Im­per­do­na­ble tran­si­ción

La Tercera - - Opinión - Ós­car Gui­ller­mo Ga­rre­tón Economista

HAY PAR­TI­DOS e in­di­vi­duos que nun­ca han po­di­do per­do­nar que la tran­si­ción fue­ra co­mo fue. Son los que se en­tre­ga­ron a un ca­mino y a un fu­tu­ro que no era el de la ma­yo­ría de los chi­le­nos. Que se al­za­ron en ar­mas pen­sán­do­se vanguardia de ma­sas listas para la re­be­lión, que no exis­tían. Que se veían ar­tí­fi­ces de un país so­cia­lis­ta cuan­do los so­cia­lis­mos ago­ni­za­ban. Que se nu­trían de Marx, Fi­del, Che, Or­te­ga, poe­tas ico­no­clas­tas, ju­gla­res que in­fla­ma­ban épi­cas. Mien­tras, ese pue­blo que los ins­pi­ra­ba, a su vez se ins­pi­ra­ba en Juan Pa­blo II, en el an­sia de de­jar atrás tiem­pos don­de na­da les era pri­va­do por­que to­do de­pen­día de un Es­ta­do om­ni­po­ten­te y ar­bi­tra­rio; en la es­pe­ran­za de, qui­zás, sa­lir de su pre­sen­te gra­cias a elec­cio­nes li­bres por­que ha­bía apren­di­do que las ar­mas siem­pre ga­na­ban en con­tra su­ya. Más tar­de, ini­cia­da la re­cons­truc­ción de­mo­crá­ti­ca, los mo­vía la in­quie­tud de no vol­ver atrás, de que quie­nes go­ber­na­ban lo hi­cie­ran bien, de va­lo­rar co­mo éxi­to pro­pio los avan­ces que to­do Chi­le vi­vía, del an­he­lo de su­pe­rar de­sigual­da­des so­lo per­cep­ti­bles al aban­do­nar la po­bre­za.

Cuan­do se cons­ta­tó que la po­bla­ción no que­ría re­vo­lu­cio­nes sino vi­vir más se­gu­ros, en paz y con es­pe­ran­zas rea­les de un fu­tu­ro me­jor, en­ton­ces, esa tran­si­ción, se les hi­zo in­so­por­ta­ble. Y mien­tras más exi­to­sa, más pro­fun­do el ren­cor.

Aho­ra bien, si se tra­ta­ra de cui­tas del pa­sa­do, no im­por­ta­ría mu­cho. Pe­ro se pro­yec­tan en el pre­sen­te y el fu­tu­ro del país, así co­mo en la re­com­po­si­ción en cur­so del cua­dro po­lí­ti­co; y ca­be ocu­par­se de ello.

En los es­pa­cios que la tran­si­ción ha­bía abier­to, co­men­zó a co­ci­nar­se la hos­ti­li-

Quie­nes se sien­ten trai­cio­na­dos por la tran­si­ción, si no re­ca­pa­ci­tan, cons­trui­rán una vez más otro fra­ca­so en nom­bre del pue­blo.

dad a la tran­si­ción. To­do ha­bía si­do transac­ción. Un con­ti­nuo iba des­de el Chi­le de 1973 a aquel del 2014 o has­ta hoy. Na­da ha­bía cam­bia­do. La má­gi­ca pa­la­bra “neo­li­be­ra­lis­mo” bas­ta­ba para unificar, ex­pli­car y con­de­nar­lo to­do.

Par­te de los que se sen­tían trai­cio­na­dos por la tran­si­ción co­men­za­ron a go­ber­nar, jun­to a quie­nes co­men­za­ron a va­ci­lar en la con­se­cuen­cia con su pro­pia obra. Fue su ho­ra. Y ya te­ne­mos el ba­lan­ce. Re­cha­zo a sus re­for­mas. De­bi­li­ta­mien­to de la eco­no­mía, la in­ver­sión y el em­pleo. Exal­ta­ción de de­re­chos im­po­si­bles de sa­tis­fa­cer, que en so­lo 4 años creó otra iz­quier­da ca­paz de desafiar una re­pre­sen­ta­ción se­cu­lar de la iz­quier­da con­cer­ta­cio­nis­ta y neo­ma­yo­ris­ta. Inep­ti­tud y fal­ta de pro­bi­dad en ges­tión pú­bli­ca. Cri­sis de la cen­troiz­quier­da que ha­bía da­do go­ber­na­bi­li­dad exi­to­sa a Chi­le.

Para peor, a pe­sar de los fra­ca­sos acu­mu­la­dos, si­gue vi­gen­te la fan­ta­sía de ser su­je­tos de cam­bio, aun­que po­co digno de des­ta­car han cam­bia­do y mu­cho han fa­lla­do. Si­gue tam­bién el ren­cor ha­cia una tran­si­ción que por po­pu­lar y exi­to­sa se les com­pa­ra día tras día por el so­lo he­cho de ha­ber exis­ti­do. Así las co­sas, si no re­ca­pa­ci­tan y la his­to­ria les da opor­tu­ni­dad, cons­trui­rán, una vez más, otro fra­ca­so en nom­bre del pue­blo y del fu­tu­ro; pe­ro a po­co an­dar, sin nin­guno de los dos. Y para peor, en su ne­ga­ción a la tran­si­ción, ja­más di­lu­ci­da­rán las vir­tu­des, li­mi­ta­cio­nes y fallas de és­ta, para apren­der a ha­cer a fu­tu­ro me­jor las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.