal­men­te, lle­ga al pun­to: así, a la de­fen­si­va, “pien­so las par­tes abu­rri­das, frus­tran­tes y po­pu­lo­sas cuan­do es­toy ope­ran­do en la in­cons­cien­te creen­cia au­to­má­ti­ca de que soy el cen­tro del mun­do, y que mis sen­ti­mien­tos y ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas de­be­rían de­ter­mi­nar las prio­ri­da­des mun­dia­les”. El lla­ma­do de Fos­ter Wa­lla­ce es a la re­fle­xión so­bre es­ta ce­gue­ra ins­trín­se­ca, po­nien­do én­fa­sis en bus­car la em­pa­tía, bá­si­ca­men­te con­si­de­ran­do al otro como com­pa­ñe­ro en des­gra­cia. El te­ma de la di­fi­cul­tad de co­ne­xión con el res­to, jun­to con el abu­rri­mien­to, son pun­tos cen­tra­les en El rey pá­li­do, la obra del es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano pu­bli­ca­da pós­tu­ma­men­te.

Es­te dis­cur­so de gra­dua­ción, col­ga­do en au­dio en youtu­be y cu­ya trans­crip­ción ha cir­cu­la­do pri­me­ro en ca­de­nas de mail y lue­go en for­ma­to pdf du­ran­te años en in­ter­net, se co­no­ce como This is wa­ter ( Es­to es agua).

Pro­nun­cia­do el 21 de ma­yo de 2005, se edi­tó al año si­guien­te en Es­ta­dos Uni­dos en una an­to­lo­gía anual lla­ma­da The best Ame­ri­can non­re­qui­red reading, se pu­bli­có como li­bro en 2009, y es aho­ra – seis años más tar­de- que se en­cuen­tra dis­po­ni­ble una ver­sión en cas­te­llano. En Es­pa­ña ya fue edi­ta­da, pe­ro a la es­pe­ra de la lle­ga­da del li­bro a Chile ya se pue­de com­prar en for­ma­to e-book por me­nos de dos dó­la­res (po­co más de $1.200 pe­sos chi­le­nos) en la web del gru­po edi­to­rial Ran­dom Hou­se, en iTu­nes y en Ama- zon.es. En es­ta úl­ti­ma tien­da tam­bién se pue­de ad­qui­rir ten for­ma­to fí­si­co por 9,41 eu­ros.

Fin del via­je

Es pleno Sun­dan­ce y la Ro­lling Sto­ne le pre­gun­ta a Ja­son Segel ( How I met your mot­her) en qué as­pec­to se iden­ti­fi­ca con Fos­ter Wa­lla­ce. Pien­sa un mo­men­to y res­pon­de: en que el éxi­to no es la sa­tis­fac­ción úl­ti­ma.

“He lo­gra­do mu­chas co­sas, pe­ro no he de­ja­do de sen­tir que no es su­fi­cien­te”, di­ce, “y lo úni­co que ha con­se­gui­do bo­rrar ese sen­ti­mien­to es com­por­tar­me como un ami­go que es­tá ahí cuan­do se l e ne­ce­si­ta, ser un buen com­pa­ñe­ro, preo­cu­par­me de la gen­te y de­jar de ser egoís­ta”.

La pre­gun­ta pa­ra Segel es por­que él in­ter­pre­ta a Fos­ter Wa­lla­ce en The end of the tour, una pe­lí­cu­la de Ja­mes Pon­soldt ( The spec­ta­cu­lar now) en la que Jes­se Ei­sen­berg ( Red so­cial) es el re­por­te­ro David Lipsky, en­car­ga­do de en­tre­vis­tar pa­ra la mis­ma Ro­lling Sto­ne al au­tor en los úl­ti­mos días de su gi­ra pro­mo­cio­nal pa­ra La bro­ma in­fi­ni­ta. La no­ve­la fue pu­bli­ca­da en 1996 y la re­vis­ta Ti­me la re­co­no­ció como una de las 100 me­jo­res en ha­bla in­gle­sa des­de 1923.

El fil­me, ba­sa­do en las me­mo­rias que el pe­rio­dis­ta pu­bli­có en 2008, tu­vo bue­nas crí­ti­cas y es­pe­cial aten­ción en el tra­ba­jo de Segel. In­die­wi­re di­jo que és­ta era “fá­cil­men­te la me­jor ac­tua­ción en to­da su ca­rre­ra”, y el Holly­wood Re­por­ter con­cuer­da: “es su me­jor tra­ba­jo des­de Freaks & geeks”. Pa­ra The Guar­dian, la cin­ta es “com­ple­ta­men­te con­mo­ve­do­ra y, por mo­men­tos, muy in­te­li­gen­te”.

The end of the tour fue ad­qui­ri­do por la com­pa­ñía A24 Films pa­ra su dis­tri­bu­ción en Es­ta­dos Uni­dos y es­tá pen­dien­te su es­treno en sa­las.

FO­TO: AR­CHI­VO

Jes­se Ei­sen­berg y Ja­son Segel como David Lipsky y Fos­ter Wa­lla­ce en The end of the tour.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.