Con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces

La Tercera - - CORREO - Ma­ría Fer­nan­da Flo­res D. Carlos Pe­ña Hen­rí­quez Jo­sé Mi­guel Ver­ga­ra Cer­da

Se­ñor di­rec­tor: Ha­ce unos días Ci­per pu­bli­có un re­por­ta­je so­bre la de­tec­ción de ins­crip­cio­nes fal­si­fi­ca­das en el Con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces de San­tia­go (CBR). De­jan­do fue­ra la aris­ta pe­nal y ci­vil, nos pa­re­ce que los he­chos ob­je­to de investigación son de la ma­yor gra­ve­dad.

Sea que exis­ta un ac­tuar or­ga­ni­za­do o la ac­ción de una so­la per­so­na, la vul­ne­ra­ción de los asien­tos re­gis­tra­les co­lo­ca en ja­que no só­lo el prin­ci­pio de fe pú­bli­ca, sino que tam­bién vul­ne­ra la con­fian­za de los par­ti­cu­la­res, afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te su per­cep­ción del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma.

¿Ha de­bi­do to­mar an­tes el CBR las me­di­das que ha to­ma­do re­cien­te­men­te, se­gún el re­por­ta­je? ¿Pue­de exi­mir­se de res­pon­sa­bi­li­dad? ¿Cuán­tos ca­sos más po­drían des­cu­brir­se en otros ofi­cios? Vol­ve­mos a una dis­cu­sión re­le­van­te: la re­for­ma al sis­te­ma re­gis­tral in­mo­bi­lia­rio, que de­be­ría es­ta­ble­cer un sis­te­ma de re­glas de atri­bu­ción de res­pon­sa­bi­li­dad más pre­ci­so que el exis­ten­te res­pec­to de los con­ser­va­do­res. Es­te, ade­más, de­bie­se otor­gar a las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción un rol más pro­ta­gó­ni­co, en cuan­to al re­gis­tro de la in­for­ma­ción y su res­pal­do.

La se­gu­ri­dad en el trá­fi­co ju­rí­di­co de bie­nes raí­ces es pri­mor­dial pa­ra una eco­no­mía sa­lu­da­ble, pe­ro lo es tam­bién pa­ra los mi­llo­nes de chi­le­nos que de­po­si­tan su con­fian­za en la le­gi­ti­mi­dad de la ins­crip­ción de sus pro­pie­da­des. men­ta­re­mos la crea­ción de po­los ur­ba­nos de­bi­da­men­te pla­ni­fi­ca­dos y co­nec­ta­dos. Es­to per­mi­ti­rá in­cluir a fa­mi­lias que an­he­lan una vi­vien­da pro­pia, en lu­ga­res don­de exis­ta ex­pec­ta­ti­va de ca­li­dad de vida, en lu­gar de que sean des­ti­na­das a vi­vir en el pa­tio tra­se­ro de las ciu­da­des.

Así como en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio se lo­gra in­ver­tir pen­san­do en el lar­go pla­zo, es­pe­ro que la po­lí­ti­ca de Es­ta­do en ma­te­ria ur­ba­na tam­bién se pla­ni­fi­que pen­san­do en la ciu­dad que que­re­mos pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das, con preo­cu­pa­ción por la in­te­gra­ción de to­dos sus ha­bi­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.