Con­de­nan a ca­de­na per­pe­tua al ase­sino de “El fran­co­ti­ra­dor”

Ch­ris Ky­le, el hom­bre que ins­pi­ró la cin­ta de Clint East­wood, era una le­yen­da vi­vien­te en EEUU por sus mi­sio­nes en Irak. Mu­rió en 2013.

La Tercera - - MUNDO - Pe­dro Sch­war­ze

El hom­bre que ma­tó a una ver­da­de­ra le­yen­da vi­vien­te en Es­ta­dos Uni­dos, fue con­de­na­do ayer a ca­de­na per­pe­tua. Un tri­bu­nal de Te­xas le­yó la sen­ten­cia con­tra Ed­die Ray Routh por el ase­si­na­to del fa­mo­so fran­co­ti­ra­dor Ch­ris Ky­le, el más le­tal en la his­to­ria mi­li­tar de EE.UU. y quien ins­pi­ró la pe­lí­cu­la El fran­co­ti­ra­dor, de Clint East­wood.

La cor­te de­cla­ró a Routh, un ex ma­ri­ne es­ta­dou­ni­den­se de 27 años y ve­te­rano de Irak, cul­pa­ble del ase­si­na­to de Ky­le y de su ami­go Chad Little­field, a quie­nes dis­pa­ró en un cam­po de ti­ro de Da­llas (Te­xas), el 2 de fe­bre­ro de 2013. Routh se ha­bía de­cla­ra­do no cul­pa­ble, ale­gan­do pro­ble­mas men­ta­les, pe­ro los jue­ces des­es­ti­ma­ron ese ar­gu­men­to.

Ky­le, de 38 años, es­ta­ba con­si­de­ra­do como el me­jor ti­ra­dor de pre­ci­sión del Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se, fue con­de­co­ra­do en va­rias oca­sio­nes, es­tu­vo cua­tro ve­ces des­ti­na­do en Irak y se­gún las cifras ofi­cia­les ma­tó a 160 objetivos, aun­que él sos­te­nía que fue­ron 255. Su au­to­bio­gra­fía, Ame­ri­can Sni­per, se con­vir­tió en un éxi­to de ven­tas que re­cien­te­men­te Clint East­wood lle­vó al ci­ne, en una pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Brad­ley Coo­per que lo­gró seis no­mi­na­cio­nes en los úl­ti­mos pre­mios Oscar.

Fue miem­bro de los Seal, la prin­ci­pal fuer­za de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les de la Ar­ma­da de Es­ta­dos Uni­dos, y es ido­la­tra­do en Te­xas, su es­ta­do na­tal. Tras dej ar e l Ej é r c i t o, Ky­le - quien lu­cha­ba con sus pro­pios de­mo­nios- creó una em­pre­sa de se­gu­ri­dad y

Com­por­ta­mien­tos sos­pe­cho­sos

El ex ma­ri­ne y ve­te­rano de Irak, aun­que nun­ca en­tró en com­ba­te, ac­tua­ba de tal for­ma que en­cen­dió las aler­tas men­ta­les de Ch­ris Ky­le, de que al­go no an­da­ba bien. Así, cuan­do iban ca­mino al cam­po de ti­ro, Ky­le en­vió un SMS a su ami­go que via­ja­ba jun­to a él en la par­te de­lan­te­ra del vehícu­lo: “Es­te ti­po es­tá com­ple­ta­men­te chi­fla­do”, es­cri­bió en alu­sión a Routh, sen­ta­do en el asien­to tra­se­ro. “Es­tá jus­to de­trás mío. Vi­gi­la mis es­pal­das”, res­pon­dió Little­field. ayu­dó a ve­te­ra­nos de gue­rra dis­ca­pa­ci­ta­dos.

Routh, quien es­tu­vo en Irak y en Hai­tí -tras el de­vas­ta­dor te­rre­mo­to de 2010-, pe­ro no par­ti­ci­pó di­rec­ta­men­te en com­ba­tes, su­frió de es­trés pos­trau­má­ti­co tras sus mi­sio­nes. Se­gún los fa­mi­lia­res, el ex ve­te­rano de gue­rra era pa­ra­noi­co y te­nía ten­den­cias sui­ci­das. El mo­ti­vo del ase­si­na­to no que­dó cla­ro tras la sen­ten­cia.

Ky­le y Little­field ha­bían lle­va­do a Routh al cam­po de ti­ro en Rough Creek Lod­ge and Re­sort el 2 de fe­bre­ro de 2013, lue­go de que la ma­dre del acu­sa­do le pi­die­ra a Ky­le que ayu­da­ra a su hi­jo. Pe­ro el pro­pio Routh de­cla­ró te­ner mie­do de que sus víc­ti­mas lo ma­ta­ran. Se sen­tía re­cha­za­do por Ky­le por­que al pa­re­cer el fran­co­ti­ra­dor no le ha­bía da­do la mano al co­no­cer­se. Ade­más, Di­rec­tor: Clint East­wood Pro­ta­go­nis­tas: Brad­ley Coo­per y Sien­na Mi­ller los dos hom­bres no ha­bla­ban con él cuan­do se di­ri­gían jun­tos al cam­po de ti­ro. Sin em­bar­go, va­rios psi­có­lo­gos ci­ta­dos en el pro­ce­so ca­li­fi­ca­ron las de­cla­ra­cio­nes de Routh como men­ti­ras.

Los fis­ca­les di­je­ron que el ase­sino em­bos­có a sus víc­ti­mas por la es­pal­da, tras es­pe­rar que Ky­le des­car­ga­ra com­ple­ta­men­te su ar­ma an­tes de dis­pa­ra­les va­rias ve­ces.

A pe­sar del ar­gu­men­to de la de­men­cia, el acu­sa­do des- pués de co­me­ter el cri­men tra­tó de ocul­tar­se de la po­li­cía, lue­go con­fe­só va­rias ve­ces lo que ha­bía he­cho y pi­dió per­dón por eso. En los ar­gu­men­tos de cie­rre, la fis­cal Ja­ne Star­nes di­jo que Routh ac­tuó fría y de­li­be­ra­da­men­te cuan­do ase­si­nó a los dos hom­bres y lue­go pla­neó su huí­da. “Eso no es lo­cu­ra. Eso es sim­ple­men­te un ase­si­na­to pre­me­di­ta­do y a san­gre fría”, afir­mó.

Routh no reac­cio­nó cuan­do el juez lo sen­ten­ció a pri­sión per­pe­tua sin po­si­bi­li­dad de sa­lir en li­ber­tad con­di­cio­nal, la pe­na pre­vis­ta lue­go de que los fis­ca­les no pi­die­ron pe­na de muer­te. Cuan­do un her­mano de una de sus víc­ti­mas lo lla­mó “des­gra­cia ame­ri­ca­na”, Routh lo mi­ró fi­ja­men­te, pe­ro fue su úni­ca reac­ción. La de­fen­sa di­jo que ape­la­rá.

FO­TO: AP

Ch­ris Ky­le po­sa con su ar­ma, en abril de 2012, en Mid­lot­hian, Te­xas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.