Ne­po­tis­mo: em­pre­sas fa­mi­lia­res y el ca­so Dá­va­los

La Tercera - - NEGOCIOS -

Fre­cuen­te­men­te se acu­sa a las em­pre­sas fa­mi­lia­res de ne­po­tis­mo, es de­cir, de fa­vo­re­cer a los miem­bros de la fa­mi­lia que tra­ba­jan en ella con pri­vi­le­gios es­pe­cia­les. Es­tos be­ne­fi­cios sue­len ex­pre­sar­se de va­ria­das for­mas, ta­les como un car­go o po­si­ción en la em­pre­sa que ex­ce­de las ca­pa­ci­da­des de un fa­mi­liar, un sueldo ma­yor al que le co­rres­pon­de a ese car­go, una ofi­ci­na más gran­de, jor­na­das de tra­ba­jo re­du­ci­das u ho­ra­rios es­pe­cia­les, más va­ca­cio­nes, re­ga­lías, etc. Es­to ocu­rre, sin du­da, en mu­chas em­pre­sas fa­mi­lia­res, es­pe­cial­men­te aque­llas me­nos pro­fe­sio­na­les, don­de no exis­te la “me­ri­to­cra­cia”, es de­cir, la pro­mo­ción in­ter­na en ba­se al mé­ri­to de las per­so­nas. Sin em­bar­go, el ne­po­tis­mo tam­bién es­tá pre­sen­te en otras ins­ti­tu­cio­nes.

El dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de la Len­gua de­fi­ne ne­po­tis­mo como una “des­me­di­da pre­fe­ren­cia que al­gu­nos dan a sus pa­rien­tes pa­ra las con­ce­sio­nes o em­pleos pú­bli­cos”. Pro­vie­ne del la­tín ne­pos que ori­gi­nal­men­te sig­ni­fi­ca nie­to, pe­ro que lue­go se ha apli­ca­do a des­cen­dien­tes o pa­rien­tes y, en par­ti­cu­lar, a los so­bri­nos. De ahí se de­ri­va nep­hew, so­brino en in­glés.

Ha ha­bi­do in­nu­me­ra­bles ca­sos de ne­po­tis­mo a lo lar­go de la his­to­ria. En la an­ti­gua Gre­cia, Pi­sís­tra­to -que go­ber­nó Ate­nas en el si­glo VI a.C.- ofre­ció los má­xi­mos car­gos po­lí­ti­cos a miem­bros de su fa­mi­lia y ami­gos en los que te­nía ab­so­lu­ta con­fian­za pa­ra evi­tar que otros lo de­rro­ca­ran. En el Im­pe­rio Ro­mano, Pom­pe­yo otor­gó im­por­tan­tes res­pon­sa­bi­li­da­des a su yerno Me­te­lo Es­ci­pión, de nu­la ca­pa­ci­dad en el ám­bi­to mi­li­tar, por lo cual fue de­nun­cia­do por Mar­co An­to­nio an­te el Se­na­do. Na­po­león Bo­na­par­te per­mi­tió que gran par­te de sus fa­mi­lia­res tra­ba­ja­ra en su go­bierno y nom­bró a su her­mano Jo­sé (apo­da­do Pe­pe Bo­te­lla por su afi­ción al al­cohol) como rey de Es­pa­ña. En la Igle­sia Ca­tó­li­ca tam­bién hu­bo pa­pas en la Edad Me­dia que fa­vo­re­cie­ron a sus so­bri­nos con el ma­ne­jo de bie­nes de la igle­sia. In­clu­so al­gu­nos pa­pas as­cen­die­ron a sus pa­rien­tes a car­de­na­les. Por tal mo­ti­vo, en el si­glo XVII el pa­pa­do prohi­bió la in­ves­ti­du­ra ecle­siás­ti­ca a car­go de los pa­rien­tes.

En épo­cas re­cien­tes tam­bién ha ha­bi­do co­no­ci­dos ca­sos de ne­po­tis­mo en la fun­ción pú­bli­ca. Tal vez el más fa­mo­so es el de Raúl Sa­li­nas de Gor­ta­ri, her­mano de Carlos, quien fue­ra Pre­si­den­te de Mé­xi­co en­tre 1988 y 1994. Se le acu­só de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, la­va­do de di­ne­ro, nar­co­trá­fi­co y has­ta ase­si­na­to de otro po­lí­ti­co. En 1999, Raúl Sa­li­nas de Gor­ta­ri fue sen­ten­cia­do a 50 años de pri­sión, aun­que fi­nal­men­te só­lo cum­plió 10 años de con­de­na.

En los úl­ti­mos días, he­mos co­no­ci­do en Chile el ca­so de Sebastián Dá­va­los -hi­jo de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca- y el mi­llo­na­rio cré­di­to que con­ce­dió el Ban­co de Chile a la em­pre­sa Ca­val, de la cual su es­po­sa es so­cia. Aun­que es­te bu­lla­do ca­so ha si­do acer­ta­da­men­te ti­pi­fi­ca­do como “trá­fi­co de in­fluen­cias”, tam­bién po­dría pre­sen­tar cla­ros ri­be­tes de ne­po­tis­mo, dos tér­mi­nos que son pa­rien­tes muy cer­ca­nos. Na­die du­da que sin la pre­sen­cia del hi­jo de la Pre­si­den­ta, ese cré­di­to no se hu­bie­ra con­ce­di­do.

Por otra par­te, Dá­va­los era di­rec­tor del Area So­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia , un car­go crea­do en 1990 du­ran­te el go­bierno de Pa­tri­cio Ayl­win y que ha si­do ocu­pa­do en el pa­sa­do por las pri­me­ras da­mas. Si bien es ad ho­no­rem y sin be­ne­fi­cio de nin­gún ti­po, se­gún de­cla­ró la pro­pia Pre­si­den­ta Ba­che­llet en mar­zo de 2014, tie­ne a su car­go el pre­su­pues­to de sie­te fun­da­cio­nes: In­te­gra, Tiem­pos Nuevos, Or­ques­tas Ju­ve­ni­les, Chi­len­ter, Ar­te­sa­nías de Chile, Pro­mo­ción y Desa­rro­llo de la Mu­jer y Fun­da­ción pa­ra la Fa­mi­lia. Más allá de los mé­ri­tos que ha­ya te­ni­do Sebastián Dá­va­los o sus an­te­ce­so­ras pa­ra desem­pe­ñar es­ta fun­ción, me pa­re­ce que los pre­si­den­tes de Chile de­bie­ran evi­tar to­da vin­cu­la­ción de sus pa­rien­tes con car­gos pú­bli­cos, aun­que sean sin re­mu­ne­ra­ción.

Así, po­de­mos com­pro­bar que el ne­po­tis­mo no só­lo es un pro­ble­ma que afec­ta a las em­pre­sas fa­mi­lia­res, sino tam­bién -y es­pe­cial­men­te- a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Te­ne­mos que erra­di­car es­tas ma­las prác­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.