Desafíos post Pi­ketty

La Tercera - - OPINIÓN - Ma­ría de los An­ge­les Fernández

SI BIEN el so­por ve­ra­nie­go y si­tua­cio­nes que ame­na­zan la in­te­gri­dad de la vida pú­bli­ca han ten­di­do a mo­no­po­li­zar la agen­da, va­le la pe­na re­cor­dar los ecos de la re­cien­te vi­si­ta del eco­no­mis­ta Tho­mas Pi­ketty. Jun­to con re­for­zar la idea de que la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca tie­ne cau­sas ex­ter­nas (por la caí­da del co­bre), dio un es­pal­da­ra­zo a la agen­da re­for­mis­ta del go­bierno, su­mán­do­se a pro­nun­cia­mien­tos rea­li­za­dos por el FMI, la Ce­pal y la pro­pia OCDE.

Sus pa­la­bras an­te­ce­die­ron la apro­ba­ción de las re­for­mas tri­bu­ta­ria, elec­to­ral y edu­ca­cio­nal, ade­más del “acuer­do de unión ci­vil”. Vie­nen por de­lan­te la la­bo­ral, la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, un nue­vo pa­que­te en educación, por ci­tar al­gu­nas. La ley de fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca co­bra­rá, da­dos los acon­te­ci­mien­tos, un re­no­va­do pro­ta­go­nis­mo. Con to­do, en la Nue­va Ma­yo­ría se ha ve­ni­do pen­san­do en la ne­ce­si­dad de es­fuer­zos adi­cio­na­les: ex­pre­sar las re­for­mas en lo­gros co­ti­dia­nos y avan­zar ha­cia una fuer­za so­cial que per­mi­ta sus­ten­tar­las.

Lo que de­pa­ra el fu­tu­ro, te­nien­do 2018 como eje or­de­na­dor, se vie­ne tra­mi­tan­do en có­di­gos in­di­vi­dua­les (li­de­raz­gos) o pro­ce­di­men­ta­les (me­ca­nis­mos). ¿Y las ideas? No se ob­ser­va nin­gu­na muy nue­va, aun­que al­guien di­rá que con los ejes em­ble­má­ti­cos del pro­gra­ma bas­ta y so­bra. ¿Se­rá por­que se pien­sa que el com­ba­te a la de­sigual­dad re­sul­ta ob­vio? Las re­sis­ten­cias des­car­tan es­ta hi­pó­te­sis y has­ta Pi­ketty se­ña­ló que “hay un ni­vel to­le­ra­ble de de­sigual­dad, pe­ro no una fór­mu­la que lo de­ter­mi­ne”. ¿Se su­pon­drá que, da­do que la im­ple­men­ta­ción de las re­for­mas tras­cien­den al ac­tual man­da­to, quien ven­ga por de­lan­te ten­drá que to­mar la pos­ta? Si bien hay con­sen­so en que sin re­for­mar la educación, di­fí­cil­men­te se po­drá di­ver­si­fi­car la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, ¿al­can­za­rá es­ta ta­rea pa­ra di­bu­jar un ho­ri­zon­te ins­pi­ra­dor que tras­cien­da la ex­pe­rien­cia con­tin­gen­te de un go­bierno? Es en es­te pun­to don­de se cons­ta­ta un de­bi­li­ta­mien­to de la po­lí­ti­ca de ideas y ca­be pre­gun­tar­se en qué es­tán los think tanks del sec­tor. Es­ta tu­vo su más re­cien­te ex­pre­sión en una li­te­ra­tu­ra que a par­tir de las mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les de 2011, re­to­mó el hi­lo con­duc­tor del ma­les­tar y sus cau­sas, pe­ro su­man­do pro­pues­tas pa­ra la su­pera­ción del mo­de­lo y la re­cu­pe­ra­ción de lo pú­bli­coes­ta­tal. De es­to úl­ti­mo se ob­ser­van bro­tes ver­des: re­im­pul­so de la educación pú­bli­ca, rol re­gu­la­dor más vi­go­ro­so lue­go que co­lu­sio­nes va­rias aho­ga­ron la pro­me­sa de la au­to­rre­gu­la­ción, desa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des es­tra­té­gi­cas -como ocu­rre con el sec­tor ener­gé­ti­co-, pe­ro tam­bién de orien­ta­ción, con la po­lí­ti­ca de clus­ters. En el ca­rác­ter que po­dría adop­tar el Es­ta­do pu­die­ra ha­ber una clave. Da­ni Ro­drick vie­ne plan­tean­do que el si­glo XXI re­quie­re, fren­te a las nue­vas tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas, un “Es­ta­do In­no­va­dor” que “re­con­ci­lie al ca­pi­tal con los in­cen­ti­vos que exi­ge una in­ver­sión en ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra”. ¿Po­dría re­sul­tar pa­ra Chile? Aun­que lo pro­po­ne como for­ma pa­ra sal­var el ca­pi­ta­lis­mo de sí mis­mo, tam­bién bus­ca con ello su­pe­rar lo que lla­ma “el Ta­lón de Aqui­les” del Es­ta­do be­ne­fac­tor. Pa­ra no­so­tros es esa una eta­pa que, da­do to­da­vía el ni­vel de in­ter­fe­ren­cia del mer­ca­do en vas­tas áreas de la vida so­cial, cons­ti­tu­ye un mo­de­lo en cons­truc­ción. Chile de­bie­se avan­zar ha­cia un “Es­ta­do in­no­va­dor” que re­con­ci­lie al ca­pi­tal con los in­cen­ti­vos que exi­ge una in­ver­sión en ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.