Más de la mi­tad de los ca­sos de dia­be­tes en Chi­le se de­ben al se­den­ta­ris­mo

►Es­tu­dio de­ter­mi­nó cuán­to im­pac­ta ca­da fac­tor de riesgo en la pre­va­len­cia de la en­fer­me­dad. ► El 54% de los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos lo son por se­den­ta­ris­mo, 25% por obe­si­dad y 3% por ta­ba­co.

La Tercera - - Sociedad - Cecilia Yáñez Mar­cia Era­zo

Se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud (ENS), el 9,4% de los adul­tos chi­le­nos tiene dia­be­tes, es­to in­clu­ye a quie­nes ya te­nían diag­nós­ti­co y aque­llos que se rea­li­za­ron exá­me­nes y tu­vie­ron una gli­ce­mia (azú­car en san­gre) en ayu­nas su­pe­rior a los 126 mg/dl. En to­tal, casi un mi­llón y me­dio de per­so­nas.

In­ves­ti­ga­do­res de la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca de la U. de Chi­le ana­li­za­ron las res­pues­tas de los in­di­vi­duos con dia­be­tes me­lli­tus ti­po 2 (DM2) que son la ma­yo­ría de los dia­bé­ti­cos en el país. Así de­ter­mi­na­ron cuán­to im­pac­tan los prin­ci­pa­les fac­to­res de riesgo en la pre­va­len­cia de es­ta en­fer­me­dad en los chi­le­nos.

Los re­sul­ta­dos mues­tran que el fac­tor que más in­flu­ye en la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad en Chi­le es el se­den­ta­ris­mo, se­gui­do de la obe­si­dad y el ta­ba­quis­mo. Mar­cia Era­zo, je­fa del Pro­gra­ma Nu­tri­ción de Po­bla­cio­nes de la Es­cue­la de Sa­lud

“En el se­den­ta­ris­mo el múscu­lo pier­de su ca­pa­ci­dad de usar la glu­co­sa”.

Ejer­ci­cio, lo más di­fí­cil

Tras el diag­nós­ti­co de dia­be­tes, se in­di­can re­co­men­da­cio­nes ge­ne­ra­les, co­mo prac­ti­car ejer­ci­cio, ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y me­di­ca­men­tos que ayu­den a con­tro­lar su con­di­ción, ex­pli­ca Carolina Gon­zá­lez, nu­trió­lo­ga de Clí­ni­ca Ale­ma­na. El ejer­ci­cio es lo que más cues­ta cum­plir a los pa­cien­tes. “Ya tie­nen un es­ta­do se­den­ta­rio e in­cor­po­rar­lo es di­fí­cil. ¿Ex­cu­sas? Las mis­mas del res­to de la po­bla­ción, no tie­nen tiem­po o no les gus­ta”. Lo más sen­ci­llo, ad­vier­te, es ca­mi­nar me­dia ho­ra tres veces a la se­ma­na e in­cor­po­rar otra ac­ti­vi­dad ex­tra de ejer­ci­cios ae­ró­bi­co o de re­sis­ten­cia. Pú­bli­ca de la U. de Chi­le, y par­te del gru­po in­ves­ti­ga­dor, ex­pli­ca que en el es­tu­dio es­ti­ma­ron dos si­tua­cio­nes: el por­cen­ta­je de en­fer­mos de dia­be­tes que se ex­pli­ca por al­guno de los fac­to­res de riesgo es­tu­dia­dos y el por­cen­ta­je de dia­bé­ti­cos que se evi­ta­rían si la po­bla­ción na­cio­nal (no so­lo la mues­tra de la en­cues­ta) no tu­vie­ra el fac­tor de riesgo.

Los re­sul­ta­dos es­ta­ble­cie­ron que 54% de los dia­bé­ti­cos tiene es­ta con­di­ción de­bi­do al se­den­ta­ris­mo, el 25% por los ni­ve­les de obe­si­dad, un 3% por el con­su­mo de ta­ba­co y el otro 18%, por otras cau­sas

Se con­clu­ye ade­más que casi el 80% de los ca­sos de DM2 en Chi­le se po­drían pre­ve­nir con es­tra­te­gias ren­ta­bles cen­tra­das en im­pe­dir el se­den­ta­ris­mo y la obe­si­dad. “Hay una se­rie de in­ter­ven­cio­nes cos­to-efec­ti­vas que se pro­mue­ven des­de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), co­mo la im­ple­men­ta­ción to­tal del Con­ve­nio Mar­co para el Con­trol

(ver in­fo­gra­fía).

del Ta­ba­co, im­pues­tos a co­mi­das cha­ta­rra, sub­si­dios para ali­men­tos sa­lu­da­bles para me­jo­rar la ca­li­dad de la ali­men­ta­ción, com­ple­tar la im­ple­men­ta­ción del eti­que­ta­do nu­tri­cio­nal, re­for­zar las cam­pa­ñas ma­si­vas edu­ca­cio­nes y de in­for­ma­ción so­bre los ries­gos del se­den­ta­ris­mo y la die­ta mal­sa­na, en­tre otros”, di­ce Era­zo.

Me­ca­nis­mos

¿Qué re­la­ción tiene el se­den­ta­ris­mo con la dia­be­tes? “Al ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la mus­cu­la­tu­ra del or­ga­nis­mo usa de me­jor ma­ne­ra la glu­co­sa (azú­car), pe­ro cuan­do hay se­den­ta­ris­mo el múscu­lo pier­de su ca­pa­ci­dad de usar­la y, por lo tan­to, se man­tie­ne al­ta en la san­gre”, di­ce Era­zo. En el ca­so de la obe­si­dad, és­ta es­ti­mu­la fe­nó­me­nos in­fla­ma­to­rios cró­ni­cos en el or­ga­nis­mo que afec­tan la ca­pa­ci­dad de los múscu­los para cap­tar y usar la glu­co­sa en la san­gre.

La ni­co­ti­na con­te­ni­da en el ta­ba­co, por su par­te, “au­men­ta hor­mo­nas co­mo el

U. de Chi­le

cor­ti­sol, ca­te­co­la­mi­nas y la hor­mo­na del cre­ci­mien­to que dis­mi­nu­yen la ca­pa­ci­dad hi­po­gli­ce­mian­te de la in­su­li­na”, in­di­ca Era­zo.

Car­men Glo­ria Be­za­ni­lla, dia­be­tó­lo­ga de Clí­ni­ca Las Con­des y miem­bro de la So­cie­dad Chi­le­na de En­do­cri­no­lo­gía y Dia­be­tes, se­ña­la que la DM2 tiene un com­po­nen­te he­re­di­ta­rio y va­rios fac­to­res de riesgo que pue­den de­ter­mi­nar su apa­ri­ción. “Lo im­por­tan­te es que se pue­de ha­cer un cam­bio en la his­to­ria na­tu­ral de la en­fer­me­dad. Con ejer­ci­cios y un pe­so ade­cua­do se pue­de re­tra­sar la con­di­ción y has­ta re­ver­tir­la cuan­do se diag­nos­ti­ca pre­dia­be­tes”, di­ce.

El ejer­ci­cio es tre­men­da­men­te efi­cien­te para con­tro­lar la gli­ce­mia y tam­bién ayuda a con­tro­lar las al­te­ra­ción de los lí­pi­dos. ¿Qué ti­po de ejer­ci­cio? “De fuer­za o ae­ró­bi­cos, los dos son efi­cien­tes. Se pue­den com­bi­nar. Lo im­por­tan­te es que al pa­cien­te le gus­te para que pue­da ad­he­rir al tra­ta­mien­to. Una se­sión de ejer­ci­cios, me­jo­ra la gli­ce­mia y la in­su­li­na y sus efec­tos per­ma­ne­cen por al me­nos dos días”, di­ce Be­za­ni­lla. ●

FO­TO: AGEN­CIA UNO

►► In­di­vi­duo du­ran­te to­ma de mues­tra de un exa­men de gli­ce­mia. FAC­TO­RES QUE EX­PLI­CAN LOS CA­SOS DE DIA­BE­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.