Con­tro­ver­sia di­plo­má­ti­ca en­tre Chile y Pe­rú Es preo­cu­pan­te que a raíz de un su­pues­to ca­so de es­pio­na­je Pe­rú ha­ya pues­to en en­tre­di­cho su vo­lun­tad de avan­zar en la eje­cu­ción del fa­llo de La Ha­ya.

La Tercera - - OPINIÓN -

EL GO­BIERNO de Pe­rú pre­sen­tó una no­ta de pro­tes­ta an­te la Can­ci­lle­ría chi­le­na adu­cien­do un su­pues­to es­pio­na­je a la Ma­ri­na de Gue­rra, cau­sa en la cual se en­cuen­tran pro­ce­sa­dos dos mi­li­ta­res pe­rua­nos, mien­tras que un ter­ce­ro es­tá ba­jo investigación. El go­bierno chi­leno ha se­ña­la­do que el país no acep­ta ni pro­mue­ve es­pio­na­jes, y que di­cha no­ta de pro­tes­ta se res­pon­de­rá apro­pia­da­men­te. En se­ñal de ma­les­tar Pe­rú lla­mó a su em­ba­ja­dor a in­for­mar de lo su­ce­di­do, me­di­da que fue co­rres­pon­di­da por la Can­ci­lle­ría chi­le­na.

El Pre­si­den­te Hu­ma­la ha se­ña­la­do que es­te epi­so­dio pue­de afec­tar gra­ve­men­te las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses, in­clu­so con­vo­có a los prin­ci­pa­les lí­de­res po­lí­ti­cos del país pa­ra po­ner­los al tan­to de los de­ta­lles de es­te su­pues­to es­pio­na­je. La es­tra­te­gia de am­pli­fi­car ar­ti­fi­cial­men­te es­te in­ci­den­te es coin­ci­den­te con el he­cho de que la ad­mi­nis­tra­ción de Hu­ma­la se en­cuen­tra po­lí­ti­ca­men­te muy de­bi­li­ta­da —los ín­di­ces de apro­ba­ción del Man­da­ta­rio ape­nas lle­gan al 22%—; in­clu­so su pro­pia cón­yu­ge es hoy ob­je­to de una investigación ju­di­cial por pre­sun­to la­va­do de ac­ti­vos. Lla­ma igual­men­te la aten­ción que a pe­sar del tiem­po que es­te ca­so lle­va in­ves­ti­gán­do­se por par­te de los or­ga­nis­mos de in­te­li­gen­cia pe­rua­nos, ha­ya sa­li­do a la luz pú­bli­ca por un re­por­ta­je de un ca­nal de te­le­vi­sión y no se ha­ya co­mu­ni­ca­do opor­tu­na­men­te al go­bierno chi­leno.

Una re­vi­sión de la his­to­ria re­cien­te da cuen­ta de que los epi­so­dios en que am­bos paí­ses han de­nun­cia­do ser víc­ti­mas de es­pio­na­je son fre­cuen­tes, y han lo­gra­do ser re­suel­tos por los ca­na­les di­plo­má­ti­cos. Por ello re­sul­ta sor­pre­si­vo que en es­ta oca­sión el go­bierno pe­ruano ha­ya da­do una con­no­ta­ción de es­pe­cial gra­ve­dad, al pun­to que Hu­ma­la se­ña­ló que pue­de afec­tar gra­ve­men- te la re­la­ción bi­la­te­ral. Aún más sor­pren­den­te re­sul­ta el he­cho de que el can­ci­ller pe­ruano ha­ya ma­ni­fes­ta­do que es­te in­ci­den­te po­dría di­la­tar la eje­cu­ción del fa­llo de la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, par­ti­cu­lar­men­te en lo que to­ca al re­gis­tro de las coor­de­na­das an­te Na­cio­nes Uni­das. El pro­ce­so de de­mar­ca­ción de la nue­va fron­te­ra ma­rí­ti­ma ha si­do con­ve­ni­do por am­bos paí­ses y se ci­ñe a lo re­suel­to por el tri­bu­nal, por lo que una di­la­ción cons­ti­tui­ría una ma­nio­bra inex­pli­ca­ble y vio­la­ría la bue­na fe que de­be im­pe­rar en la eje­cu­ción de un fa­llo in­ter­na­cio­nal.

El pro­pio can­ci­ller pa­re­ció re­tro­ce­der en sus di­chos, pues el mar­tes se­ña­ló que el in­te­rés de Pe­rú es ter­mi­nar la eje­cu­ción del fa­llo “en el más bre­ve pla­zo”, y reite­ró la vo­lun­tad de avan­zar con Chile ha­cia una re­la­ción “cons­truc­ti­va y ar­mo­nio­sa”. Es­te cam­bio de tono es bien­ve­ni­do, pe­ro la cir­cuns­tan­cia de que se ha­ya in­si­nua­do que un in­cor­dio di­plo­má­ti­co po­dría al­te­rar la eje­cu­ción de un fa­llo in­ter­na­cio­nal es preo­cu­pan­te. Ello re­sul­ta aún más con­tra­dic­to­rio si se con­si­de­ra que Pe­rú to­mó la de­ci­sión de de­man­dar a Chile en la Cor­te por­que asu­mió que de esa for­ma se sal­va­guar­da­ba la paz.

Si bien la de­li­mi­ta­ción de las nue­vas coor­de­na­das ma­rí­ti­mas no de­be­ría re­ves­tir ma­yor com­ple­ji­dad, la ade­cua­ción de la le­gis­la­ción in­ter­na a lo dic­ta­mi­na­do por La Ha­ya si­gue pen­dien­te. La apro­ba­ción de la Ley de Lí­neas de Ba­se del Do­mi­nio Ma­rí­ti­mo del Pe­rú bus­có re­co­ger lo dis­pues­to en la sen­ten­cia del tri­bu­nal, pe­ro in­sis­te en co­lo­car al “Pun­to Con­cor­dia” como ini­cio de la fron­te­ra te­rres­tre, cues­tión so­bre la que Chile ex­pre­só su re­ser­va. Por ello el epi­so­dio del es­pio­na­je no pue­de des­viar la aten­ción de que exis­ten pun­tos pen­dien­tes en la eje­cu­ción del fa­llo que Pe­rú se­gui­rá in­vo­can­do a su fa­vor en des­me­dro de los in­tere­ses chi­le­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.