De­ten­ción de al­cal­de en Ve­ne­zue­la

La Tercera - - CORREO - Ri­car­do Con­cha Gaz­mu­ri Mi­jail Bo­ni­to Lo­vio

Se­ñor di­rec­tor: Con la des­pro­por­cio­na­da de­ten­ción del al­cal­de ma­yor de Ca­ra­cas, a to­das lu­ces ar­bi­tra­ria y po­lí­ti­ca­men­te mo­ti­va­da, Ni­co­lás Ma­du­ro ha ases­ta­do un nue­vo gol­pe ba­jo a la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na. Con­jun­ta­men­te, ha re­afir­ma­do an­te el mun­do que en su país la de­mo­cra­cia es­tá que­dan­do res­trin­gi­da a la so­la rea­li­za­ción de elec­cio­nes pe­rió­di­cas, las cua­les son ple­na­men­te con­tro­la­das y ma­ni­pu­la­das por el go­bierno que él en­ca­be­za.

Afor­tu­na­da­men­te, des­ta­ca­das y re­le­van­tes fi­gu­ras de la Nue­va Ma­yo­ría, ta­les como la pre­si­den­ta del Se­na­do, Isabel Allen­de, han le­van­ta­do su voz an­te es­te ar­bi­tra­rio arres­to y han so­li­ci­ta­do que el Go­bierno de Chile ex­pre­se pú­bli­ca­men­te su preo­cu­pa­ción. Es­pe­cial im­por­tan­cia ad­quie­re la de­ci­di­da pos­tu­ra asu­mi­da por la se­na­do­ra Allen­de, no só­lo por ser la pre­si­den­ta del Se­na­do, sino por­que se tra­ta de la hi­ja de Sal­va­dor Allen­de, con quien Ma­du­ro pre­ten­cio­sa y frau­du­len­ta­men­te, in­ten­ta a me­nu­do com­pa­rar­se.

La ver­dad sea di­cha, la Ve­ne­zue­la de Ma­du­ro, en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos y li­ber­ta­des po­lí­ti­cas, se ase­me­ja mu­cho más al Chile de Pi­no­chet que al Chile de Allen­de. Es tiem­po de que quie­nes des­de den­tro de la Nue­va Ma­yo­ría si­guen por­fia­da­men­te des­co­no­cien­do los ex­ce­sos en que ha caí­do el ré­gi­men de Ma­du­ro, to­men de­bi­da con­cien­cia y co­mien­cen a ac­tuar en con­se­cuen­cia. y re­le­gar el lla­ma­do a elec­cio­nes de par­la­men­ta­rios. En su de­li­rio, Ma­du­ro ha acu­sa­do de cuan­to se le ha ocu­rri­do a ex pre­si­den­tes, ar­tis­tas, abo­ga­dos e ins­ti­tu­cio­nes, sin pre­sen­tar evi­den­cia. Ha acu­sa­do a to­do aquel que osa de­fen­der la de­mo­cra­cia.

En Amé­ri­ca La­ti­na nos he­mos acos­tum­bra­do a con­vi­vir con las vio­la­cio­nes a los DD.HH. como si fue­ran par­te con­sus­tan­cial de nues­tra vida, en lu­gar de tra­tar­las como la abe­rra­ción que son. An­te las dic­ta­du­ras de iz­quier­da las vio­la­cio­nes a los DD.HH. son re­la­ti­vi­za­das. El em­bar­go nor­te­ame­ri­cano a Cu­ba se ha vuel­to más im­por­tan­te que el res­pe­to a las li­ber­ta­des en la is­la. Fren­te a Ve­ne­zue­la, la no in­je­ren­cia en asun­tos in­ter­nos de un país es más im­por­tan­te que ver­lo hun­dir­se en el lo­do de una ti­ra­nía que en­car­ce­la a los opo­si­to­res, ase­si­na es­tu­dian­tes y ar­ma has­ta a los dien­tes a pa­ra­mi­li­ta­res pa­ra ame­dren­tar a la po­bla­ción.

La se­na­do­ra Isabel Allen­de se ha ma­ni­fes­ta­do; el ex pre­si­den­te Pi­ñe­ra tam­bién. Han di­cho lo ob­vio: Chile de­be preo­cu­par­se por la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la, al igual que de­be preo­cu­par­se por la si­tua­ción de Cu­ba o cual­quier lu­gar don­de acon­tez­can vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. El go­bierno chi­leno tie­ne la obli­ga­ción de ma­ni­fes­tar su desacuer­do con es­tas prác­ti­cas. El si­len­cio de la Pre­si­den­te es fran­ca­men­te de­sola­dor y con­tra­dic­to­rio con quien fun­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca y vida per­so­nal en el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos.

El PRO de En­rí­quez-Omi­na­mi fes­ti­na­ba en la em­ba­ja­da ve­ne­zo­la­na en San­tia­go, par­ti­ci­pan­do en la fu­na a una ma­ni­fes­ta­ción de ve­ne­zo­la­nos re­si­den­tes. Iz­quier­da Ciu­da­da­na so­li­da­ri­zó con el go­bierno de Ma­du­ro y el PC lo de­fien­de a ca­pa y es­pa­da. To­dos, so­be­ra­na­men­te em­po­de­ra­dos de su po­si­ción de de­fen­so­res de los DD.HH., de­fien­den a ul­tran­za a vio­la­do­res ac­tua­les.

Si el ge­ne­ral Pi­no­chet hu­bie­ra si­do un dic­ta­dor de iz­quier­da, es­toy se­gu­ro que los mis­mos de­fen­so­res de las dic­ta­du­ras cu­ba­na y ve­ne­zo­la­na de­fen­de­rían has­ta con los dien­tes su le­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.