¿Da­ño co­la­te­ral?

La Tercera - - Opinión - An­drés Chad­wick Pre­si­den­te Fun­da­ción Avan­za Chi­le

LA TAR­DE del 1 de abril de 1991, a la salida del Campus Orien­te de la UC, fue acri­bi­lla­do el se­na­dor Jai­me Guz­mán. Era mi ami­go, el fun­da­dor de la UDI y un in­dis­cu­ti­do lí­der de la opo­si­ción. Sin du­da, su ase­si­na­to fue un cri­men po­lí­ti­co, de ca­rác­ter te­rro­ris­ta, que tu­vo co­mo pro­pó­si­to obs­ta­cu­li­zar y en­tor­pe­cer el pro­ce­so de re­ins­ta­la­ción de la de­mo­cra­cia en Chi­le. Tras su muer­te no he­mos te­ni­do otras víc­ti­mas de la vio­len­cia po­lí­ti­ca ex­tre­mis­ta.

Des­pués de 26 años, fue­ron de­te­ni­dos dos miem­bros del FPMR que es­ta­ban en el Campus Orien­te ese 1 de abril. En México ca­yó Raúl Es­co­bar Po­ble­te, uno de los au­to­res de los 12 dis­pa­ros que le qui­ta­ron la vi­da a Jai­me. Nun­ca ha­bía es­ta­do pre­so y en su vi­da acu­mu­la un lar­go his­to­rial de crí­me­nes y se­cues­tros. En Chi­le, fue aprehen­di­da su ex­pa­re­ja, Marcela Mar­do­nes, quien hi­zo el se­gui­mien­to pre- vio de las ru­ti­nas de Jai­me para pla­ni­fi­car el cri­men y fa­ci­li­tó el es­ca­pe de los fren­tis­tas ra­ti­fi­can­do, des­de un pa­ra­de­ro, que es­ta­ba dis­pues­to el vehícu­lo para la hui­da. Por ello, fue so­me­ti­da a pro­ce­so por el ministro Ca­rro­za por de­li­to de aten­ta­do te­rro­ris­ta con re­sul­ta­do de muer­te. Fue­ron más de 25 años de lu­cha y per­se­ve­ran­cia, en que nun­ca nos di­mos por ven­ci­dos, pe­se a las in­creí­bles di­fi­cul­ta­des que en­fren­tó el ca­so y al pa­so del tiem­po. Fi­nal­men­te se ven fru­tos re­le­van­tes, gra­cias al tra­ba­jo de nues­tra Jus­ti­cia y la Po­li­cía.

Por eso, re­sul­tan in­com­pren­si­bles y abe­rran­tes los di­chos del pre­si­den­te del PC, Gui­ller­mo Tei­llier, quien ca­li­fi­có co­mo “da­ño co­la­te­ral” el ase­si­na­to de Jai­me. Mues­tra una to­tal fal­ta de res­pe­to por la vi­da hu­ma­na y es le­gí­ti­mo pre­gun­tar­se si con­si­de­ra le­gí­ti­mo usar ba­las en de­mo­cra­cia para ase­si­nar a un par­la­men­ta­rio que fue ele­gi­do por vo­ta­ción po­pu­lar. De he­cho, de­bió sa­lir a co­rreESTE gir­lo un dipu­tado de su pro­pio par­ti­do, Lau­ta­ro Car­mo­na, para ase­gu­rar que es­te cri­men “no tiene nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción”. La­men­ta­ble­men­te, la po­si­ción zig­za­guean­te y con­tra­dic­to­ria del PC no es no­ve­dad, co­mo que­dó de­mos­tra­do con el re­cha­zo del Hu­go Gu­tié­rrez al pro­yec­to de acuer­do de la Cá­ma­ra de Dipu­tados que so­li­ci­ta­ba la ex­tra­di­ción de Es­co­bar Po­ble­te, aun­que en el ca­so de es­te dipu­tado PC ya na­da nos asom­bra. Pos­tu­ra en la que fue acom­pa­ña­do, sor­pren­den­te­men­te, por Ga­briel Bo­ric.

La vio­len­cia po­lí­ti­ca y los crí­me­nes te­rro­ris­tas de­ben ser con­de­na­dos siem­pre y con fir­me­za, sin me­dias tin­tas ni du­bi­ta­cio­nes. Por eso, hay si­len­cios que no se pue­den de­jar pa­sar, co­mo el del aban­de­ra­do PS-PPD-PRPC, Ale­jan­dro Gui­llier, quien ha bri­lla­do por su au­sen­cia, nue­va­men­te, en un te­ma fun­da­men­tal. Qui­zás si­gue pen­san­do erró­nea­men­te co­mo él mis­mo se­ña­ló ha­ce se­ma­nas­que los ac­tos te­rro­ris­tas so­lo pue­den ser co­me­ti­dos por agen­tes del Es­ta­do.

Chi­le tiene hoy una paz y una de­mo­cra­cia con­so­li­da­das y en­tre to­dos de­be­mos cui­dar­la. Por ello son tan im­por­tan­tes los ges­tos y las ac­ti­tu­des, y en eso, nin­guno de los que es­ta­mos en po­lí­ti­ca po­de­mos fa­llar.

Ca­pí­tu­lo apar­te -pro­ba­ble­men­te para otra co­lum­na- es el rol de Cu­ba co­mo país que pro­te­gió a los miem­bros del FPMR que co­me­tie­ron de­lez­na­bles crí­me­nes en Chi­le. Una prue­ba más de ello la dio Marcela Mar­do­nes, al ad­mi­tir que vi­vió en la is­la an­tes de ra­di­car­se en México.

Lue­go de 25 años se ven los fru­tos, por eso re­sul­tan abe­rran­tes los di­chos de Tei­llier, quien ca­li­fi­có co­mo “da­ño co­la­te­ral” el ase­si­na­to de Jai­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.