El Papa y el pro­gre­sis­mo

La Tercera - - OPINIÓN - Carlos Omi­na­mi

NO SOY cre­yen­te, va­ti­ca­nis­ta me­nos. No ten­go el don de la fe como se la­men­ta­ba com­pa­de­cién­do­me un gran je­sui­ta ami­go mío. No quie­ro tam­po­co ser como esas per­so­nas que a me­di­da que en­ve­je­cen se acer­can a la re­li­gión “por si aca­so”; es de­cir, más por opor­tu­nis­mo que por con­vic­ción.

Sin em­bar­go fui con en­tu­sias­mo a es­cu­char al Papa Francisco en el An­ge­lus el domingo pa­sa­do. He es­ta­do va­rias ve­ces en Roma. Pri­me­ra vez que par­ti­ci­po como un pe­re­grino más en es­ta ce­le­bra­ción. No se tra­ta­ba sim­ple­men­te de sa­tis­fa­cer una cu­rio­si­dad tu­rís­ti­ca. Me mo­vió al­go más pro­fun­do: la in­tui­ción de que al­go gran­de es­tá pa­san­do en la Igle­sia y que va­le la pe­na ver­lo de cer­ca.

En el An­ge­lus, el Papa ha­bló con po­cas pa­la­bras, pe­ro muy pre­ci­sas de mu­chas co­sas. Re­ten­go es­pe­cial­men­te su re­fle­xión so­bre la irra­dia­ción del bien y del mal. Di­jo: “es cier­to, el mal es con­ta­gio­so”; la prue­ba son to­das las ca­la­mi­da­des que aque­jan a la co­mu­ni­dad: gue­rras, te­rro­ris­mo, nar­co­trá­fi­co, epi­de­mias, ham­bru­nas. “Pe­ro el bien tam­bién se con­ta­gia”. Son pa­la­bras sim­ples y sa­bias que in­vi­tan a al­go fun­da­men­tal: a de­jar de la­do la re­sig­na­ción pa­ra re­to­mar el ca­mino de la ac­ción. Es un men­sa­je que ya no lla­ma a ba­jar los bra­zos en la tie­rra pa­ra con­quis­tar como pre­mio de la inac­ción la fe­li­ci­dad en los cie­los. Es muy por el con­tra­rio, un lla­ma­do a tra­ba­jar aquí y aho­ra pa­ra erra­di­car la in­jus­ti­cia y la de­sigual­dad.

En po­co tiem­po el Papa Francisco ha di­cho co­sas que los prin­ci­pa­les lí­de­res pro­gre­sis­tas ja­más se atre­ve­rían a afir­mar con esa cla­ri­dad. Re­cien­te­men­te par­ti­ci­pó en un gran en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por la FAO. En el mis­mo fo­ro in­ter­vino tam­bién el ex Pre­si­den­te Lu­la, quien ha­bló de la ne­ce­si­dad de erra­di­car el ham­bre y del de­re­cho a la alimentación. Pa­la­bras di­chas con la gra­cia ca­rac­te­rís­ti­ca de Lu­la, que for­man, sin em­bar­go, par­te del dis­cur­so ha­bi­tual que ve­ni­mos es­cu­chan­do por dé­ca­das. La in­ter­ven­ción del Papa fue in­fi­ni­ta­men­te más le­jos, se­ña­lan­do como la cau­sa del ham­bre “la prio­ri­dad del mer­ca­do y la pro­mi­nen­cia de la ga­nan­cia que han re­du­ci­do los ali­men­tos a una mer­can­cía cual­quie­ra, su­je­ta a la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra”. Si las iz­quier­das del mun­do fue­ran ca­pa­ces de asu­mir ese dis­cur­so y ac­tuar en con­se­cuen­cia, la reali­dad po­lí­ti­ca se­ría muy dis­tin­ta. Se po­dría su­pe­rar el desáni­mo que en de­ma­sia­das par­tes es­tá con­du­cien­do a la pa­rá­li­sis y a la frus­tra­ción.

Ob­via­men­te no es ta­rea del Papa re­com­po­ner la po­lí­ti­ca. Es­ta es la obli­ga­ción de los lí­de­res. Mu­chos de ellos han ter­mi­na­do abra­zan­do el idea­rio con­ser­va­dor. Ex­cep­ción he­cha de las cues­tio­nes de gé­ne­ro en las cua­les el Papa se ha man­te­ni­do en las po­si­cio­nes más tra­di­cio­na­les, sus de­fi­ni­cio­nes per­mi­ten, con lar­gue­za, re­cons­ti­tuir un dis­cur­so pro­gre­sis­ta que re­im­pul­se las lu­chas por la igual­dad en las con­di­cio­nes con­cre­tas del si­glo XXI.

Que sea el primer Papa la­ti­noa­me­ri­cano quien pue­da ju­gar es­te rol tie­ne una vir­tud adi­cio­nal. Mos­trar que nues­tro con­ti­nen­te -tan mar­ca­do por las des­gra­cias o las fri­vo­li­da­des- es ca­paz de rea­li­zar una con­tri­bu­ción ma­yor al es­fuer­zo pa­ra cons­truir un mun­do me­jor. En po­co tiem­po el Papa Francisco ha di­cho co­sas que los prin­ci­pa­les lí­de­res pro­gre­sis­tas ja­más se atre­ve­rían a afir­mar con esa cla­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.