AR­JO­NA Y LA HO­RA DE LA POE­SIA

La Tercera - - SOCIEDAD - Al­va­ro Bi­sa­ma

ES FÁ­CIL pe­gar­le a Ri­car­do Ar­jo­na. Es al­to, gua­po, la­tino, mi­llo­na­rio y los te­mas que lo hi­cie­ron fa­mo­so son de tal mi­se­ria es­té­ti­ca que uno se pre­gun­ta si no se tra­ta de bro­mas de al­can­ce glo­bal. Pe­ro es­tá ahí y el es­ce­na­rio de su show es una es­ta­ción de tre­nes don­de se pa­sea como un tu­ris­ta de sus pro­pias can­cio­nes, las que in­ter­pre­ta como si fue­sen ca­pí­tu­los de un cu­le­brón don­de es úni­co ac­tor y pro­ta­go­nis­ta. Ahí, tie­ne ejér­ci­tos de fans y pue­de dar­se el lu­jo de dis­po­ner del Fes­ti­val a su an­to­jo mien­tras can­ta so­bre la mens­trua­ción, las mu­je­res de cua­tro dé­ca­das, los ta­xis­tas, la pre­sen­cia de Dios, la glo­ba­li­za­ción, en­tre una in­fi­ni­dad de te­mas de ac­tua­li­dad.

Por lo mis­mo, en un fes­ti­val que abrió con una “llu­via de poe­sía” don­de se ci­ta­ba a Ne­ru­da, Mis­tral, Ro­jas y Parra, Ar­jo­na pue­de pro­po­ner­se como un con­ti­nua­dor na­tu­ral de esos nom­bres. Es lo que te­le­vi­sión con­ci­be como li­te­ra­tu­ra, los lu­ga­res co­mu­nes que es­bo­zan quie­nes en­tien­den al ar­te es so­lo un ges­to co­mer­cial de me­ga­lo­ma­nía o ex­hi­bi­cio­nis­mo. Pa­ra Ar­jo­na, el pú­bli­co es so­lo el re­fle­jo de sus de­seos, aca­so po­la­roids de su va­cío in­te­rior. Pa­ra Ar­jo­na, cual­quier mis­te­rio es di­si­pa­do por una cla­ri­dad im­pos­ta­da, lo que ex­pli­ca por qué es­ta­mos an­te un pu­ña­do de can­cio­nes que han si­do po­da­das de to­da am­bi­güe­dad. No hay du­das ni con­fu­sión: su poe­sía es tan ní­ti­da que de­ja de ser poe­sía al con­ver­tir­se en con­sig­nas, fra- ses he­chas, ilu­mi­na­cio­nes de bol­si­llo.

Por lo mis­mo, ver­lo en la Quin­ta Ver­ga­ra es in­quie­tan­te. Ahí, cum­ple con su pa­pel de aman­te to­do te­rreno como si fue­se una suer­te de me­sías se­xual. Es­tre­lla que ha trans­for­ma­do la ba­la­da ro­mán­ti­ca en una for­ma en­cu­bier­ta de porno, su éxi­to se ex­pli­ca en que qui­zás se tra­ta un ar­tis­ta que re­pre­sen­ta el sue­ño mo­ja­do que la in­dus­tria de la mú­si­ca bus­có por años: un mo­de­lo que su­pie­se com­po­ner, un can­tau­tor in­ca­paz de de­tec­tar su pro­pia cur­si­le­ría. To­do lo an­te­rior ha­ce po­si­ble que Ar­jo­na cum­pla el rol de un ju­glar de las ca­mas des­he­chas; al­guien ca­paz de dar­le cier­to mis­ti­cis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.