Ba­che­let ¿re­loa­ded?

La Tercera - - OPINIÓN - Jor­ge Navarrete

TO­DO IN­DI­CA que ma­ña­na lu­nes Ba­che­let vuel­ve de sus va­ca­cio­nes. Han si­do lar­gas dos se­ma­nas, las que es­tu­vie­ron pla­ga­das de va­rios acon­te­ci­mien­tos que pro­ba­ble­men­te hi­cie­ron me­nos tran­qui­lo el des­can­so de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca. El más sig­ni­fi­ca­ti­vo de ellos in­vo­lu­cró a su pro­pio hi­jo, quien ya no es­tá en el Pa­la­cio de la Mo­ne­da y po­dría to­da­vía te­ner que en­fren­tar, jun­to a otro fun­cio­na­rios del go­bierno, el es­cru­ti­nio de la opi­nión pú­bli­ca y la jus­ti­cia. Par­tien­do por es­te ca­so, y otros acon­te­ci­mien­tos que se nos vie­nen por de­lan­te, es muy im­por­tan­te lo que di­ga y ha­ga aho­ra la Je­fa de Es­ta­do.

En lo ur­gen­te, creo que Ba­che­let tie­ne la opor­tu­ni­dad de fi­jar un es­tán­dar pa­ra el com­por­ta­mien­to de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos que co­nec­te me­jor y sea cohe­ren­te con el idea­rio que pre­ten­de im­pul­sar su pro­pio go­bierno: una so­cie­dad más igua­li­ta­ria, con me­nos pri­vi­le­gios, sin to­le­ran­cia a los abu­sos y que pon­ga el acen­to en la equi­dad y la jus­ti­cia. Sin du­da que la mar­gi­na­ción de Sebastián Dá­va­los le tu­vo que ha­ber re­sul­ta­do do­lo­ro­sa, pe­ro di­cha re­nun­cia re­quie­re de un con­tex­to y una jus­ti­fi­ca­ción po­lí­ti­ca y éti­ca que aún ella no ha da­do. In­clu­so más, es po­si­ble que los ri­be­tes de es­te ca­so si­gan sien­do un do­lor de ca­be­za pa­ra el go­bierno, por lo que es­ta vez se re­quie­re ac­tuar sin va­ci­la­cio­nes, con ar­gu­men­tos y con­duc­tas creí­bles, de ma­ne­ra de con­tar con la le­gi­ti­mi­dad pa­ra aco­me­ter los cam­bios que en és­ta y en otras ma­te­rias el país re­quie­re con ur­gen­cia.

A con­ti­nua­ción, el he­cho de ha­ber cul­mi­na­do el año an­te­rior con la apro­ba­ción de tres im­por­tan­tes ini­cia­ti­vas le­ga­les, no de­be en­som­bre­cer el he­cho de que es­te go­bierno man­tie­ne sig­ni­fi­ca­ti­vos ri­pios en su con- duc­ción po­lí­ti­ca y en la ges­tión de va­rios pro­gra­mas pú­bli­cos. Las bue­nas no­ti­cias de ayer, como tam­bién las ma­las de hoy, no cam­bian el he­cho de que a es­ta ad­mi­nis­tra­ción le ha cos­ta­do ins­ta­lar sus re­for­mas, las que más allá de las ob­vias y es­pe­ra­bles re­sis­ten­cias, han ge­ne­ra­do más in­cer­ti­dum­bre y con­fu­sión de lo es­pe­ra­do, afec­tan­do otras va­ria­bles re­le­van­tes pa­ra el desa­rro­llo del país, acre­cen­tan­do la re­sis­ten­cia ciu­da­da­na de­bi­do a una ob­je­ti­va in­ca­pa­ci­dad pa­ra ar­ti­cu­lar es­tos cam­bios y sus res­pec­ti­vos de­ba­tes en el es­pa­cio po­lí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal. Y aun­que el fe­ti­che del cam­bio de ga­bi­ne­te pa­re­cía ser la ob­via so­lu­ción a es­ta co­yun­tu­ra –no lo es­ti­mó así la Pre­si­den­ta-, lo que sí re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble es fi­jar aho­ra, y no en tres me­ses más pa­ra el 21 de ma­yo, un cla­ro iti­ne­ra­rio res­pec­to de las prio­ri­da­des pen­dien­tes, pla­zo y for­mas de eje­cu­ción, in­clu­yen­do aque­llas que no es­ta­ban con­tem­pla­das en el pro­gra­ma.

La ex­pe­rien­cia in­di­ca que son los dos pri­me­ros años de ges­tión aque­llos que mar­can el fu­tu­ro de un go­bierno. Es un he­cho que no se­rá po­si­ble aco­me­ter to­das las re­for­mas que ori­gi­nal­men­te es­ta­ban pre­vis­tas. Pos­ter­gar al­gu­nos cam­bios no es una de­rro­ta en la me­di­da que se ha­yan asen­ta­do las ba­ses pa­ra que se lle­ven a ca­bo en el fu­tu­ro y es­te año las co­sas se ha­gan de­fi­ni­ti­va­men­te me­jor que el an­te­rior. Y es eso lo que que­re­mos es­cu­char de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca. Creo que Ba­che­let tie­ne la opor­tu­ni­dad de fi­jar un es­tán­dar pa­ra el com­por­ta­mien­to de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos que sea cohe­ren­te con el idea­rio que pre­ten­de im­pul­sar su pro­pio go­bierno: una so­cie­dad más igua­li­ta­ria, con me­nos pri­vi­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.