Ca­so Pen­ta: RN ac­ti­va de­ba­te por mi­li­tan­cia de Car­de­mil

Di­ri­gen­tes es­gri­men que si se pi­den ges­tos a la UDI, se re­vi­se tam­bién si­tua­ción de ex dipu­tado. En­tre las po­si­bi­li­da­des se plantea que el ex pre­si­den­te RN con­ge­le su fi­lia­ción al par­ti­do.

La Tercera - - POLÍTICA - Pau­li­na To­ro

Un so­te­rra­do de­ba­te res­pec­to a la mi­li­tan­cia del ex dipu­tado Al­ber­to Car­de­mil se es­tá lle­van­do a ca­bo al in­te­rior de RN, lue­go de que sus má­xi­mos di­ri­gen­tes pi­die­ran que la UDI san­cio­ne a quie­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos en el ca­so Pen­ta.

Se­gún han plan­tea­do en re­ser­va al­gu­nos mi­li­tan­tes, con­se­je­ros, pre­si­den­tes re­gio­na­les y par­la­men­ta­rios, exis­te in­quie­tud res­pec­to a qué pos­tu­ra de­bie­ra to­mar la di r e c t i v a de Cri s t i á n Monc­ke­berg, an­te la si­tua­ción ju­di­cial del ex dipu­tado in­ves­ti­ga­do por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

En su de­cla­ra­ción an­te la Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad Orien­te -que cons­ta en la car­pe­ta del ca­so-, Car­de­mil re­co­no­ció que las bo­le­tas de dos co­no­ci­dos su­yos fue­ron emi­ti­das pa­ra des­ti­nar di­ne­ros de Pen­ta a su cam­pa­ña.

“Yo di el pa­se pa­ra que los abo­ga­dos die­ran una bo­le­ta y que des­pués me apor­ta­ran la pla­ta”, di­jo el ex par­la­men­ta­rio el 11 de enero pa­sa­do, con­fe­san­do ade­más, que di­chos pro­fe­sio­na­les “no le efec­tua­ron nin­gún ser­vi­cio real” al hol­ding.

En el par­ti­do ex­pli­can que una vez ad­mi­ti­do el des­vío de fon­dos de Pen­ta a la cam­pa­ña de Car­de­mil -de­li­to elec­to­ral pres­cri­to y que no se re­la­cio­na con ilí­ci­tos tri­bu­ta­rios perseguidos por el SII y la Fis­ca­lía Na­cio­nal- el ex dipu­tado se en­con­tra­ría en una si­tua­ción si­mi­lar a la de Iván Mo­rei­ra, por ejem­plo.

En ese sen­ti­do, la ofen­si­va ac­ti­va­da ha­ce al­gu­nas se­ma­nas por el pre­si­den­te del par­ti­do y los se­na­do­res Al­ber­to Es­pi­na, Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón y Francisco Cha- RN pi­dió a la UDI que

san­cio­nes a sus mi­li­tan­tes in­vo­lu­cra­dos en el ca­so Pen­ta con el

fin de no se­guir da­ñan­do al sec­tor. Mi­li­tan­tes RN exi­gen es­tán­dar a la me­sa, y se pro­nun­cie tam­bién so­bre Al­ber­to Car­de­mil, otro in­ves­ti­ga­do en el ca­so. De­ba­te po­dría

ana­li­zar­se for­mal­men­te el lu­nes 2 de mar­zo cuan­do se

reanu­den las reu­nio­nes de di­rec­ti­va. huán -en­tre otros-, quie­nes pi­die­ron pú­bli­ca­men­te al gre­mia­lis­mo san­cio­nar a sus di­ri­gen­tes in­vo­lu­cra­dos en el ca­so y así evi­tar un da­ño ma­yor a la Alian­za, hoy es­tá s i e ndo c uest i ona­da por quie­nes creen que esa pos­tu­ra de­bie­ra ser aplicada tam­bién pa­ra el ex sub­se­cre­ta­rio.

“Creo que ca­da par­ti­do de­be uti­li­zar sus he­rra­mien­tas in­ter­nas, pa­ra re­vi­sar ca­so a ca­so. En tér­mi­nos éti­cos, de­be ha­ber san­ción a los in­vo­lu­cra­dos con­fe­sos, y a los que se les prue­be la uti­li­za­ción de bo­le­tas ideo­ló­gi­ca­men­te fal­sas”, ar­gu­men­ta la dipu­tada Mar­ce­la Sa­bat.

A su vez, el pre­si­den­te de la re­gio­nal del Bio­bío, el ex dipu­tado Frank Sauer­baum, des­ta­ca que: “Car­de­mil ha si­do ho­nes­to al en­fren­tar la si­tua­ción con la in­for­ma­ción que te­nía”, y cree que él es el me­nos in­tere­sa­do en da­ñar al par­ti­do. “El ten­drá que eva­luar su si­tua­ción in­di­vi­dual”, di­ce, ha­cien­do di­fe­ren­cia con el rol que de­be adop­tar la di­rec­ti­va. “El par­ti­do tie­ne que te­ner una so­la lí­nea. Si es­tá pi­dien­do ges­tos a la UDI, tam­bién de­bie­ra te­ner la mis­ma va­ra pa­ra me­dir a los nues­tros que es­tán in­vo­lu­cra­dos”, ex­pli­ca.

El lu­nes pa­sa­do, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de RN, Ma­rio Des­bor­des, di­jo que “ca­da par­ti­do tie­ne que de­ter­mi­nar qué res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas pue­den exis­tir res­pec­to a sus mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes, so­bre to­do de aque­llos que han re­co­no­ci­do que ac­tua­ron al mar­gen de la ley”.

En ese sen­ti­do, el vi­ce­pre­si­den­te de la me­sa Fe­li­pe Gue­va­ra, es­pe­ra que es­te de­ba­te sea re­vi­sa­do en la reunión de di­rec­ti­va que el lu­nes en­ca­be­za­rá Monc­ke­berg.

“No hay que es­pe­rar a que la gen­te sea con­de­na­da por un de­li­to pa­ra to­mar ac­cio­nes”, ma­ni­fies­ta el edil de Lo Bar­ne­chea. Y agre­ga: “Re­no­va­ción Na­cio­nal tie­ne que to­mar una po­si­ción res­pec­to a si san­cio­na a Al­ber­to Car­de­mil. Pa­ra eso te­ne­mos un ma­nual de ma­las prác­ti­cas, que no ne­ce­sa­ria­men­te pro­po­ne la ex­pul­sión del par­ti­do. Se pue­de con­ge­lar la mi­li­tan­cia mien­tras du­re el pro­ce­so. Pe­ro lo que tie­ne que ha­cer la di­rec­ti­va el lu­nes es to­mar po­si­cio­nes”, afir­ma.

La Ter­ce­ra in­ten­tó ayer sin éxi­to te­ner una opi­nión so­bre el te­ma del ex dipu­tado Car­de­mil.

FO­TO: AGENCIAUNO/AR­CHI­VO

Al­ber­to Car­de­mil jun­to a Cris­tián Monc­ke­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.