Vio­la­ción y abor­to

La Tercera - - CORREO - Ma­ría del Pi­lar Os­sa Olea Pa­tri­cio Gross Fuen­tes

Se­ñor di­rec­tor: Te­ne­mos la con­vic­ción que des­de la fe­cun­da­ción ya exis­te un ser nue­vo y dis­tin­to. To­da per­so­na ha pa­sa­do por es­te primer e im­pres­cin­di­ble es­ta­do pa­ra al­can­zar su pleno desa­rro­llo. A par­tir de ese ins­tan­te ya se es, aun sin con­cien­cia, sin sis­te­ma ner­vio­so ni co­ra­zón di­fe­ren­cia­do.

Cuan­do se pre­ten­de aca­bar con la vida de un ser tan in­de­fen­so de­be­mos ha­cer reali­dad el res­pe­to irres­tric­to a los de­re­chos hu­ma­nos. Hay mu­chos tes­ti­mo­nios de hi­jos de ma­dres con­ce­bi­dos en una vio­la­ción que agra­de­cen que se les die­ra la po­si­bi­li­dad de vi­vir.

Es com­pren­si­ble que una mu­jer vio­la­da re­cha­ce dar vida a un hi­jo en esas con­di­cio­nes y le re­sul­te muy vio­len­to con­ser­var­lo, in­clu­so cuan­do se dan ca­sos en que du­ran­te el em­ba­ra­zo la ma­dre acep­ta su si­tua­ción y ter­mi­na desean­do a ese hi­jo. Pe­ro si ello no su­ce­de, y la ma­dre per­ci­be como úni­ca so­lu­ción el abor­to, es ne­ce­sa­rio brin­dar­le des­de el primer mo­men­to to­da la ayu­da psi­co­ló­gi­ca y ma­te­rial que re­quie­ra; el país no pue­de per­ma­ne­cer in­di­fe­ren­te an­te el di­le­ma de la vida o la muer­te.

No de­be au­to­ri­zar­se el ase­si­na­to de un inocen­te. Pe­ro el Es­ta­do de­be­rá ga­ran­ti­zar to­do el apo­yo a la ma­dre y el bie­nes­tar del hi­jo du­ran­te el em­ba­ra­zo y tras el parto, adop­tán­do­lo des­de el mo­men­to de su na­ci­mien­to, sin que su ma­dre ten­ga que co­no­cer­lo y re­ci­bir­lo. Las for­mas de adop­ción - que ha­brá que agi­li­zar sus­tan­cial­men­te- pue­den ser mu­chas, pe­ro ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad y tui­ción di­rec­ta del Es­ta­do y a tra­vés de una le­gis­la­ción efi­caz que re­for­mu­le ra­di­cal­men­te la nor­ma­ti­va so­bre el ser­vi­cio a me­no­res.

Se­rán tam­bién los or­ga­nis­mos del Es­ta­do los que de­be­rán ve­ri­fi­car la ve­ra­ci­dad de la vio­la­ción y per­se­guir y cas­ti­gar a los cul­pa­bles con to­do el pe­so de la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.