Fa­len­cias en for­ma­ción de pro­fe­so­res Atraer a los me­jo­res ta­len­tos a pe­da­go­gía no pa­sa por su­bir los pun­ta­jes de pos­tu­la­ción, sino en crear con­di­cio­nes atrac­ti­vas pa­ra el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal.

La Tercera - - OPINIÓN -

EL RE­CIEN­TE pro­ce­so de se­lec­ción uni­ver­si­ta­ria vía PSU nue­va­men­te re­ve­ló que las ca­rre­ras de pe­da­go­gía no lo­gran atraer en pro­por­ción su­fi­cien­te a los me­jo­res alum­nos, lo que cier­ta­men­te de­be ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra el país. Al­re­de­dor de 4.500 alum­nos fue­ron acep­ta­dos en al­gu­na de las pe­da­go­gías, don­de só­lo el 25% postuló con más de 600 pun­tos, lo mí­ni­mo que se re­quie­re pa­ra pos­tu­lar a la Be­ca Vo­ca­ción de Pro­fe­sor. El 74% de los se­lec­cio­na­dos lo hi­zo con un pun­ta­je muy por de­ba­jo de los 600 pun­tos.

Cier­ta­men­te la PSU no pue­de con­si­de­ra­se como un fac­tor de­fi­ni­ti­vo pa­ra de­ter­mi­nar la ca­li­dad de un alumno, pe­ro es un pre­dic­tor que no pue­de sos­la­yar­se del aná­li­sis. En par­ti­cu­lar si se con­si­de­ra que des­de ha­ce al­gu­nos años exis­te una bo­ni­fi­ca­ción a quie­nes han te­ni­do un me­jor ren­di­mien­to es­co­lar. Que aun así el grue­so de los es­tu­dian­tes de pe­da­go­gía pos­tu­le con ba­jo pun­ta­je es un cla­ro in­di­ca­ti­vo de que la ca­rre­ra re­sul­ta muy po­co atrac­ti­va (só­lo 53 alum­nos pos­tu­la­ron con más de 700 pun­tos).

Como una for­ma de me­jo­rar los es­tán­da­res for­ma­ti­vos, di­ver­sos ex­per­tos han plan­tea­do que el pun­ta­je mí­ni­mo PSU pa­ra pos­tu­lar a pe­da­go­gía de­be­ría ser a lo me­nos de 500 pun­tos. Asi­mis­mo, se ha pro­pues­to ha­cer más es­tric­tos los re­qui­si­tos que de­ben cum­plir las es­cue­las de pe­da­go­gía. Pa­re­ce dis­cu­ti­ble que por el so­lo efec­to de au­men­tar el pun­ta­je de pos­tu­la­ción ha­ya una me­jo­ra sus­tan­ti­va en la ca­li­dad de los alum­nos. Des­de lue­go, no pa­re­ce ha­ber evi­den­cia só­li­da que apo­ye que un pun­ta­je de cor­te de 500 pun­tos mar­que di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre quie­nes pos­tu­lan al­go por so­bre o ba­jo di­cho pun­ta­je. Una me­di­da así po­dría in­clu­so ser per­ju­di­cial, es­pe­cial­men- te pa­ra uni­ver­si­da­des re­gio­na­les. Por lo de­más, ca­bría pre­gun­tar­se la jus­ti­fi­ca­ción de es­ta­ble­cer un pun­ta­je mí­ni­mo de pos­tu­la­ción pa­ra pe­da­go­gía, y no pa­ra otras ca­rre­ras que so­cial­men­te son tam­bién va­lio­sas.

Es evi­den­te que si la pro­fe­sión do­cen­te no lo­gra atraer ta­len­tos en gran can­ti­dad es por­que las con­di­cio­nes en que se ejer­ce no re­sul­tan atrac­ti­vas, y en tan­to di­cha per­cep­ción se man­ten­ga, es­ta reali­dad no cam­bia­rá. Es lla­ma­ti­vo que Chile sea uno de los po­cos paí­ses a ni­vel mun­dial que no po­sea una ca­rre­ra do­cen­te bien es­truc­tu­ra­da, lo que ya cons­ti­tu­ye una anomalía pa­ra ha­cer más atrac­ti­va una ca­rre­ra. A pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do, has­ta la fe­cha no ha si­do po­si­ble con­sen­suar un pro­yec­to de ca­rre­ra do­cen­te, y aún se es­tá a la es­pe­ra de que el go­bierno en­víe su pro­pues­ta.

La amar­ga ex­pe­rien­cia que de­jó la pri­me­ra fa­se de la re­for­ma edu­ca­cio­nal —cu­yo ses­go ideo­ló­gi­co afec­ta­rá pro­fun­da­men­te el sis­te­ma edu­ca­cio­nal al que ac­ce­de la ma­yo­ría de las fa­mi­lias chi­le­nas— siem­bra le­gí­ti­mas du­das so­bre la vo­lun­tad de avan­zar ha­cia una ca­rre­ra do­cen­te que pro­mue­va me­jo­ras en la es­ca­la sa­la­rial, ca­pa­ci­ta­ción efec­ti­va y as­cen­sos en fun­ción de los mé­ri­tos y no so­bre la ba­se de pri­vi­le­gios ob­te­ni­dos por gru­pos de pre­sión. Ello re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te evi­den­te en la educación mu­ni­ci­pa­li­za­da, don­de exis­ten li­mi­ta­dos már­ge­nes pa­ra re­em­pla­zar a pro­fe­so­res de­fi­cien­tes y la re­mu­ne­ra­ción de­pen­de fun­da­men­tal­men­te de los años de ejer­ci­cio; ape­nas un 25% se ex­pli­ca por desem­pe­ño. Si el pro­yec­to no co­rri­ge sus­tan­cial­men­te es­tas de­fi­cien­cias, y no se crean po­de­ro­sos in­cen­ti­vos que de­pen­dan de re­sul­ta­dos efec­ti­vos en la sa­la de cla­ses, la reali­dad no cam­bia­rá en las es­cue­las de pe­da­go­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.