Di­fe­ren­cias in­ter­nas por pro­yec­to de abor­to El pre­si­den­te de la DC ad­vier­te la evi­den­te di­fe­ren­cia en­tre des­pe­na­li­zar y “le­gi­ti­mar la in­ter­ven­ción de un es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud pa­ra abor­tar”.

La Tercera - - OPINIÓN -

UN PRO­YEC­TO pa­ra­le­lo que pre­pa­ran se­na­do­res de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, so­bre des­pe­na­li­za­ción del abor­to en ca­so de vio­la­ción, de­ja una vez más en evi­den­cia las di­fe­ren­cias que ge­ne­ra en el pro­pio ofi­cia­lis­mo la pro­pues­ta del go­bierno pa­ra le­gis­lar so­bre in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo ba­jo tres cau­sa­les de­ter­mi­na­das.

Por una par­te, la ini­cia­ti­va de los par­la­men­ta­rios con­fir­ma que la cau­sal de em­ba­ra­zo por vio­la­ción, con­te­ni­da en el men­sa­je pre­si­den­cial, con­cen­tra el ma­yor de­ba­te en­tre los in­te­gran­tes de la coa­li­ción go­ber­nan­te. Pe­ro eso no es to­do. El con­te­ni­do de su pro­yec­to ha­ce re­fe­ren­cia a un con­tras­te de fon­do, como es la di­fe­ren­cia en­tre “el de­re­cho pa­ra ac­ce­der a la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo”, como sos­tie­ne la pro­pues­ta pre­si­den­cial, y la des­pe­na­li­za­ción del abor­to cuan­do el em­ba­ra­zo es con­se­cuen­cia de una vio­la­ción.

El pre­si­den­te de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, en en­tre­vis­ta con es­te me­dio, pro­fun­di­zó al res­pec­to: “Des­pe­na­li­zar es só­lo im­pe­dir que se apli­que la pe­na (…), pe­ro el pro­yec­to (del Eje­cu­ti­vo), más allá de su nom­bre, le es­tá per­mi­tien­do a la mu­jer abor­tar en el sis­te­ma pú­bli­co y pri­va­do de sa­lud y, por lo tan­to, no es un ma­tiz, sino una di­fe­ren­cia im­por­tan­te”.

Los equi­pos que par­ti­ci­pa­ron en la ela­bo­ra­ción del pro­gra­ma de go­bierno de­bie­ron te­ner en cuen­ta es­te con­tras­te al res­trin­gir su pro­pues­ta só­lo al ám­bi­to de la des­pe­na­li­za­ción, pe­ro las reite­ra­das alu­sio­nes al “de­re­cho de in­te­rrup­ción” o a la “op­ción de in­te­rrup­ción” con­te­ni­das en el men­sa­je pre­si­den­cial al Con­gre­so dan cuen­ta de un cam­bio en el plan­tea­mien­to que se ex­pu­so a la ciu­da­da­nía du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. De he­cho, ni si­quie­ra la re­gla in­di­vi­dual de ob­je- ción de con­cien­cia con­te­ni­da en el pro­yec­to “pue­de ser un obs­tácu­lo in­sal­va­ble pa­ra ac­ce­der a la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo”. Ca­be con­sig­nar, al res­pec­to, la dis­po­si­ción de la mi­nis­tra de Sa­lud, de acuer­do a re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes, pa­ra de­ba­tir no só­lo el re­co­no­ci­mien­to de es­ta ob­je­ción de con­cien­cia pa­ra los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos, sino tam­bién su am­plia­ción a las ins­ti­tu­cio­nes pres­ta­do­ras de sa­lud.

Pe­ro el pro­ble­ma de fon­do se­gui­rá pen­dien­te. Por­que así como el pre­si­den­te de la DC acu­só la fal­ta de una “con­ver­sa­ción al in­te­rior de la Nue­va Ma­yo­ría pa­ra tra­tar de dis­cu­tir cier­tas ideas ma­tri­ces”, no son po­cos los sec­to­res so­cia­les que han ma­ni­fes­ta­do su des­con­cier­to y re­cha­zo al pro­yec­to so­bre in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo ela­bo­ra­do por el go­bierno. El mis­mo ar­gu­men­to al que re­cu­rre el di­ri­gen­te fa­lan­gis­ta (“tra­tán­do­se de un te­ma tan sen­si­ble”, se­ña­ló) pa­ra de­man­dar ma­yor diá­lo­go al res­pec­to, es re­pli­ca­do por ex­per­tos, au­to­ri­da­des, di­ri­gen­tes y re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sas co­mu­ni­da­des so­cia­les y po­lí­ti­cas, que exi­gen un de­ba­te con fun­da­men­tos y ale­ja­do de la ló­gi­ca par­ti­dis­ta.

Los se­na­do­res DC han ad­ver­ti­do una di­fe­ren­cia de fon­do en­tre la des­pe­na­li­za­ción y la in­ten­ción de “le­gi­ti­mar la in­ter­ven­ción de un es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud pa­ra abor­tar, pa­ra in­te­rrum­pir ese em­ba­ra­zo y do­tar­lo de le­gi­ti­mi­dad”, como di­ce su pre­si­den­te, pe­ro sub­sis­ten va­ria­dos as­pec­tos del pro­yec­to que trans­gre­den prin­ci­pios y de­re­chos hoy pro­te­gi­dos in­clu­so a ni­vel cons­ti­tu­cio­nal. Por lo mis­mo, re­sul­ta evi­den­te que el de­ba­te no po­drá que­dar cir­cuns­cri­to a la cau­sal de em­ba­ra­zo como con­se­cuen­cia de una vio­la­ción, in­clu­so por­que la mis­ma in­con­gruen­cia se­ña­la­da por el di­ri­gen­te se re­pli­ca­ría tam­bién en las otras dos cau­sa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.