Ma­si­va mo­vi­li­za­ción en Ar­gen­ti­na

La Tercera - - OPINIÓN -

A UN mes de la muer­te del fis­cal Al­ber­to Nis­man, quien in­ves­ti­ga­ba el even­tual en­cu­bri­mien­to del go­bierno de Cris­ti­na Fernández a los res­pon­sa­bles del aten­ta­do a la AMIA per­pe­tra­do en 1994, se reali­zó el miér­co­les en la Pla­za de Ma­yo de Bue­nos Ai­res una con­cu­rri­da ma­ni­fes­ta­ción de­no­mi­na­da “La mar­cha del si­len­cio”. La mo­vi­li­za­ción con­vo­ca­da por los fis­ca­les en re­cuer­do del fa­lle­ci­do fun­cio­na­rio ju­di­cial, de­ja de ma­ni­fies­to el pro­fun­do ma­les­tar que sien­te un sec­tor ma­yo­ri­ta­rio de la so­cie­dad ar­gen­ti­na por la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que afec­ta a ese país, y que se ex­pre­sa en es­te cla­mor ciu­da­dano que exi­ge un es­cla­re­ci­mien­to de las cir­cuns­tan­cias que pro­vo­ca­ron el de­ce­so del fis­cal.

Es­ta mo­vi­li­za­ción -que se reali­zó en va­rios pun­tos de Ar­gen­ti­na y en di­ver­sas ciu­da­des de otros paí­se­ses tam­bién un re­fle­jo de la des­con­fian­za de la po­bla­ción con el ac­tual go­bierno y con el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal de ese país. Un ejem­plo de ello es que cer­ca de un 60 % de los ar­gen­ti­nos cul­pa di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te al Eje­cu­ti­vo de la muer­te de Nis­man. Per­cep­ción que ha si­do ali­men­ta­da por las crí­ti­cas que la Ca­sa Ro­sa­da ha des­li­za­do a la la­bor del Po­der Ju­di­cial y su ac­ti­tud con­fron­ta­cio­nal con quie­nes de­ci­die­ron ma­ni­fes­tar­se de ma­ne­ra le­gí­ti­ma y pa­cí­fi­ca.

Re­sol­ver la muer­te del fis­cal Al­ber­to Nis­man, como lo su­ce­di­do ha­ce 20 años en la mu­tual ju­día de Bue­nos Ai­res, re­sul­ta im­pe­rio­so pa­ra po­der re­ver­tir es­te pro­ce­so de de­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal. Al apos­tar por una es­tra­te­gia del “em­pa­te” o al des­ple­gar un dis­cur­so que ahon­da las di­vi­sio­nes, la Pre­si­den­ta Cris­ti­na Fernández só­lo acre­cen­ta­rá el ais­la­mien­to de su go­bierno (sin­to­má­ti­co, en ese sen­ti­do, es la uni­dad opo­si­to­ra que ha ge­ne­ra­do el ca­so Nis­man). Es de es­pe­rar que la re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal de es­te epi­so­dio con­tri­bu­ya a que am­bas in­ves­ti­ga­cio­nes avan­cen. No ha­cer­lo ter­mi­na­ría de­bi­li­tan­do aún más el com­ple­jo es­ce­na­rio que en­fren­ta esa na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.