Le­ga­do de Hel­mut Kohl

La Tercera - - Correo -

Señor di­rec­tor:

La muer­te de Hel­mut Kohl, uno de los úl­ti­mos lí­de­res oc­ci­den­ta­les de la ge­ne­ra­ción del colapso de los so­cia­lis­mos rea­les y de la URSS, mar­ca el cie­rre de una épo­ca.

Su ca­pa­ci­dad de ges­tio­nar un pro­ce­so ines­pe­ra­do de for­ma bri­llan­te que­dó en el le­ga­do de que, sal­vo el ca­so ru­mano, las tran­si­cio­nes des­de los re­gí­me­nes so­cia­lis­tas eu­ro­peos no aca­rrea­ron ma­yor vio­len­cia. Aún que­da la ima­gen de sor­pre­sa de los guar­dias de fron­te­ras ale­ma­nes orien­ta­les que, tras cu­brir guar­dia por dé­ca­das en el Mu­ro de Ber­lín, se vie­ron pas­ma­dos por la ve­lo­ci­dad e in­ten­si­dad de un cam­bio, que vio a de­ce­nas de mi­les de ale­ma­nes sa­lir a re­unir­se con un en­tu­sias­mo y ale­gría, que era in­com­pren­si­ble para los có­di­gos de in­ti­mi­da­ción del ré­gi­men de Ho­nec­ker. La ha­bi­li­dad de Kohl de po­der ad­mi­nis­trar esa tran­si­ción, im­pi­dió al­go que per­fec­ta­men­te pu­do ha­ber­se con­ver­ti­do en un ba­ño de san­gre.

Kohl, ade­más, tu­vo la ha­bi­li­dad de po­der go­ber­nar la reuni­fi­ca­ción de una Ale­ma­nia que re­co­no­cía enor­mes pro­ble­mas para in­cor­po­rar a una po­bla­ción que bá­si­ca­men­te vi­vía de acuer­do a pa­tro­nes opues­tos a los de una de­mo­cra­cia y don­de la des­con­fian­za, te­mor y po­bre­za ha­bían anu­la­do por dé­ca­das cual­quier des­te­llo de au­to­no­mía per­so­nal. In­te­grar a los Län­ders orien­ta­les fue una ta­rea ma­si­va, que in­clu­so hoy no se ha com­ple­ta­do, pe­ro que pu­do ser in­de­xa­da de for­ma ra­zo­na­ble­men­te ele­gan­te con­si­de­ran­do la in­ten­si­dad de la si­tua­ción.

Lo an­te­rior no fue gra­tui­to. La in­ten­si­dad de su com­pro­mi­so po­lí­ti­co, tan­to con Ale­ma­nia co­mo con su par­ti­do po­lí­ti­co fue enor­me, y los per­ju­di­ca­dos di­rec­tos fue­ron los miem­bros de su fa­mi­lia. Múl­ti­ples en­tre­vis­tas y has­ta li­bros han mos­tra­do co­mo la dis­tan­cia con sus hi­jos y la pro­fun­da de­pre­sión de su es­posa fue­ron pre­cios que Hel­mut Kohl hu­bo de pa­gar a cam­bio de su éxi­to po­lí­ti­co. Una lec­ción im­por­tan­te y que no se ha de ol­vi­dar

Fer­nan­do Wil­son L. tal co­mo ocu­rre hoy, cas­ti­gan­do a mu­je­res que con­sien­ten un abor­to en al­gu­na de esas 3 si­tua­cio­nes.

¿Por qué de­fen­der la con­cien­cia mo­ral de mé­di­cos y otros pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y no ha­cer­lo con la de las mu­je­res em­ba­ra­za­das con pe­li­gro de su vi­da, por ha­ber si­do vio­la­das o por ges­tar un fe­to in­via­ble?

En cuan­to a la de­fen­sa de la ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal, ella es un to­tal con­tra­sen­ti­do, pues­to que la con­cien­cia, por de­fi­ni­ción, es siem­pre in­di­vi­dual. ¿Por qué los due­ños de una clí­ni­ca pri­va­da o el di­rec­tor de un hos­pi­tal po­drían sus­ti­tuir la con­cien­cia mo­ral de ca­da uno de sus mé­di­cos me­dian­te una de­ci­sión ins­ti­tu­cio­nal an­ti­ci­pa­da acer­ca de los abor­tos que és­tos po­drán o no prac­ti­car?

Si ello ocu­rre, y a di­fe­ren­cia de lo que sos­tie­nen, el de­re­cho a ele­gir li­bre­men­te se ve coar­ta­do, o al me­nos fuer­te­men­te li­mi­ta­do, por cuan­to se obli­ga­ría a los tra­ba­ja­do­res que deseen per­ma­ne­cer en la sa­lud pri­va­da a pa­gar “de su bol­si­llo” - y adi­cio­nal­men­te al 7% de co­ti­za­ción obli­ga­to­ria (que se des­ti­na­ría en su to­ta­li­dad al sis­te­ma pú­bli­co)-, el 100% del cos­to del plan, en cir­cuns­tan­cias que mu­chos de ellos no cuen­tan con las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas para ha­cer tal des­em­bol­so, vién­do­se en con­se­cuen­cia for­zo­sa­men­te arras­tra­dos al sis­te­ma pú­bli­co.

Es muy fá­cil, e in­clu­so po­lí­ti­ca­men­te con­ve­nien­te, en es­pe­cial en pe­río­dos de cam­pa­ña elec­to­ral, ser so­li­da­rio con el di­ne­ro de los de­más, es por ello que in­vi­to a la can­di­da­ta del Fren­te Am­plio a pro­po­ner po­lí­ti­cas pú­bli­cas que res­pe­ten y res­guar­den, co­mo he se­ña­la­do, las con­quis­tas eco­nó­mi­cas y so­cia­les de los tra­ba­ja­do­res de Chi­le. ya que los ex­per­tos coin­ci­den en que una na­ción obe­sa no es ca­paz de al­can­zar el desa­rro­llo. Sebastián Sa­li­nas C.

Fa­cul­tad de Ar­tes Li­be­ra­les UAI

Bio­quí­mi­co ex­per­to en Ge­né­ti­ca y Nu­tri­ción de Clí­ni­ca Ori­Gen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.