“Tie­ne el co­ra­zón preo­cu­pa­do”

La Tercera - - DEPORTES -

¿ Ust e d q ui e r e que Char­les me re­te? No le gus­ta que ha­ble con la pren­sa”. Ma­ria­na San­do­val son­ríe, se mues­tra hui­di­za, pe­ro re­co­no­ce que no es un día cual­quie­ra en el ho­gar fa­mi­liar de Puen­te Al­to. Es una fe­cha es­pe­cial. Su hi­jo, ni más ni me­nos que Char­les Arán­guiz, se va a en­fren­tar por vez pri­me­ra a Uni­ver­si­dad de Chile. Una ex­pe­rien­cia ex­tra­ña que vi­ve con más nor­ma­li­dad que su vás­ta­go. “A mí no me gus­ta la U, no ten­go el co­ra­zón di­vi­di­do. Yo soy hin­cha del Club De­por­ti­vo Es­pe­ran­za”, di­ce ta­jan­te. “Pe­ro Char­les lo va a pa­sar mal”.

Pa­ra un fut­bo­lis­ta, ya sea ama­teur o pro­fe­sio­nal, en­fren­tar al club de sus amo­res es al­go tan do­lo­ro­so como per­der un clá­si­co. Es por es­to, que al mo­men­to de dar un gi­ro en su ca­rre­ra, mu­chos pre­fie­ren ju­gar en el ex­te­rior, pa­ra así evi­tar me­dir­se al equi­po que tan­tas ale­grías le en­tre­gó. A Arán­guiz no le ha va­li­do de mu­cho. El vo­lan­te, uno de los his­tó­ri­cos de Uni­ver­si­dad de Chile, lue­go de con­se­guir tres tí­tu­los lo­ca­les, una Co­pa Su­da­me­ri­ca­na y una Co­pa Chile, se­rá ti­tu­lar en el In­ter de Por­to Ale­gre que se me­di­rá hoy an­te los azu­les por la Co­pa Li­ber­ta­do­res.

Ma­ria­na no só­lo es la ma­dre de Char­les Arán­guiz. Es tam­bién la en­tre­na­do­ra del equi­po en el que el fut­bo­lis­ta se for­mó, el Club De­por­ti­vo Es­pe­ran­za de Puen­te Al­to. Y como co­no­ce a su hi­jo, sa­be que lo va a pa­sar mal: “Su co­ra­zón es­tá preo­cu­pa­do, es ló­gi­co. A Char­les le gus­ta la U, pe­ro tam­bién es muy res­pon­sa­ble en el te­ma la­bo­ral. Aho­ra se de­be a la ca­mi­se­ta del In­ter y se en­tre­ga­rá por com­ple­to”.

El par­ti­do no se­rá mo­ti­vo de reunión fa­mi­liar, pe­se a la iden­ti­fi­ca­ción de sus cer­ca­nos con la ca­mi­se­ta azul. “En la fa­mi­lia son to­dos chun­chi­tos; ha­brá sen­ti- mien­tos en­con­tra­dos”, di­ce Ma­ria­na. Ella, en to­do ca­so, no va a mo­di­fi­car sus há­bi­tos: “Veo los par­ti­dos so­la. Soy muy gri­to­na y se enojan con­mi­go. Me po­ne ner­vio­sa cuan­do no le sa­len las ju­ga­das, cuan­do pier­de el ba­lón”.

Arán­guiz ya se re­fi­rió al due­lo an­te los azu­les des­de Bra­sil: “Se­rá lin­do ju­gar con­tra la U. Aún hay cin­co o seis ju­ga­do­res de mi épo­ca. Es mi ex equi­po pe­ro quie­ro que ga­ne el In­ter”. Y tam­bién ha­bló del re­en­cuen­tro su ex com­pa­ñe­ro Johnny He­rre- ra ha­ce un par de se­ma­nas: “¿Có­mo fre­nar­lo? Ha­brá que aga­rrar­lo a pa­ta­das, je,je.. Char­les es un ju­ga­dor des­equi­li­bran­te y se­rá un agra­do com­par­tir con él”.

Un buen am­bien­te que Ma­ria­na San­do­val no quie­re rom­per con un pro­nós­ti­co par­ti­dis­ta: “Oja­lá em­pa­ten, pa­ra que nin­guno de los dos equi­pos su­fra”. Y no qui­so ex­ten­der­se mu­cho más. “Le cor­to ya o des­pués Char­les me va a re­tar por ha­blar con us­te­des”, se li­mi­tó a de­cir en­tre ri­sas a mo­do de des­pe­di­da.

FO­TO: CA­RO­LI­NA RE­YES/AR­CHI­VO

Char­les Arán­guiz, jun­to a su ma­dre, en Puen­te Al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.