Dos fe­chas pa­ra Sua­zo y Vec­chio

La Tercera - - DEPORTES - I. Leal

no le ayu­da pa­ra na­da. Por lo me­nos, ten­drá la opor­tu­ni­dad de se­guir po­nién­do­se a pun­to an­te In­de­pen­dien­te de San­ta Fe, ma­ña­na, por la Co­pa Li­ber­ta­do­res.

Sin em­bar­go, los pro­ble­mas del ar­ti­lle­ro no son ex­clu­si­va­men­te fut­bo­lís­ti­cos. Sus asun­tos fa­mi­lia­res si­guen sien­do de­li­ca­dos y en Pe­dre­ros creen que es­to pue­da es­tar afec­tan­do la con­cen­tra­ción del ata­can­te. Al igual que la an­sie­dad por que­rer des­ta­par­se y aca­llar las crí­ti­cas que han sur­gi­do en torno a su desem­pe­ño.

Quien lo co­no­ce bien es el psi­có­lo­go de­por­ti­vo En­ri­que Agua­yo: “De ni­ño, en la UC; y de gran­de, en la se­lec­ción chi­le­na de Ju­ve­nal Ol­mos”, de­ta­lla. Pa­ra el pro­fe­sio­nal, la tar­je­ta ro­ja que re­ci­bió Sua­zo an­te Pa­les­tino res­pon­de a una reac­ción nor­mal y no pro­duc­to de la pre­sión. “Hum­ber­to es un de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to. To­dos es­pe­ran que él bri­lle y aun­que aún no lo lo­gra, pue­de car­gar con esa in­men­sa pre­sión y se­guir ju­gan­do. Es­tá en­tre­na­do men­tal­men­te pa­ra eso”, sos­tie­ne.

Agua­yo sus­ten­ta su pos­tu­ra dan­do como ejem­plo la evo­lu­ción del ju­ga­dor: “Re­cuer­do que cuan­do ni­ño, Sua­zo se iba de las in­fe­rio­res de la UC por dos o tres me­ses y lue­go vol­vía a en­tre­nar a San Carlos. Lo que le gus­ta­ba era ju­gar, pe­ro en­tre­nar una ju­ga­da una y otra vez no le ha­cía na­da de gra­cia”.

El psi­có­lo­go agre­ga que “te­nía la ten­den­cia de ir­se en si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas; le to­có vi­vir co­sas di­fí­ci­les: la muer­te del pa­pá, vi­vir so­lo en San­tia­go... En aquel ca­so po­dría­mos ha­blar de in­ma­du­rez. Sin em­bar­go, ha evo­lu­cio­na­do y ha sa­bi­do con­tro­lar sus im­pul­sos. Su­pe que ha­bía cam­bia­do cuan­do fue ci­ta­do una vez por Ol­mos, no ju­gó pe­ro no se hi­zo pro­ble­ma”, re­ve­la.

Ma­ña­na, Chu­pe­te tie­ne otra chan­ce de de­mos­trar que aún si­gue vi­gen­te. Mien­tras el plan­tel de Co­lo Co­lo alis­ta­ba en Co­lom­bia el cho­que an­te In­de­pen­dien­te de San­ta Fe, el Tri­bu­nal de Dis­ci­pli­na de la ANFP anun­ció el cas­ti­go pa­ra Hum­ber­to Sua­zo y Emi­li­ano Vec­chio, ex­pul­sa­dos an­te Pa­les­tino.

Am­bos ju­ga­do­res re­ci­bie­ron dos fe­chas de sus­pen­sión y que­da­ron ex­cui­dos de los due­los an­te Ñu­blen­se y la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, vá­li­dos por la nov e na y d é c i ma j o r na­da, res­pec­ti­va­men­te.

La bue­na no­ti­cia pa­ra Héctor Ta­pia es que am­bos re­apa­re­ce­rán jus­to pa­ra en­fren­tar a la Uni­ver­si­dad de Chile el 14 de mar­zo en el Es­ta­dio Na­cio­nal.

Los co­lo­co­li­nos fue­ron s a nci o na­dos pe s e a q ue Sua­zo le ha­bía pe­di­do dis­cul­pas al ár­bi­tro Ro­ber­to To­bar y ase­gu­ró que to­do se ha­bía de­bi­do a un ma­len­ten­di­do. Vec­chio, en tan­to, se de­fen­dió di­cien­do que no era un ju­ga­dor vio­len­to y res­pon­sa­bi­li­zó a Die­go Ro­sen­de, de Pa­les­tino. “Fue una ju­ga­da rá­pi­da, un se­gun­do que uno tie­ne pa­ra de­ci­dir y no de­ci­dí bien. Pe­ro fue muy gro­se­ra la fal­ta de él tam­bién. Soy un ju- ga­dor que ge­ne­ral­men­te de­ci­de bien en esas ac­cio­nes, pe­ro no lo de­ci­dí bien y me cos­tó la ex­pul­sión. No soy un ju­ga­dor vio­len­to”, se­ña­ló en Coope­ra­ti­va.

Por su par­te, el Tri­bu­nal afir­mó que aún es­tán re­vi­san­do los an­te­ce­den­tes pa­ra d e t e r mi n a r una po­si­ble san­ción pa­ra los hin­chas de la Uni­ver­si­dad de Chile de­bi­do a su c o mport a mi e n t o an­te Unión Es­pa­ño­la y Eme­lec. “Hu­bo un acuer­do, se eva­luó y se en­via­rá el fa­llo por es­cri­to”, se­ña­ló Carlos Labbé, se­cre­ta­rio su­plen­te del or­ga­nis­mo.

FO­TO: AGENCIAUNO/AR­CHI­VO

Sua­zo de­fien­de el ba­lón an­te la mar­ca de Do­ni­ze­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.