SU­DA­ME­RI­CA FREN­TE AL CA­SO LE­DEZ­MA

La Tercera - - MUNDO -

Mien­tras EE.UU. ha ma­ni­fes­ta­do su “pro­fun­da preo­cu­pa­ción” por la de­ten­ción del al­cal­de de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma, y la Unión Eu­ro­pea ha ca­li­fi­ca­do es­ta úl­ti­ma em­bes­ti­da del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro con­tra la opo­si­ción como “un mo­ti­vo de alar­ma”, el ca­so prác­ti­ca­men­te no ha te­ni­do eco en los go­bier­nos sud­ame­ri­ca­nos. Mu­chos han op­ta­do por el “si­len­cio”, pe­se a que sus opo­si­to­res les han re­pro­cha­do que ca­llen an­te lo que ocu­rre en Ve­ne­zue­la.

En un tono pre­ca­vi­do, el Pre­si­den­te de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel Santos, di­jo en­ton­ces que es­pe­ra que “se res­pe­ten to­das las ga­ran­tías pa­ra un de­bi­do pro­ce­so” de Le­dez­ma (cu­ya de­fen­sa ape­ló ayer an­te la jus­ti­cia por su en­car­ce­la­mien­to), aun­que ase­gu­ró que se en­cuen­tra con­sul­tan­do opi­nio­nes con otros ocho co­le­gas de la re­gión “pa­ra ayu­dar a que los ve­ne­zo­la­nos en­cuen­tren una so­lu­ción que a to­dos con­ven­ga”.

En de­cla­ra­cio­nes a la Deuts­che We­lle, el ex di­rec­tor de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos de la Cá­ma­ra Colombo-Ve­ne­zo­la­na, Ro­ber­to Ca­ja­mar­ca Gómez, ex­pli­có que Bo­go­tá “no quie­re apre­su­rar­se a emi­tir nin­gún jui­cio y es­tá es­pe­ran­do la de­ci­sión de los mis­mos elec­to­res ve­ne­zo­la­nos es­te año”, en alu­sión a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas que de­be­rían rea­li­zar­se es­te se­gun­do se­mes­tre. Sin em­bar­go, el pre­si­den­te del Con­gre­so de Co­lom­bia, Jo­sé David Na­me, del opo­si­tor del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, pi­dió a la OEA con­vo­car una reunión ur­gen­te de can­ci­lle­res.

Tam­bién con pre­cau­ción, el Eje­cu­ti­vo de Chile, a tra­vés de su por­ta­voz Al­va­ro Eli­zal­de, evi­tó juz­gar la de­ten­ción de Le­dez­ma, pe­ro sí di­jo que “exis­te preo­cu­pa­ción por que

Cel cua­dro de po­la­ri­za­ción en Ve­ne­zue­la se trans­for­me en un obs­tácu­lo sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra el diá­lo­go en­tre el go­bierno y la opo­si­ción pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de­mo­crá­ti­co”. En cam­bio, el ex pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra til­dó de “bru­tal” la de­ten­ción de Le­dez­ma y con­si­de­ró que “de­be ser re­pu­dia­da por to­dos los de­mó­cra­tas, in­clu­yen­do REO QUE hay tres ra­zo­nes fun­da­men­ta­les por las cua­les el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ha de­ci­di­do ra­di­ca­li­zar su po­si­ción fren­te a sus ad­ver­sa­rios y apre­sar y ame­na­zar a al­gu­nos ac­to­res cla­ves de la opo­si­ción, em­pe­zan­do por el al­cal­de de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma.

1. La sen­si­bi­li­dad so­cial vs. el mie­do. La pri­me­ra ra­zón es que, en me­dio de una cri­sis eco­nó­mi­ca de gran mag­ni­tud que só­lo apun­ta a em­peo­rar du­ran­te los pró­xi­mos me­ses, es pre­de­ci­ble que la sen­si­bi­li­dad so­cial au­men­te. Eso se con­vier­te en un cal­do de cul­ti­vo pe­li­gro­so, don­de po­drían ger­mi­nar ac­cio­nes po­lí­ti­cas ries­go­sas pa­ra el go­bierno.

En un am­bien­te así, pa­ra el go­bierno no só­lo re­sul­tan pe­li­gro­sas las ac­cio­nes ra­di­ca­les que (de­li­be- go­bier­nos”.

Lue­go de que la Pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff de­cli­na­ra, en un primer mo­men­to, ha­cer co­men­ta­rios so­bre “cues­tio­nes in­ter­nas” de otro país, la Can­ci­lle­ría brasileña ex­pre­só su “gran preo­cu­pa­ción” por la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la y se ofre­ció a co­la­bo­rar por el res­ta­ble­ci­mien­to del diá­lo­go po­lí­ti­co “am­plio y cons­truc­ti- ra­da­men­te) po­drían bus­car al­gu­nos seg­men­tos po­lí­ti­cos pa­ra des­es­ta­bi­li­zar­lo, sino que ade­más son ries­go­sas las pro­tes­tas pa­cí­fi­cas, le­ga­les y cons­ti­tu­cio­na­les, que bus­can pre­sio­nar los cam­bios y las rec­ti­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra co­rre­gir la cri­sis.

En es­te mar­co, el go­bierno de­ci­de mi­ni­mi­zar­las to­das, sin dis­tin­ción. Y pa­ra eso es­co­ge una ru­ta clá­si­ca de ge­ne­ra­ción de mie­do.

2. No ha­ble­mos de la cri­sis. El se­gun­do ob­je­ti­vo es to­da­vía más prag­má­ti­co. Te­nien­do un de­te­rio­ro eco­nó­mi­co evi­den­te que afec­ta la vida co­ti­dia­na de la po­bla­ción, al go­bierno no le con­vie­ne un de­ba­te per­ma­nen­te so­bre esa cri­sis.

Así que la es­tra­te­gia ob­via es mo­ver el de­ba­te na­cio­nal al plano po­lí­ti­co: que na­die ha­ble de in­fla­ción ni de es­ca­sez, sino en­fras­ca­dos en si lo que es­ta­mos vi­vien­do vo”. Más ca­te­gó­ri­co, el Par­ti­do de la So­cial De­mo­cra­cia Brasileña, prin­ci­pal fuer­za opo­si­to­ra, cri­ti­có el si­len­cio de los go­bier­nos del Mer­co­sur. “Con in­dig­na­ción y cre­cien­te preo­cu­pa­ción asis­ti­mos a la es­ca­la­da de vio­len­cia prac­ti­ca­da por el go­bierno de Ve­ne­zue­la con­tra aque­llos que di­ver­gen de­mo­crá­ti­ca­men­te del ré­gi­men de Ma­du­ro”, ma­ni­fes­tó la co­lec­ti­vi­dad.

Si­mi­lar ha si­do la reac­ción de la opo­si­ción uruguaya, que pi­dió al go­bierno de Jo­sé Mu­ji­ca “un plan­teo fir­me” en el Mer­co­sur y en otros fo­ros an­te la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la. Sin em­bar­go, el go­ber­nan­te Fren­te Am­plio re­cha­zó “los in­ten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción” y “la es un cru­ce de fron­te­ra que ubi­ca al go­bierno en una nue­va di­men­sión de au­to­cra­cia o si no es más que una ac­ción de­fen­si­va fren­te a gru­pos gol­pis­tas que in­ten­tan sa­car­lo del po­der.

La clave es en­ten­der que en ese de­ba­te po­lí­ti­co el go­bierno tie­ne mu­cho más mar­gen de ma­nio­bra que en el de­ba­te eco­nó­mi­co, que tie­ne cla­ra­men­te per­di­do.

3. Au­men­tar la abs­ten­ción. La es­pe­ran­za de los gru­pos opo­si­to­res que son más es­cép­ti­cos so­bre las po­si­bi­li­da­des de las ru­tas elec­to­ra­les po­dría mi­ni­mi­zar­se al in­je­ren­cia ex­ter­na” en Ve­ne­zue­la a pro­pó­si­to de la de­ten­ción de Le­dez­ma.

Mien­tras en Ar­gen­ti­na el dia­rio Cla­rín des­ta­có el “es­tric­to si­len­cio” de la Ca­sa Ro­sa­da fren­te al ca­so, en Pe­rú el go­bierno de Ollan­ta Hu­ma­la se li­mi­tó a de­cir que “pro­mo­ve­rá vías de so­lu­ción por el diá­lo­go”.

Ci­ta­do por el dia­rio es­pa­ñol El País, Mi­chael Shif­ter, pre­si­den­te de Diá­lo­go In­te­ra­me­ri­cano, se­ña­ló que “los go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos tie­nen la sen­sa­ción de que Ma­du­ro no es sus­cep­ti­ble a pre­sio­nes ex­ter­nas”. “Pe­ro eso no es ex­cu­sa pa­ra no adop­tar una pos­tu­ra pú­bli­ca de­ci­di­da”, en­fa­ti­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.