Lec­cio­nes es­pa­ño­las

La Tercera - - OPINIÓN - Er­nes­to Agui­la

COM­PA­RAR reali­da­des po­lí­ti­cas con­lle­va siem­pre un ries­go, da­da la in­con­men­su­ra­bi­li­dad de ca­da so­cie­dad y cul­tu­ra. Pen­sar a tra­vés de ana­lo­gías ayu­da, pe­ro se de­be con­cluir con cau­te­la. Di­cho es­to, ca­be pre­gun­tar­se qué pue­de de­cir­nos hoy la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la pa­ra en­ten­der nues­tra pro­pia evo­lu­ción po­lí­ti­ca.

Exis­te coin­ci­den­cia en con­si­de­rar que las elec­cio­nes que se ave­ci­nan en Es­pa­ña, y que in­clu­yen co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les, au­to­nó­mi­cos y ge­ne­ra­les, son las más im­por­tan­tes des­de el ini­cio de la tran­si­ción. Se res­pi­ra en el ai­re la sen­sa­ción de fin de ci­clo; de ins­ti­tu­cio­nes y li­de­raz­gos ex­te­nua­dos; de que­re­lla ge­ne­ra­cio­nal; de esa co­rrup­ción sis­té­mi­ca que acom­pa­ña el de­cli­ve de una eta­pa his­tó­ri­ca; de un mo­do de ha­cer las co­sas que ha per­di­do su au­ra y su le­gi­ti­mi­dad.

Aun­que no es po­si­ble en­ten­der la reali­dad es­pa­ño­la ac­tual sin el tras­fon­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca de­ri­va­da de 2008, hay, sin du­da, otros fac­to­res in­ci­dien­do en ella tan­to o más y que hun­den sus raí­ces en una his­to­ria más lar­ga. Iña­ki Ga­bi­lon­do, uno de los pe­rio­dis­tas más lú­ci­dos de Es­pa­ña, si­túa en la mi­tad de los años 80 el mo­men­to en que se em­pie­za a in­cu­bar la ac­tual cri­sis es­pa­ño­la. Es el tiem­po en que se ins­ta­la lo que él de­no­mi­na la “cul­tu­ra del pe­lo­ta­zo”, de la pla­ta fá­cil, del di­ne­ro ob­te­ni­do en el me­nor tiem­po y con el me­nor es­fuer­zo po­si­ble: ha­cer la “pa­sa­da” como fi­lo­so­fía de vida. La es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria y de sue­los -¿sue­na co­no­ci­do?- cons­ti­tu­yó el sec­tor don­de es­ta “cul­tu­ra del pe­lo­ta­zo” bro­tó y se ex­pan­dió con más fuer­za. En una re­la­ción de cau­sa y efec­to se pro­du­jo una pér­di­da de es­pe­sor ideo­ló­gi­co de los par­ti­dos y la po­lí­ti­ca trans­mi­tió la idea de que to­do va­lía un po­co lo mis­mo. “Es­tos son mis prin­ci­pios y si no te gus­tan aquí ten­go es­tos otros” de­jó de ser só­lo una fra­se in­ge­nio­sa. El cí­ni­co o a ve­ces frí­vo­lo in­cum­pli­mien­to pro­gra­má­ti­co de los po­lí­ti­cos se hi­zo la nor­ma.

La “cul­tu­ra del pe­lo­ta­zo” pro­du­jo una suer­te de “co­rro­sión del ca­rác­ter” so­cial. La po­lí­ti­ca, que de­bió ha­ber ge­ne­ra­do una ener­gía en la di­rec­ción opues­ta, se sub­su­mió en la mis­ma ló­gi­ca: la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca de­vino en me­ca­nis­mo de as­cen­so so­cial; el clien­te­lis­mo fue de­gra­dan­do el víncu­lo en­tre lo po­lí­ti­co y lo so­cial; se im­pu­so un prag­ma­tis­mo de vue­lo ra­san­te; se fo­men­tó la des­po­li­ti­za­ción de la so­cie­dad.

Es­pa­ña vi­ve un mo­men­to de ex­pec­ta­ción y de cam­bio. En lo más vi­si­ble to­do in­di­ca que el bi­par­ti­dis­mo -PP y PSOE- da­rá pa­so a una es­truc­tu­ra mul­ti­par­ti­dis­ta. El par­ti­do Po­de­mos dispu­tará fuer­te­men­te el es­pa­cio po­lí­ti­co del PSOE en la iz­quier­da, y la emer­gen­te for­ma­ción Ciu­da­da­nos abri­rá nue­vas con­fi­gu­ra­cio­nes en la de­re­cha; ello su­ma­do al nue­vo ma­pa po­lí­ti­co ca­ta­lán y al iné­di­to avan­ce del in­de­pen­den­tis­mo. Lo nue­vo se abre pa­so por sus mé­ri­tos, pe­ro tam­bién por­que la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes y sus re­pre­sen­tan­tes se en­cuen­tra ba­jo mí­ni­mos. En 2015 Es­pa­ña pue­de dar vuel­ta la pá­gi­na a ca­si cua­ren­ta años de his­to­ria. Una evo­lu­ción po­lí­ti­ca en fa­se re­fun­da­cio­nal que va­le la pe­na no per­der de vis­ta. En 2015 Es­pa­ña pue­de dar vuel­ta la pá­gi­na a ca­si cua­ren­ta años de his­to­ria. Una evo­lu­ción po­lí­ti­ca en fa­se re­fun­da­cio­nal que va­le la pe­na ob­ser­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.