Vías ex­clu­si­vas pa­ra bu­ses

La Tercera - - CORREO - Iván Po­du­je Ro­dol­fo Val­dés Eche­ni­que Mar­ce­lo Sán­chez Est­her Gómez

Se­ñor di­rec­tor: En ju­nio de 2000, el in­ten­den­te de la épo­ca, Ser­gio Ga­li­lea, to­mó la ra­di­cal de­ci­sión de asig­nar 100 ki­ló­me­tros de vías ex­clu­si­vas pa­ra bu­ses, como res­pues­ta a los reite­ra­dos es­ce­na­rios de con­ta­mi­na­ción que ex­pe­ri­men­ta­ba San­tia­go. La me­di­da, de­no­mi­na­da “Red Vial de Emer­gen­cia”, fue cri­ti­ca­da por la opi­nión pú­bli­ca y muy re­sis­ti­da por los au­to­mo­vi­lis­tas, pe­ro los he­chos de­mos­tra­ron que Ga­li­lea es­ta­ba en lo co­rrec­to: la si­tua­ción am­bien­tal me­jo­ró, la congestión vehi­cu­lar se re­du­jo y las ve­lo­ci­da­des de los bu­ses au­men­ta­ron, be­ne­fi­cian­do a mi­llo­nes de san­tia­gui­nos.

Es­ta his­to­ria per­mi­te in­fe­rir que la de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes (MTT) de crear nue­vas vías ex­clu­si­vas es acer­ta­da y de­be per­se­ve­rar pe­se a las crí­ti­cas. Pe­ro como San­tia­go ha cam­bia­do bas­tan­te en 15 años, es­ta me­di­da de­be com­ple­men­tar­se con ac­cio­nes que ge­ne­ren un me­jo­ra­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la ca­li­dad del ser­vi­cio que pres­ta el trans­por­te pú­bli­co.

Pa­ra ello los sub­si­dios no bas­tan, ya que só­lo man­tie­nen las con­di­cio­nes ac­tua­les del sis­te­ma. Se re­quie­re in­ver­sión pa­ra re­no­var pa­ra­de­ros y cons­truir ave­ni­das que com­bi­nen in­fra­es­truc­tu­ra es­pe­cia­li­za­da pa­ra bu­ses, con obras de me­jo­ra­mien­to ur­bano como pla­zas, ala­me­das, nue­vas ace­ras y mo­bi­lia­rios de ca­li­dad.

Es clave que es­tas ave­ni­das y vías ex­clu­si­vas for­men par­te de una nue­va ma­lla de trans­por­te, ba­sa­da en una red de Me­tro re­for­za­da con nue­vas lí­neas, com­bi­na­da con tre­nes sub­ur­ba­nos, tran­vías y ci­clo­vías, como ocu­rre en las gran­des ca­pi­ta­les de paí­ses desa­rro­lla­dos.

En mi ca­so par­ti­cu­lar, y como aso­cia­dos de Asex­ma, nues­tro apo­yo es pa­ra don An­drés Na­va­rro. educación se­xual y afec­ti­va, fo­ca­li­za­dos eta­ria y te­rri­to­rial­men­te. Tam­bién es im­por­tan­te ocu­par los es­pa­cios co­mu­ni­ta­rios, crean­do coa­li­cio­nes con los ve­ci­nos pa­ra pro­mo­ver una cul­tu­ra pre­ven­ti­va del em­ba­ra­zo, bus­can­do lle­gar a quie­nes no ac­ce­den a la red pú­bli­ca. Es­to, a fin de po­ner el fo­co en la pre­ven­ción, y no só­lo en la re­pa­ra­ción. Coin­ci­do y lo aplau­do, pues el mun­do se trans­for­ma­rá só­lo si lo ha­ce ca­da co­ra­zón hu­mano, y esa tras­for­ma­ción no es otra que la su­pera­ción del egoís­mo que nos en­cie­rra en nues­tra bur­bu­ja y nos im­pi­de ver las ne­ce­si­da­des del que te­ne­mos al la­do.

Es mo­rir pa­ra vi­vir: mo­rir al egoís­mo y vi­vir pa­ra la ca­ri­dad, eso lo pue­de y lo quie­re ha­cer Dios en ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.