Des­cu­brien­do a Ele­na Poi­rier, la otra ilus­tra­do­ra de El Pe­ne­ca

Por pri­me­ra vez el Mu­seo His­tó­ri­co ex­hi­be la obra de quien fue­ra dis­cí­pu­la de Co­ré, de­bu­tan­do a los 14 años en edi­to­rial Zig-Zag.

La Tercera - - SOCIEDAD - Denisse Es­pi­no­za

De­be ha­ber si­do aque­lla in­fan­cia como sa­ca­da de un cuen­to de ha­das lo que lle­vó a Ele­na Poi­rier a de­di­car su vida a la ilus­tra­ción in­fan­til. Na­ci­da en Gor­bea, al sur de Chile, en 1921, la ni­ña Ele­na se crío en­tre bos­ques, huer­tos de man­za­nas, guin­dos, y el mo­lino que su abue­lo fran­cés ha­cía fun­cio­nar ca­da día en el puen­te colgante so­bre el río Don­guil. Fue­ron esas es­ce­nas las que ayu­da­ron a cons­truir su ima­gi­na­rio vi­sual que vol­ca­ría ilus­tran­do los cuen­tos clá­si­cos de los her­ma­nos Grimm, Pe­rrault y Hans Ch­ris­tian An­der­sen.

Có­mo lle­gó a con­ver­tir­se en una de las di­bu­jan­tes más jó­ve­nes de la his­to­rie­ta lo­cal, fue co­sa del azar. Ya se ha­bía tras­la­da­do jun­to a su fa­mi­lia a vi­vir a San­tia­go, cuan­do el pa­pá de una com­pa­ñe­ra de cur­so, que tra­ba­ja­ba en edi­to­rial Zig-Zag, vio al­gu­nos de sus di­bu­jos y se ma­ra­vi­lló con su pre­coz ta­len­to. No du­dó en mos­trar­le al­gu­nos de ellos a Ma­rio Silva Os­sa, Co­ré, el di­bu­jan­te in­fan­til más repu­tado de la épo­ca y es­tre­lla de la edi­to­rial, quien de­ci­dió in­vi­tar a Ele­na Poi­rier a con­ver­tir­se en su dis­cí­pu­la. Te­nía só­lo 14 años.

“Por ser me­nor de edad no la po­dían con­tra­tar. Le pa­ga­ban en fi­chas que ella can­jea­ba por úti­les, lá­pi­ces, cro­que­ras, etc. Siem­pre fue au­to­di­dac­ta”, cuen­ta Hu­go Rue­da, his­to­ria­dor y uno de l os in­ves­ti­ga­do­res de la mues­tra Era­se una vez...Ele­na Poi­rier. que se rea­li­za en el Mu­seo His­tó­ri­co.

En 1989, Poi­rier do­nó al mu­seo de Pla­za de Ar­mas gran par­te de su tra­ba­jo: una colección de ori­gi­na­les, es­tam­pas y acua­re­las, ade­más de los de­re­chos so­bre su obra, que lue­go se unie­ron a una se­gun­da do­na­ción de su gran ami­ga, la escritora Ali­cia Mo­rel. En to­tal son más de 700 do­cu­men­tos, ilus­tra­cio­nes y fo­tos per­so­na­les de la ar­tis­ta. “Es una ex­po­si­ción muy an­he­la­da, an­tes ha­bía­mos he­cho ca­len­da­rios con ilus­tra­cio­nes de Poi­rier y al­gu­nas pos­ta­les, pe­ro nun­ca una re­tros­pec­ti­va”, di­ce la di­rec­to­ra su­bro­gan­te del MHN, Isabel Alvarado.

El 5 de mar­zo, ade­más, el mu­seo lan­za­rá un li­bro de 180 pá­gi­nas que in­clu­ye ilus­tra­cio­nes de Poi­rier y la pu­bli­ca­ción de dos bre­ves au­to­bio­gra­fías, es­cri­tas, la pri­me­ra en 1957 y la se­gun­da en 1993 . “Hay 34 años de di­fe­ren­cia y eso se no­ta en que en la pri­me­ra es­tá la voz de una chi­le­na que co­mien­za su ca­rre­ra en el ex­tran­je­ro, ese año par­te a Es­pa­ña be­ca­da y en la se­gun­da ya es­tá ma­yor y preo­cu­pa­da de qué pa­sa­rá con su le­ga­do”, cuen­ta Rue­da. En 1990 ella mue­re de cán­cer en Ita­lia.

En for­ma iné­di­ta, la mues­tra in­clu­ye un in­no­va­dor sis­te­ma de ac­ce­so pa­ra per­so­nas sor­das y cie­gas, desa­rro­lla­do por la Aso­cia­ción Crea, a tra­vés de 10 ilus­tra­cio­nes que tie­nen cé­du­las Brai­lle e imá­ge­nes tác­ti­les, ade­más de vi­si­tas guia­das en len­gua­je de se­ñas.

Más allá de Co­ré

Aun­que en sus ini­cios los tra­zos de Ele­na Poi­rier se acer­ca­ron a los de su maes­tro Co­ré, pron­to la ado­les­cen­te di­bu­jan­te cul­ti­vó un se­llo pro­pio, más abs­trac­to y suel­to. “En­tre ellos hay una di­fe­ren­cia gran­de en la pro­duc­ción. Co­ré tie­ne ele­men­tos su­ma­men­te his­tó­ri­cos que re­mi­ten al mun­do me­die­val, re­na­cen­tis­ta, con mu­chos de­ta­lles en el di­bu­jo. En cam­bio, el tra­zo de Poi­rier era me­nos re­car­ga­do, tra­ba­jó mu­cho la acua­re­la con ele­men­tos lo­ca­les”, se­ña­la el his­to­ria­dor. En ese es­ti­lo pro­pio, la ayu­dó el po­der ilus­trar cuen­tos de au­to­res lo­ca­les como Ali­cia Mo­rel y Her­nán del So­lar, don­de la na­tu­ra­le­za y la fau­na es pri­mor­dial.

Poi­rier se ini­ció en Zig-Zag y lue­go di­bu­jó en re­vis­tas in­fan­ti­les como El Ca­bri­to, Mar­ga­ri­ta y Sim­bad, que cir­cu­la­ron en la dé­ca­da del 40. Tras la pre­ma­tu­ra muer­te de Co­ré, fue atro­pe­lla­do por un tren a a los 37 años en 1950, Ele­na Poi­rier que­dó a car­go de las por­ta­das de El Pe­ne­ca. “Ella siem­pre ha si­do me­nos re­co­no­ci­da que Co­ré, a pe­sar de que lo­gró un ni­vel si­mi­lar. Lo que que­re­mos con es­ta mues­tra es vi­si­bi­li­zar su tra­ba­jo”, di­ce Rue­da.

En 1957, Poi­rier se va a Es­pa­ña y lue­go a Ita­lia don­de se ha­ce re­co­no­ci­da por su tra­ba­jo pa­ra Ini­cia­ti­va Edi­to­ria­le y su per­so­na­je Coc­ci­ne­lla. Des­de allá si­gue tra­ba­jan­do pa­ra Chile y cul­ti­va una obra le­ja­na a lo in­fan­til: son di­bu­jos de pai­sa­jes y ar­qui­tec­tu­ra que re­fle­ja­ron su eta­pa más ma­du­ra y que tam­bién se ex­hi­bi­rá has­ta abril.

Era­se una vez...Ele­na Poi­rier

Has­ta la se­gun­da se­ma­na de abril en el Mu­seo His­tó­ri­co (Pla­za de Ar­mas 951). De mar­tes a domingo, de 10 a 18 ho­ras. $ 600 y $ 300.

FO­TO: MHN.

Pi­no­cho ilus­tra­do por Ele­na Poi­rier: quien do­nó su acer­vo al Mu­seo His­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.