“Don­de hay mar­gen éti­co opi­na­ble se exi­ge no so­lo dis­cul­pas, sino ac­cio­nes”

Vi­ce­pre­si­den­te y fun­da­dor de Evó­po­li. Ex mi­nis­tro dis­cre­pa con la UDI res­pec­to a es­pe­rar con­de­nas ju­di­cia­les an­tes de to­mar de­fi­ni­cio­nes in­ter­nas. EXI­GEN­CIA A LA UDI Lí­der de Evó­po­li com­par­te la vi­sión de RN so­bre que la Alian­za com­ple­ta se ve des­pres­tig

La Tercera - - POLÍTICA - Pau­li­na To­ro

Des­de el lu­gar de sus va­ca­cio­nes, el lí­der de Evó­po­li, Lu­ciano Cru­zCo­ke, re­vi­só mi­nu­cio­sa­men­te la de­cla­ra­ción pú­bli­ca que el lu­nes el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del mo­vi­mien­to, Jor­ge Saint-Jean, reali­zó en torno a exi­gir de la UDI un ges­to con­de­na­to­rio ha­cia sus mi­li­tan­tes in­vo­lu­cra­dos en el ca­so Pen­ta. El ex mi­nis­tro no so­lo re­fren­da la ac­ción, sino ade­más, acu­sa que al sec­tor le cos­ta­rá avan­zar sin un cam­bio de es­tra­te­gia. ¿Cree ne­ce­sa­rio que la UDI to­me san­cio­nes res­pec­to de sus mi­li­tan­tes in­vo­lu­cra­dos? Iván Mo­rei­ra por ejem­plo, ¿de­bie­ra sa­lir de la di­rec­ti­va de la UDI? En­tien­do que Mo­rei­ra él mis­mo pu­so a dis­po­si­ción su car­go en la di­rec­ti­va y le fue re­cha­za­do por par­te de la di­rec­ti­va UDI que es­tá es­pe­ran­do que se to­men re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les o se for­ma­li­ce a quie­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos. ¿Cree que de­be ser acep­ta­da su re­nun­cia? Es muy des­agra­da­ble po­ner­lo en tér­mi­nos de per­so­nas in­di­vi­dua­les. Sien­to que hay una res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal en tér­mi­nos de dar se­ña­les pú­bli­cas res­pec­to de las res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas en es­te ti­po de ac­tos. Si bien es cier­to que las res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les son per­so­na­les, las po­lí­ti­cas de­ben ser ins­ti­tu­cio­na­les y ahí uno es­pe­ra­ría cier­tos ges­tos. He­mos si­do muy res­pe­tuo­sos con los tiem­pos que tie­ne la UDI en par­ti­cu­lar. ¿Qué ac­cio­nes con­cre­tas es­pe­ra de la UDI? No es­ta­mos en po­si­ción de ha­cer exi­gen­cias es­pe­cí­fi­cas, pe­ro sí cree­mos que de­be ha­ber cier­tas ac­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les que den se­ña­les que sean co­rrec­tas pa­ra la ciu­da­da­nía pa­ra no arras­trar con ac­cio­nes in­di­vi­dua­les a to­da una coa­li­ción que quie­re con­for­mar­se res­pec­to de una ofer­ta de fu­tu­ro. Te­ne­mos que ser cla­ros en que las ma­las prác­ti­cas en po­lí­ti­ca tie­ne que ser con­de­na­das. Y esa con­de­na no de­be pro­du­cir­se ex­clu­si­va­men­te por los fa­llos del po­der ju­di­cial o los pro­ce­sa­mien­tos, sino tam­bién las ins­ti­tu- “Uno es­pe­ra­ría cier­tos ges­tos. He­mos si­do muy res­pe­tuo­sos con los tiem­pos que tie­ne la UDI en par­ti­cu­lar”. “Tie­nen que en­ten­der que ese ac­to de leal­tad, arras­tra con­si­go no so­lo a su par­ti­do al des­pres­ti­gio más gran­de, sino a quie­nes quie­ren for­mar una coa­li­ción”. cio­nes. Pe­ro no le voy a dar a la UDI re­ce­tas es­pe­cí­fi­cas. ¿No es su­fi­cien­te en­ton­ces ha­ber pe­di­do per­dón? Es co­rrec­to que ha­yan pe­di­do per­dón, pe­ro hay cier­tos mí­ni­mos es­pe­ra­bles, por­que se ha re­co­no­ci­do ex­pre­sa­men­te que no se ha ac­tua­do con ape­go a la ley. Pe­ro don­de hay un mar­gen éti­co opi­na­ble, se exi­ge no so­lo dis­cul­pas sino cier­tas ac­cio­nes que la re­fren­den. Hoy la ciu­da­da­nía es­tá exi­gien­do cier­tas se­ña­les cla­ras. No po­de­mos, en el es- ta­do de de­te­rio­ro éti­co que es­tá la po­lí­ti­ca, dar se­ña­les que pue­dan pa­re­cer a me­dias tin­tas. ¿La di­rec­ti­va UDI ha da­do se­ña­les a me­dias tin­tas? Yo en­tien­do que los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos in­vo­lu­cra­dos quie­ran, en un ac­to de leal­tad, de­fen­der a los pro­pios. Pe­ro tam­bién tie­nen que en­ten­der que ese ac­to de leal­tad, muy hu­mano, arras­tra con­si­go no so­la­men­te al pro­pio par­ti­do al des­pres­ti­gio más gran­de, sino a los miem­bros con quie­nes se quie­re for­mar una coa­li­ción. Hay que dar una se­ñal muy cla­ra y con­ci­sa pa­ra que la ciu­da­da­nía en­tien­da que aquí no hay in­ten­to por ti­rar una cor­ti­na de hu­mo. No nos equi­vo­que­mos en en­ten­der que una co­sa es el ges­to her­ma­na­ble de un par­ti­do con sus miem­bros caí­dos en des­gra­cia, y otra es que sea ne­ce­sa­rio ha­cer ges­tos do­lo­ro­sos, pe­ro que per­mi­tan que el sec­tor sal­ga ha­cia ade­lan­te. Que el PS pa­se al TS a sus mi­li­tan­tes in­da­ga­dos en ca­so Ca­val, ¿em­pla­za a la UDI a ha­cer lo mis­mo? Quie­ro ver qué tan cier­to re­sul­ta to­do eso. Una co­sa es lo que se anun­cia -y An­dra­de es una per­so­na ex­tre­ma­da­men­te lo­cuaz-, y otra co­sa es lo que se ha­ce. Pe­ro evi­den­te­men­te si se de­be es­pe­rar a los pro­ce­sa­mien­tos ju­di­cia­les, an­tes de eso se de­ben dar cier­tos ges­tos pa­ra que no ha­ya du­das. La re­nun­cia de Sebastián Dá­va­los, ¿pre­sio­na a la UDI res­pec­to a Pen­ta? Es que per­dón, pa­ra mí, no hay mues­tra al­gu­na de mo­ral po­lí­ti­ca en es­te asun­to Dá­va­los-Ba­che­let. A Dá­va­los lo hi­zo re­nun­ciar la opi­nión pú­bli­ca que en­con­tró que es­to era un ade­fe­sio. Que un fa­mi­liar de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca se en­ri­quez­ca por in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da con mi­llo­nes de pe­sos cuan­do se ha­bla de igual­dad, no pue­de ser ejem­plo pa­ra na­die. Lo que no­so­tros es­ta­mos ha­cien­do, y en­tien­do que es tam­bién una pos­tu­ra de RN, es que, a quie­nes co­rres­pon­da -y no se­ña­lo par­ti­cu­lar­men­te a la UDI aun­que ob­via­men­te tie­ne per­so­nas in­vo­lu­cra­das-, en es­te ca­so, en el ca­so Pen­ta, en la aris­ta de SQM, se den se­ña­les cla­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.