Me­jo­rar las ins­ti­tu­cio­nes

La Tercera - - CORREO - Ro­dri­go La­gos Hir­mas

Se­ñor di­rec­tor: Los he­chos de co­rrup­ción que se vie­nen des­ta­pan­do los úl­ti­mos años, con es­pe­cial ni­ti­dez las úl­ti­mas se­ma­nas, han va­li­da­do los su­pues­tos de una ciu­da­da­nía frus­tra­da pro­duc­to de sis­te­má­ti­cos abu­sos de po­der. In­te­gran­tes de las cla­ses po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca han mos­tra­do el la­do más os­cu­ro de su for­ma de ejer­cer, po­si­cio­nan­do el egoís­mo por so­bre la ho­nes­ti­dad de for­ma tan exi­to­sa que se vuel­ve irre­le­van­te di­fe­ren­ciar en­tre una di­men­sión éti­ca y otra le­gal.

Cuan­do ve­mos al hi­jo de la má­xi­ma au­to­ri­dad po­lí­ti­ca jun­to al em­pre­sa­rio más ri­co de Chile par­ti­ci­pan­do en un ne­go­cio que ca­re­ce de le­gi­ti­mi­dad éti­ca; al ta­sa­dor del si­tio ven­di­do que lue­go es nom­bra­do Se­re­mi de vi­vien­da, o a nu­me­ro­sos em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos de­cla­ran­do en tri­bu­na­les, quie­re de­cir que al­go se es­tá des­com­po­nien­do.

El bru­tal con­tras­te en­tre los va­lo­res que for­ja­ron el Chile li­bre y de­mo­crá­ti­co y el ar­que­ti­po mo­ral que ex­hi­ben cier­tas éli­tes es­tá pro­vo­can­do en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes un con­flic­to de pro­por­cio­nes, fun­da­men­ta­do en la ne­ce­si­dad de com­pen­sa­ción que su ima­gen de mun­do y so­cie­dad les de­man­da. En es­te con­tex­to, cual­quier in­ten­to de re­la­ti­vi­za­ción re­sul­ta­rá es­té­ril.

As­pi­ra­mos a que el di­se­ño de un nue­vo y ro­bus­to mar­co de pro­bi­dad sea un im­pe­ra­ti­vo pa­ra el Po­der Le­gis­la­ti­vo, desean­do que se ape­gue has­ta lo im­po­si­ble al sen­ti­do éti­co co­mún.

Ya pu­si­mos la pri­me­ra pie­dra al pre­sen­tar un pro­yec­to que re­de­fi­ne el fi­nan­cia­mien­to po­lí­ti­co. Per­mi­tá­mo­nos con­ti­nuar cre­yen­do que es­te es un ca­mino, por mien­tras que arre­gla­mos en se­rio la educación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.