De­sig­na­ción de fis­ca­les

La Tercera - - CORREO - Mauricio Da­za Ca­rras­co Ni­co­lás León R. Cris­tó­bal Ruiz-Ta­gle C. Ro­lan­do Ji­mé­nez Pé­rez

Se­ñor di­rec­tor: La abrup­ta de­ci­sión adop­ta­da por la Fis­ca­lía Na­cio­nal de cam­biar al equi­po in­ves­ti­ga­dor en los ca­sos Pen­ta y So­qui­mich es al­ta­men­te cues­tio­na­ble.

Sa­car de la di­rec­ción di­rec­ta del ca­so Pen­ta a un equi­po es­pe­cia­li­za­do en cau­sas com­ple­jas, li­de­ra­do por el ex­pe­ri­men­ta­do y exi­to­so fis­cal Ga­jar­do, pa­ra re­em­pla­zar­lo por el fis­cal re­gio­nal Al­ber­to Aya­la no pa­re­ce ra­cio­nal, si se con­si­de­ra que es­te ha he­cho ca­rre­ra cen­tra­do en fun­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas, no ha­bien­do es­ta­do a car­go de ma­ne­ra in­me­dia­ta de la in­da­ga­ción de nin­gún ca­so com­ple­jo, ni ha­bien­do par­ti­ci­pa­do en la li­ti­ga­ción de al­gún jui­cio oral en for­ma des­ta­ca­da.

Ade­más, es una de­sig­na­ción im­pru­den­te si se con­si­de­ra que se tra­ta de un ca­so con ri­be­tes po­lí­ti­cos y que Aya­la ha ma­ni­fes­ta­do su in­te­rés de su­ce­der al fis­cal na­cio­nal, quien con­clu­ye su pe­río­do es­te año, pa­ra lo cual re­quie­re del apo­yo de la Pre­si­den­ta y del Se­na­do.

A es­to se agre­ga que se desem­pe­ñó como abo­ga­do de So­qui­mich du­ran­te más de una dé­ca­da, em­pre­sa que apa­re­ció como par­te de las irre­gu­la­ri­da­des in­ves­ti­ga­das a par­tir de la in­for­ma­ción re­co­gi­da por Ga­jar­do du­ran­te su in­da­ga­ción, lo que de­ter­mi­na que la “in­ha­bi­li­ta­ción” que ha in­vo­ca­do Aya­la res­pec­to de SQM sea más bien sim­bó­li­ca e inú­til, por la for­ma en que apa­re­cen en­tre­la­za­dos los he­chos.

En cuan­to al fis­cal Mon­tes, el pro­ble­ma no es de com­pe­ten­cias ob­je­ti­vas sino de fal­ta de pru­den­cia, si se con­si­de­ra que se le ha en­tre­ga­do la investigación de la aris­ta de apor­tes po­lí­ti­cos ile­ga­les de la em­pre­sa con­tro­la­da por Ju­lio Pon­ce Le­rou, don­de apa­re­cen vin­cu­la­dos im­por­tan­tes per­so­ne­ros de la Nue­va Ma­yo­ría, coa­li­ción de la cual el se­na­dor Carlos Mon­tes, pa­dre del per­se­cu­tor, es uno de sus prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes.

Más allá de que los efec­tos con­cre­tos en el desa­rro­llo de las cau­sas pro­duc­to del des­man­te­la­mien­to del equi­po que las tu­vo a su car­go es­tán aún por ver­se, cier­ta­men­te es­ta de­ci­sión ha cau­sa­do un da­ño ac­tual y cier­to a la de­cre­cien­te cre­di­bi­li­dad y trans­pa­ren­cia ins­ti­tu­cio­nal del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Abo­ga­do ni­ci­pal que es in­ca­paz de pre­sen­tar­se como una op­ción vá­li­da pa­ra los pa­dres. Po­ner fin al lu­cro re­quie­re una in­ver­sión al­tí­si­ma, que como úni­co ob­je­ti­vo tie­ne cam­biar cri­te­rios ju­rí­di­cos, per­dién­do­se con la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar es­ta in­ver­sión en me­di­das que lo­gren ca­li­dad. Fi­nal­men­te, con el fin a la se­lec­ción, es­pe­cial­men­te en los es­ta­ble­ci­mien­tos em­ble­má­ti­cos, se eli­mi­na la po­si­bi­li­dad de re­pli­car los po­cos mo­de­los exi­to­sos de la educación mu­ni­ci­pal.

Si que­re­mos po­ner el fo­co en la educación pú­bli­ca de­be­mos par­tir por for­ta­le­cer la educación mu­ni­ci­pal. Pa­ra eso ne­ce­si­ta­mos pa­sar de la “ley de in­clu­sión” a re­for­mas efec­ti­vas. Más y me­jor sub­ven­ción, más apo­yo en los pro­ce­sos de en­se­ñan­za, más li­ber­tad pa­ra los di­rec­ti­vos y una ver­da­de­ra ca­rre­ra do­cen­te que per­mi­ta a los pro­fe­so­res ta­len­to­sos desa­rro­llar su pro­fe­sión de ma­ne­ra atrac­ti­va y de­sa­fian­te. Es­te es el ca­mino efec­ti­vo.

Pa­sar del di­cho al he­cho exi­ge de­jar la ideo­lo­gía de la­do pa­ra uti­li­zar los me­dios co­rrec­tos. La educación pú­bli­ca no pue­de ser usa­da como es­lo­gan. Só­lo con és­ta se lo­gra­rá que co­exis­tan la di­ver­si­dad de pro­yec­tos, una me­jor in­te­gra­ción so­cial y una educación de ca­li­dad pa­ra to­dos. víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra se re­quie­re pre­ci­sión en los aná­li­sis. Yo soy res­pon­sa­ble de lo que di­go, no de lo que vues­tro edi­to­rial ha in­ter­pre­ta­do a par­tir de ti­tu­la­res, sin en­trar en el con­te­ni­do de mis di­chos.

et­hos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.