Por­ta­voz He­rre­ra

Johnny aho­ra ha­bla siem­pre, en las bue­nas y en las ma­las, pa­ra cal­mar o pa­ra in­cen­diar. Tras el en­con­tro­na­zo ver­bal con Vec­chio, Sa­bino Aguad pi­dió al 25 no caer más en dispu­tas.

La Tercera - - DEPORTES - Ma­tías Par­ker Cas­tro

De las de­cla­ra­cio­nes se­lec­ti­vas e in­tere­sa­das a ejer­cer de por­ta­voz de la U, a aso­mar fren­te a los mi­cró­fo­nos en las bue­nas y en las ma­las. Por de­ci­sión pro­pia o tal vez em­pu­ja­da des­de arri­ba, el ca­so es que Johnny le po­ne es­te año la pa­la­bra a to­do lo que acon­te­ce en el equi­po. A me­nu­do pa­ra in­cen­diar. Un nue­vo rol del ar­que­ro re­fe­ren­te.

El nom­bre de Johnny He­rre­ra ins­pi­ra res­pe­to en to­do lo que in­vo­lu­cra a Uni­ver­si­dad de Chile. Di­ri­gen­tes, fut­bo­lis­tas e hin­chas lo ven como un re­fe­ren­te. Su pa­la­bra es res­pe­ta­da en el ca­ma­rín. Los ju­ga­do­res con me­nos ex­pe­rien­cia lo es­cu­chan y sa­ben que su tra­yec­to­ria pue­de re­sul­tar clave pa­ra re­sol­ver mo­men­tos de ten­sión. Carlos He­ller, pre­si­den­te de Azul Azul, tam­bién lo con­si­de­ra una brú­ju­la, le en­can­ta­ría que si­guie­se en el club tam­bién tras la re­ti­ra­da. “He­rre­ra de­be se­guir por siem­pre en la U. Aun­que como ju­ga­dor tie­ne mu­chos años to­da­vía”.

Pe­ro no to­do lo que ro­dea a He­rre­ra de­ja bue­nos di­vi­den­dos. Su con­flic­ti­va per­so­na­li­dad ha ge­ne­ra­do más de un pro­ble­ma y, sus pa­la­bras, ge­ne­ral­men­te, sa­can ron­chas. El úl­ti­mo epi­so­dio lo vi­vió con Emi­li­ano Vec­chio, ju­ga­dor de Co­lo Co­lo, con quien se en­fren­tó me­dian­te las re­des so­cia­les.

La pe­lea con el ju­ga­dor del Ca­ci­que no ca­yó bien en la di­rec­ti­va de Azul Azul. Sa­bino Aguad, di­rec­tor de­por­ti­vo del club, con­ver­só con el por­te­ro pa­ra que se cui­da­ra en sus de­cla­ra­cio­nes y evi­ta­ra en­trar en po­lé­mi­cas. “Sa­bino ha­bló con Johnny por pe­ti­ción del di­rec­to­rio. Que­re­mos que si­ga pa­ra siem­pre en el club, pe­ro de­be te­ner más cui­da­do con lo que di­ce. Mu­chos ni­ños lo tie­nen de ejem­plo”, se­ña­la un miem­bro de la cú­pu­la. La res­pues­ta del 25 fue po­si­ti­va. Se com­pro­me­tió a no reac­cio­nar an­te pro­vo­ca­cio­nes.

La con­ver­sa­ción, du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas, tu­vo un efec­to po­si­ti­vo. Pe­se a que pú­bli­ca­men­te ha ma­ni­fes­ta­do que no le gus­ta ha­blar con los me­dios, fue uno de los po­cos ju­ga­do­res que ha­bló en el com­pli­ca­do ini­cio de la U. “Johnny es es­pe­cial. Pre­fie­re ha­blar cuan­do las co­sas es­tán mal. Es el ju­ga­dor que le gus­ta en­fren­tar las crí­ti­cas y po­ner el pe­cho a las ba­las, por sus com­pa­ñe­ros”, di­ce un cer­cano.

Sin em­bar­go, en la vic­to­ria an­te Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, vol­vió a per­der el con­trol. Co­no­cien­do el cas­ti­go que re­ci­bió Ju­lio Barroso en Co­lo Co­lo por cues­tio­nar el ar­bi­tra­je, de igual ma- ne­ra lan­zó du­ras crí­ti­cas a los en­car­ga­dos de im­par­tir jus­ti­cia. “Ni ha­blar del ár­bi­tro... Ju­gar 45 y 50 con uno me­nos (en alu­sión a Be­ne­gas an­te Hua­chi­pa­to), aho­ra des­pués una ama­ri­lla in­me­re­ci­da, fue Gon­za­lo (Es­pi­no­za) a la pe­lo­ta... qui­zás es­tán sien­do muy quis­qui­llo­sos con no­so­tros”, di­jo el an­go­lino, en zo­na mix­ta del Es­ta­dio Cap.

Los di­chos de Johnny He­rre­ra vol­vie­ron a cau­sar re­vue­lo. Ni si­quie­ra las pa­la­bras de Sa­bino Aguad log r a r on c ontr ol a r l o. El ar­que­ro azul lle­va la po­lé­mi­ca en su san­gre.

FO­TO:AGENCIAUNIA/AR­CHI­VO

Leo­nar­do Valencia su­pera Cé­sar Me­li, de Bo­ca Ju­niors.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.