Los pro­ble­mas de so­ni­do vuel­ven a ser la pie­dra en el za­pa­to del Fes­ti­val

Ale­jan­dro Fernández rom­pió su au­dí­fono y ge­ne­ró otro mo­men­to in­có­mo­do. Pa­ra los or­ga­ni­za­do­res, el te­ma téc­ni­co se ha vuel­to más di­fí­cil.

La Tercera - - SOCIEDAD - M.de la Ma­za/C.Ver­ga­ra

Se ha­bía em­bol­sa­do dos Ga­vio­tas, ha­bía da­do el pun­ta­pié ini­cial de la ter­ce­ra jor­na­da y su es­pec­tácu­lo te­nía el or­gu­llo de la re­van­cha lue­go de la frus­tra­da vi­si­ta del año pa­sa­do. Pe­ro Ale­jan­dro Fernández no tu­vo ma­yo­res mues­tras de éx­ta­sis y só­lo usó una fra­se pa­ra ro­tu­lar su show del mar­tes: “Na­die se ima­gi­na­ba que es­to iba a ser lo que iba a es­tar rom­pien­do las pe­lo­tas”, lan­zó el me­xi­cano al mos­trar los au­dí­fo­nos que usó pa­ra el re­torno de au­dio -sis­te­ma que le per­mi­te es­cu­char­se a él y su ban­da- y que no fun­cio­na­ron du­ran­te la pri­me­ra par­te de su pre­sen­ta­ción.

Un tro­pe­zón que lo mos­tró in­có­mo­do y mo­les­to, y que, sin que­rer, lo hi­zo re­ga­lar esa ya me­mo­ra­ble fra­se de “aco­mo­dán­do­me el pa­que­te” pa­ra re­fe­rir­se a esa pe­que­ña ca­ja que sir­ve de ba­se pa­ra su re­torno y que un asis­ten­te téc­ni­co col­ga­ba en la par­te tra­se­ra de su pan­ta­lón.

Pe­ro más allá de la anéc­do­ta, la mo­les­tia del “Po­tri­llo” ilus­tra un kar­ma que el even­to ha arras­tra­do por años y del que has­ta aho­ra no pue­de sa­cu­dir­se: los evi­den­tes pro­ble- mas de au­dio que en­tor­pe­cen el flu­jo na­tu­ral de un show te­le­vi­si­vo y que, en al­gu­nos ca­sos, esca­lan como bo­chor­nos. Más aún: en una edi­ción 2015 don­de el es­ce­na­rio ha bri­lla­do, los per­can­ces de so­ni­do aso­man como pun­tos ne­gros.

“No­so­tros siem­pre he­mos e s t a d o muy c o n f o r mes, por­que son in­for­tu­nios pun­tua­les y que pue­den pa­sar en un es­pec­tácu­lo en vi­vo”, es­ta­ble­ce Alex Hernández, di­rec­tor te­le­vi­si­vo de la ci­ta. De pa­so, di­vi­de aguas: al in­te­rior de la pro­duc­ción, el aná­li­sis apun­ta a que los res­pon­sa­bles fi­na­les de las des­ven­tu­ras téc­ni­cas son los equi­pos de los ar­tis­tas, quie­nes con an­ti­ci­pa­ción en­vían to­dos los re­que­ri­mien­tos a los or­ga­ni­za­do­res chi­le­nos. De he­cho, Hernández cuen­ta que fue el pro­pio Fernández quien rom­pió el ca­ble de su re­torno, lue­go, pro­ba­ble­men­te, de al­gún mo­vi­mien­to brus­co en es­ce­na.

Des­de Ola­va­rría So­ni­do, la em­pre­sa que pro­vee to­do el sis­te­ma de au­dio del Fes­ti­val, aco­tan que el au­dí­fono en cues­tión, bá­si­ca­men­te por un asun­to de hi­gie­ne, siem­pre se­rá res­pon­sa­bi­li­dad del ar­tis­ta: o lo trae él mis­mo o se le en­tre­ga sin

Lin­ter­ven­ción al­gu­na.

Por otro la­do, des­de la em­pre­sa ase­gu­ran que las res­tric­cio­nes en torno a los can­tan­tes -no po­der acer­car­se a ellos y has­ta no po­der mi­rar­los a los ojos-ha­cen ca­da vez más com­ple­jo t r a t a r d i r e c t a ment e los asun­tos téc­ni­cos.

Un de­ta­lle: ni Fernández n i Ri c a r d o Ar j o n a -que tam­bién pre­sen­tó pro­ble­mas en el vo­lu­men de su a mpli f i c a c i ó n- hi c i e r o n prue­ba de so­ni­do en Vi­ña. Otro ca­so pa­ra­dig­má­ti­co es Luis Mi­guel: el as­tro ca­si no en­sa­ya, pa­ra evi­tar las mi­ra­das aje­nas, pe­ro su show es­tá re­ple­to de ade­ma­nes y ges­tos a su so­ni­dis­ta.

El pro­duc­tor Ga­briel Fernández, quien ha tra­ba­ja­do en las vi­si­tas de U2 y Lady Ga­ga y fue res­pon­sa­ble del te­ma en el pa­so de Ar­jo­na por la Quin­ta, cuen­ta: “Hay res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das, no só­lo del mú­si­co. Lo ideal es una coor­di­na­ción en­tre los que se en­car­gan del pro­gra­ma de TV y los del con­cier­to”.

Pa­ra Luis Silva, ge­ren­te de Tec­no­lo­gía de CHV, los en­sa­yos son clave: “Sir­ven pa­ra co­rre­gir cual­quier ri­pio que exis­ta, por lo que cuan­do no se ha­cen, pre­ve­nir eso es más di­fí­cil”. OS RI­TOS son im­por­tan­tes por­que de­ter­mi­nan la iden­ti­dad de lo que lo re­pre­sen­tan, sin­te­ti­zán­do­la. El domingo pa­sa­do, cuan­do Ca­ro­li­na de Mo­ras y Ra­fael Araneda inau­gu­ra­ron es­ta ver­sión del Fes­ti­val, no se die­ron be­so al­guno. La ga­le­ría no lo pi­dió y ellos no lo for­za­ron. El he­cho pa­só des­aper­ci­bi­do has­ta el lu­nes cuan­do De Mo­ras le in­sis­tió a Araneda y és­te, sin de­ma­sia­da co­que­te­ría, ac­ce­dió a be­sar­la.

Ca­ren­tes de cual­quier cla­se de quí­mi­ca, am­bos con­for­man una pa­re­ja ex­tra­ña en la Quin­ta. Sí, es­tán más afia­ta­dos que el año pa­sa­do y De Mo­ras es me­jor ani­ma­do­ra que Eva Gómez, pe­ro al­go no ter­mi­na de cua­jar.

Ale­jan­dro Sanz (1994)

In­ter­pre­ta­ría 3 te­mas, pe­ro en el es­ce­na­rio no sa­lió so­ni­do ni de las gui­ta­rras ni del te­cla­do.

Qui­zás eso tie­ne que ver con el he­cho de que el me­jor atri­bu­to de Araneda es ser un em­plea­do efi­cien­te del ca­nal. Eso lo de­fi­ne. Araneda es como Don Francisco: no se me­te en po­lé­mi­cas, no ha­bla de po­lí­ti­ca, ni se en­su­cia con la reali­dad. Eso le per­mi­te con­du­cir Vi­ña me­jor que Ca­mi­roa­ga y Ser­gio La­gos, que lo an­te­ce­die­ron; pe­ro aque­llo ha­ce que sa­cri­fi­que cual­quier dra­ma o emo­ción por­que no es ca­paz de po­ner sus­pen­so al­guno en los mo­men­tos cli­má­ti­cos. El Fes­ti­val no es una mon­ta­ña ru­sa sino al­go que hay que sa­car­se rá­pi­do de en­ci­ma, por­que qui­zás ya no tie­ne que ver con su ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal. De Mo­ras, por el con­tra­rio, sa­be qué se es­tá ju­gan­do. Ha me­jo­ra­do. Co­me-

Luis Mi­guel (2012)

Su vuel­ta a Vi­ña es­tu­vo pla­ga­da de ges­tos al so­ni­dis­ta, que fue­ron co­men­ta­rio obli­ga­do. te me­nos erro­res, tra­ta de ser sim­pá­ti­ca. Con to­do, son una pa­re­ja in­quie­tan­te: a ra­tos, en la te­le se ven in­ve­ro­sí­mi­les en el es­ce­na­rio gi­gan­tes­co de la Quin­ta, en­tre­gan­do pre­mio tras pre­mio por de­cre­to mien­tras fin­gen una in­ten­si­dad y una em­pa­tía de la que ca­re­cen.

Por su­pues­to, es­to ha­ce pre­gun­tar­nos si los ani­ma­do­res son ne­ce­sa­rios en el Fes­ti­val. De he­cho, con la com­pe­ten­cias mu­si­ca­les a las 2 AM; uno se cues­tio­na si es no es

Rosana (2012)

Se per­ca­tó que el mon­ta­je no es­ta­ba lis­to y tu­vo que im­pro­vi­sar con un chis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.