Com­pe­ten­cia de Vi­ña no des­pe­ga pe­se a los cam­bios

El apar­ta­do in­ter­na­cio­nal en­fren­ta crí­ti­cas, ma­la eva­lua­ción y ba­jo ra­ting. au­to­res e in­tér­pre­tes de ma­yor pe­so, pe­ro el seg­men­to si­gue en plano se­cun­da­rio.

La Tercera - - SOCIEDAD - An­drés del Real Pablo Mo­ra­les

SA­de­más de las nue­vas pan­ta­llas LED a los cos­ta­dos del es­ce­na­rio, otra de las prin­ci­pa­les apues­tas de los or­ga­ni­za­do­res pa­ra es­te Fes­ti­val ha si­do un nue­vo re­im­pul­so de las com­pe­ten­cias, en es­pe­cial la in­ter­na­cio­nal. Des­de que Chi­le­vi­sión se hi­zo car­go del cer­ta­men, ha apos­ta­do fuer­te por la re­no­va­ción de es­te apar­ta­do, que du­ran­te dé­ca­das car­gó con el es­tig­ma de ser un “con­vi­da­do de pie­dra”. Y aun­que en es­ta oca­sión hu­bo es­pe­cial preo­cu­pa­ción en la se­lec­ción de au­to­res e in­tér­pre­tes, ade­más de la pues­ta en es­ce­na, es­to no pa­re­ce ha­ber traí­do cam­bios sus­tan­ti­vos.

Al me­nos du­ran­te las dos pri­me­ras jor­na­das de Vi­ña 2015, el ho­ra­rio des­ti­na­do a las com­pe­ten­cias vol­vió a es­tar le­jos de la es­te­la­ri­dad: el lu­nes co­men­zó a las 01:00 ho­ras, y el domingo cer­ca de las 01:30, tras las ac­tua­cio­nes de Luis Fon­si y Di­na­mi­ta Show.

Ade­más, y como ha si­do ha­bi­tual en los úl­ti­mos años, el ra­ting del ca­nal ha des­cen­di­do ca­si a la mi­tad tras el fin de los dos pri­me­ros shows y el ini­cio de las com­pe­ten­cias. La pri­me­ra no­che la in­ter­na­cio­nal mar­có IEM­PRE cues­ta ci­tar in­me­dia­ta­men­te un éxi­to arre­ba­ta­dor, un himno del can­cio­ne­ro en es­pa­ñol que le iden­ti­fi­que por siem­pre, como sí se pue­de ha­cer con Luis Mi­guel, Juan Ga­briel, y tan­tos com­pa­trio­tas su­yos as­tros del pop ro­mán­ti­co, in­clu­so con el dis­per­so Cristian Cas­tro. La ra­zón es sim­ple: Ale­jan­dro Fernández no es una fi­gu­ra im­pres­cin­di­ble del aba­ni­co me­xi­cano de la can­ción, sino que un pro­me­dio, la su­ma­to­ria de lu­ga­res co­mu­nes de la fi­gu­ra del ba­la­dis­ta la­tino -ese as­pec­to de ru­fián mi­llo­na­rio de te­le­se­rie que pro­yec­ta-, con al­gu­nos ba- 22,7 pun­tos de ra­ting y la fol­cló­ri­ca 18,8, mien­tras que el lu­nes el pro­me­dio de ca­da una fue de 25,4 y 18,2 uni­da­des, se­gún da­tos de CHV.

Cifras muy le­ja­nas a las que han mar­ca­do los hu­mo­ris­tas, los más vis­tos de ca­da jor­na­da y quie­nes an­te­ce­den a las com­pe­ten­cias, cu­yos 39 (Cen­te­lla) y 41,2 pun­tos (Di­na­mi­ta Show) no han po­di­do ser sos­te­ni­dos por los par­ti­ci­pan­tes.

La apues­ta por ar­tis­tas de cier­to re­co­rri­do en el apar­ta­do in­ter­na­cio­nal, como la ca­na­dien­se Lo­ri Nuic o un te­ma fir­ma­do por Fran­co Si­mo­ne (pa­ra Ita­lia), tam­po­co ha cam­bia­do de­ma­sia­do el pa­no­ra­ma, y no han lo­gra­do pun­ta­jes des­ta­ca­dos por par­te del ju­ra­do. Peor le ha ido al ex To­to Bobby Kim­ball, re­pre­sen­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos, quien lo­gró una de las eva­lua­cio­nes más ba­jas has­ta aho­ra con una ac­tua­ción errá­ti­ca y sin el tim­bre vo­cal de sus me­jo­res días. “Lo que ha­ce di­fe­ren­te a Vi­ña son las com­pe­ten­cias. Si no, se­ría un con­cier­to”. ches in­sos­la­ya­bles. Su ma­yor obs­tácu­lo, la voz. “El po­tri­llo” es un buen can­tan­te pe­ro en nin­gún ca­so des­co­lla al ni­vel de los gran­des. Afi­na co­rrec­ta­men­te, pe­ro su cau­dal tien­de a per­der­se en los to­nos me­dios, al pun­to que cues­ta com­pren­der su mo­du­la­ción pa­ra le­tras que des­cri­ben el amor en­tre hom­bre y mu­jer con la pro­fun­di­dad de un cu­le­brón de me­dia tar­de.

Si el re­gis­tro le­jos de la ex­cep­ción es uno de los mo­ti­vos de su mar­ca in­sí­pi­da, el es­pec­tácu­lo que ofre­ce tam­po­co es­ca­pa de los már­ge­nes de lo co­rrec­to. Es cier­to que una gran ban­da le

Pe­se a to­do, el pre­si­den­te del ju­ra­do de Vi­ña 2015, Pe­dro Az­nar, des­ta­ca que el even­to si­gue sien­do un se­mi­lle­ro de nuevos au­to­res y que es “fiel a su pro­pia esen­cia” de Fes­ti­val de la Can­ción. “Hoy es un show muy pen­sa­do ha­cia la te­le­vi­sión, con sus pros y con­tras, por­que hay al­go que de­be do­ble­gar­se a la ne­ce­si­dad de ma­si­vi­dad”, apun­ta.

Una opi­nión si­mi­lar a la de Pablo Mo­ra­les, di­rec­tor ge­ne­ral del cer­ta­men, quien in­di­ca que “lo que ha­ce re­le­van­te al Fes­ti­val de Vi­ña, o lo que lo ha­ce di­fe­ren­te, son las com­pe­ten­cias. Si no, se­ría un con­cier­to. De ahí han sa­li­do te­mas y ar­tis­tas re­le­van­tes y he­mos que­ri­do pro­fun­di­zar eso”.

Nano Stern, tam­bién miem­bro del ju­ra­do, ve al­go anacró­ni­co en el es­pí­ri­tu de las com­pe­ten­cias: “Yo no soy de los que creen que la mú­si­ca sea un ám­bi­to en el que se com­pi­te. La mú­si­ca es pa­ra en­cuen­tros, fue la no­ta que re­ci­bió la chi­le­na Eli­za­beth Mo­rris en su de­but en la com­pe­ten­cia fol­cló­ri­ca. Es la úni­ca no­ta so­bre seis. acom­pa­ña, de he­cho, la me­jor has­ta el mo­men­to en es­te ca­pí­tu­lo de Vi­ña, com­pa­ra­da con los mú­si­cos de Fon­si y Ar­jo­na. Pe­ro no es mu­cho más cuan­to acon­te­ce en es­ce­na. Hu­bo po­cos vi­deos de apo­yo y así el gran es­ce­na­rio del Fes­ti­val pa­só a se­gun­do plano, como una he­rra­mien­ta de la que no se sa­be sa­car pro­ve­cho. Ade­más, su nú­me­ro des­car­ta los apo­yos co­reo­grá­fi­cos, al me­nos cuan­do se vuelca ha­cia su mi­tad pop. So­lo sus co­ris­tas se mo­vie­ron un po­co, mien­tras sus ar­mo­nías re­sul­ta­ban ca­si inau­di­bles en la Quin­ta Ver­ga­ra.

El re­per­to­rio, ba­sa­do al me­nos pa­ra ce­le­brar las di­fe­ren­cias. Pe­ro por otro la­do res­ca­to el es­fuer­zo gran­de de la pro­duc­ción por su­bir­le el pe­lo a la com­pe­ten­cia, en es­pe­cial la fol­cló­ri­ca, que es­tá muy lin­da”.

Y es que es­te úl­ti­mo apar­ta­do pa­re­ce al­go más le­jano a las crí­ti­cas, “y siem­pre re­sul­ta más atrac­ti­va por­que pa­re­cie­ra me­nos for­mu­la­da”, di­ce Mar­ce­lo Con­te­ras, crí­ti­co de mú­si­ca de La Ter­ce­ra. Se­gún él, el even­to en­fren­ta di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de traer gran­des nom­bres a la sec­ción in­ter­na­cio­nal, ya que “la li­ga de es­tos can­tan­tes es la de gen­te que se es­tá tra­tan­do de abrir pa­so y lo­grar po­pu­la­ri­dad a tra­vés de otros me­ca­nis­mos”.

La re­pre­sen­tan­te de Chile en la com­pe­ten­cia fol­cló­ri­ca, Eli­za­beth Mo­rris, es quien has­ta aho­ra os­ten­ta la me­jor eva­lua­ción de las dos com­pe­ten­cias (6,2 pun­tos). La in­tér­pre­te y au­to­ra de La me­ji­ca­na cree que el ni­vel de la ca­te­go­ría -en la que triun­fó en 2006- ha me­jo­ra­do. “Es abis­man­te el cam­bio. La vez an­te­rior no ha­bía buen tra­to de par­te de la pro­duc­ción, te sen­tías como un es­tor­bo. Aho­ra hay ma­yor con­fian­za de que vas a so­nar bien, hay más res­pe­to y se no­ta mu­cho tra­ba­jo”, in­di­có. du­ran­te la pri­me­ra ho­ra en el dis­co de ver­sio­nes Con­fi­den­cias (2013), tam­po­co ayu­dó a es­tam­par su pro­pio se­llo en Vi­ña en una no­che con ca­rác­ter de re­van­cha, tras su de­ser­ción del Fes­ti­val del año pa­sa­do. En­trar con un éxi­to ajeno, aun­que sea el clá­si­co Cón­ca­vo y con­ve­xo de Ro­ber­to Carlos, re­ve­la que en el re­per­to­rio de Ale­jan­dro Fernández no abun­da el ma­te­rial ca­paz de po­ner al pú­bli­co en el bol­si­llo a la pri­me­ra. Su no­che se­rá a lo su­mo me­mo­ra­ble por su exa­brup­to sin que­rer que­rien­do, cuan­do ha­bló de aco­mo­dar­se “el pa­que­te”. El res­to, un show di­fí­cil de re­cor­dar.

El ex To­to Bobby Kim­ball re­ci­bió un pro­me­dio ba­jo: 4,3.

Lo­ri Nuic, re­pre­sen­tan­te de Ca­na­dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.