Un fa­llo que alar­ga la cri­sis en Bra­sil El re­cha­zo del Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral al pe­di­do de anu­la­ción de la elec­ción de Dil­ma Rous­seff y Mi­chel Te­mer le da un res­pi­ro al Man­da­ta­rio, pe­ro no cam­bia la cri­sis de fon­do que vi­ve Bra­sil.

La Tercera - - Opinión -

LA DE­CI­SIÓN del Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral (TSE) de Bra­sil de re­cha­zar el pe­di­do de nu­li­dad de la elec­ción de la fór­mu­la Rous­seff -Te­mer en las elec­cio­nes de 2014, por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en el fi­nan­cia­mien­to de la cam­pa­ña, vino a dar­le un res­pi­ro al Pre­si­den­te de Bra­sil, aco­sa­do por una se­rie de acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción. De ha­ber­se acep­ta­do el reclamo, la elec­ción que le per­mi­tió en sep­tiem­bre del año pa­sa­do al en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te lle­gar for­mal­men­te al po­der tras la des­ti­tu­ción de la Pre­si­den­ta bra­si­le­ña Dil­ma Rous­seff, ha­bría si­do de­cla­ra­da nu­la y, por lo tan­to, Te­mer ha­bría te­ni­do que de­jar el car­go. Si bien el go­ber­nan­te dis­po­nía de un re­cur­so de ape­la­ción an­te la Cor­te Su­pre­ma, el efec­to hu­bie­ra si­do tan de­vas­ta­dor -con­si­de­ran­do el cli­ma de ines­ta­bi­li­dad que rei­na en el país- que su salida apa­re­cía co­mo inevi­ta­ble.

El TSE evi­tó, sin em­bar­go, que el Man­da­ta­rio tu­vie­ra que en­fren­tar­se a ese di­le­ma, al es­ti­mar por cua­tro vo­tos con­tra tres que “no exis­tían prue­bas con­tun­den­tes de que las do­na­cio­nes de­ri­va­ran a un es­que­ma ile­gal”. Más allá de las crí­ti­cas de al­gu­nos sec­to­res por la cer­ca­nía del Man­da­ta­rio con al­gu­nos de los jue­ces –dos de ellos fue­ron nom­bra­dos ha­ce po­cos me­ses por Te­mer-, lo cier­to es que el vo­to de ma­yo­ría le dio un fir­me res­pal­do al Pre­si­den­te, al ha­cer una lla­ma­do a la es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal. “No se sus­ti­tu­ye a un Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a to­da ho­ra, aun­que se quie­ra (….) La ca­sa­ción de un man­da­to de­be ocu­rrir en ca­sos inequí­vo­cos”, se­ña­ló el pre­si­den­te del tri­bu­nal al ar­gu­men­tar su vo­to. Pe­ro pe­se a que Te­mer res­pi­ró ali­via­do tras la de­ci­sión, el he­cho no pue­de ob­viar la grave cri­sis que vi­ve Bra­sil y que él aún en­fren­ta una se­ria acu­sa­ción de co­rrup­ción.

La de­ci­sión del TSE res­pon­día a un ca­so an­te­rior a las de­nun­cias del em­pre­sa­rio Joesley Batista y que mo­ti­va­ron que la Cor­te Su­pre­ma abrie­ra una in­ves­ti­ga­ción al Man­da­ta­rio. Por ello, si la fis­ca­lía decide fi­nal­men­te pre­sen­tar car­gos en su con­tra –lo que po­dría con­cre­tar­se en los pró­xi­mos me­ses-, Te­mer se ve­ría igual­men­te for­za­do a de­jar el car­go, ex­ten­dien­do la ines­ta­bi­li­dad en el país y ahon­dan­do la cri­sis. El Pre­si­den­te ha per­di­do, ade­más, el apo­yo de va­rios sec­to­res que res­pal­da­ron la des­ti­tu­ción de Rous­seff y su pos­te­rior lle­ga­da al po­der, co­mo par­te del PSDB. To­do ello pone en du­da la go­ber­na­bi­li­dad y el apo­yo que pue­dan ob­te­ner sus re­for­mas al sis­te­ma de pen­sio­nes y al có­di­go la­bo­ral, mo­di­fi­ca­cio­nes cla­ve para re­im­pul­sar una eco­no­mía bra­si­le­ña que re­cién comienza a dar tí­mi­das se­ña­les de recuperación.

Fren­te a es­te panorama, la ca­pa­ci­dad real de Te­mer para con­cre­tar su pro­gra­ma y man­te­ner­se en el po­der has­ta el fin de su man­da­to en di­ciem­bre de 2018, es ca­da vez más re­du­ci­da, co­mo tam­bién lo es su mar­gen de ma­nio­bra para ges­tio­nar apo­yos en el Con­gre­so. La de­ci­sión del TSE le dio un res­pi­ro, pe­ro no cam­bia el es­ce­na­rio de fon­do ni el riesgo de que Bra­sil vuel­va a enfrentar un pro­ce­so de des­ti­tu­ción pre­si­den­cial co­mo el vi­vi­do el año pa­sa­do. Por ello, en una se­ñal de rea­lis­mo po­lí­ti­co, la op­ción de que el Man­da­ta­rio dé un pa­so al cos­ta­do apa­re­ce co­mo el me­jor ca­mino para no se­guir pro­lon­gan­do el cli­ma de ines­ta­bi­li­dad y en­fren­ta­mien­to que vi­ve Bra­sil, que en na­da ayuda a sa­car a ese país de la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca en que es­tá su­mi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.