Fa­lle­ce uno de los crea­do­res de la con­so­la más po­pu­lar de Ata­ri

Ste­ve Bris­tow fue uno de los in­ge­nie­ros tras el mo­de­lo 2600 que ven­dió más de 30 mi­llo­nes de uni­da­des. Ade­más, par­ti­ci­pó en el desa­rro­llo de Brea­kout, jue­go que se man­tie­ne vi­gen­te has­ta hoy.

La Tercera - - SOCIEDAD - Die­go Mo­ra­les M.

Ste­ve Bris­tow (65 años), uno de los ce­re­bros de­trás del Ata­ri 2600, la con­so­la de vi­deo­jue­gos que re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria en la dé­ca­da de los ochen­ta, fa­lle­ció es­te domingo, aun­que re­cién ayer se co­men­zó a co­no­cer la no­ti­cia.

Los otros di­se­ña­do­res del apa­ra­to fue­ron Ste­ve Mayer, y Larry Em­mons, se­gún For­bes.

Si bien el mo­de­lo 2600, lan­za­do al mer­ca­do en 1977, no fue la pri­me­ra con­so­la de vi­deo­jue­gos, sí se trans­for- mó en una de las más ven­di­das de la com­pa­ñía Ata­ri, al­can­zan­do las 30 mi­llo­nes de uni­da­des.

La con­so­la es re­co­no­ci­da en la in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos por ha­ber si­do una de las pri­me­ras en im­ple­men­tar los car­tu­chos de jue­gos in­ter­cam­bia­bles.

Ma­rio Ca­ruf­fo, crea­dor de la pá­gi­na El­blog­de­la­fro.com, si­tio es­pe­cia­li­za­do en consolas y jue­gos an­ti­guos, co­men­ta que el Ata­ri 2600 mar­có un hi­to en la in­dus­tria. “Es sin du­da un ícono pa­ra los co­lec­cio­nis­tas, si bien no fue la pri­me­ra con­so­la di­se­ña­da pa­ra el ho­gar o la pri­me­ra en po­seer car­tu­chos in­ter­cam­bia­bles, sí fue pio­ne­ra en ge­ne­rar un im­pac­to real en mu­chos ho­ga­res al­re­de­dor del mun­do, prin­ci­pal­men­te por po­seer li­cen­cias de jue­gos que ya eran muy po­pu­la­res en má­qui­nas de Ar­ca­de”, ex­pli­ca.

Bris­tow co­men­zó su tra­ba­jo ha­cien­do man­ten­ción a las má­qui­nas de videojuego y re­ti­ra­ba el di­ne­ro que ellas te­nían en sus de­pó­si­tos. A me­dia­dos de los 70 lle­gó a Ata­ri y ayu­dó a sal- var el di­fí­cil mo­men­to que en­ton­ces vi­vía con la crea­ción de Tank, un jue­go más sim­ple que la ver­sión de Com­pu­ter Spa­ce.

Con el tiem­po Bris­tow lle­gó a ser vi­ce­pre­si­den­te de in­ge­nie­ría de la com­pa­ñía en la que se man­tu­vo has­ta 1984 cuan­do el de­sa­rro­lla­dor aban­do­nó la in­dus­tria, de­jan­do atrás un gran le­ga­do. Es­te in­ge­nie­ro de la U. de Ca­li­for­nia (Ber­ke­ley) re­co­no­ció en una en­tre­vis­ta a Wi­red que en l os años ochen­ta, po­co an­tes de re­ti­rar­se de la in­dus­tria, Ata­ri es­ta­ba de­ba­tien­do si con­ti­nua­ba desa­rro­llan­do una nue­va ver­sión de la con­so­la 2600 con la que ha­bía te­ni­do so­lo éxi­tos o se de­di­ca­ba a tra­ba­jar en una nue­va con­so­la que Nin­ten­do que­ría sa­car al mer­ca­do. La de­ci­sión que to­ma­ron en­ton­ces hi­zo que jue­gos como Su­per Ma­rio Bros. no lle­ga­ra un par de dé­ca­das an­tes.

El cos­to de el Ata­ri 2600 fue cer­cano a los 100 mi­llo­nes de dó­la­res, y lo­gró ge­ne­rar un gran éxi­to eco­nó­mi­co pa­ra la com­pa­ñía, de he­cho el dis­po­si­ti­vo se ven­dió has­ta 1991, fe­cha en que se de­jó de pro­du­cir.

Otro de los as­pec­tos lla­ma­ti­vos del Ata­ri 2600 fue su am­plio ca­tá­lo­go de jue­gos, gra­cias a que cual­quier per­so­na que tu­vie­ra co­no­ci­mien­tos de pro­gra­ma­ción po­día crear un tí­tu­lo, ya que no exis­tía nin­gún ti­po de con­trol por par­te de Ata­ri.

Bris­tow, jun­to al crea­dor de Ata­ri, No­lan Bush­nell, y Ste­ve Jobs, fue uno de lo in­ge­nie­ros que desa­rro­lló el jue­go Brea­kout, uno de los tí­tu­los más co­pia­dos de la his­to­ria que con­sis­te en rom­per fi­las de la­dri­llos que apa­re­cen en la par­te de arri-

Im­pul­sor de la in­dus­tria

Uno de los ma­yo­res hi­tos de Ste­ve Bris­tow en la in­dus­tria de los vi­deo jue­gos fue for­mar par­te del equi­po de la crea­ción del jue­go Ata­ri Brea­kout, tí­tu­lo que hoy se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en ce­lu­la­res y consolas. ba de la pan­ta­lla con los re­bo­tes de una bo­la que con­tro­la el ju­ga­dor. Tam­bién es­tu­vo de­trás del desa­rro­llo de Com­bat, otro po­pu­lar jue­go de Ata­ri.

Brea­kout fue uno de los jue­gos más co­no­ci­dos de es­ta con­so­la. “El jue­go man­tie­ne su po­pu­la­ri­dad has­ta el día de hoy, con múl­ti­ples adap­ta­cio­nes a otras consolas, ver­sio­nes pa­ra ce­lu­la­res y ta­ble­tas”, co­men­ta Ca­ruf­fo. Hoy Brea­kout, se pue­de ju­gar gratis a tra­vés del bus­ca­dor Goo­gle, e s c r i bi e ndo “Ata­ri Brea­kout”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.