¿Eli­mi­nar el TC?

La Tercera - - Opinión - Se­bas­tián So­to Abo­ga­do

EL SE­NA­DOR Gui­llier ha pro­pues­to en su pro­gra­ma eli­mi­nar el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC); un “en­cla­ve an­ti­de­mo­crá­ti­co” lo lla­mó. Es­to no es nue­vo en él. An­tes, el 2009 en ADN lo mo­te­jó co­mo el “gran cen­sor de los cam­bios en Chi­le” y el 2015 en el Se­na­do afir­mó que era una “ca­sa­ma­ta” y una “ins­ti­tu­cio­na­li­dad ne­fas­ta” apro­ba­da en dic­ta­du­ra. ¿Es sen­sa­to pro­po­ner aho­ra su eli­mi­na­ción? Cla­ro que no; de he­cho, creo que con su pro­pues­ta Gui­llier se equi­vo­ca en pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca.

El pri­mer error de Gui­llier es su­po­ner que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es una he­ren­cia de Pi­no­chet. Ol­vi­da el se­na­dor que el TC chi­leno na­ce con la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de Frei Mon­tal­va en 1970. Ese año la DC y la cen­tro­de­re­cha apro­ba­ron su crea­ción. Se opu­sie­ron en­ton­ces los par­ti­dos de la Uni­dad Po­pu­lar pues, al de­cir del se­na­dor Tei­tel­boim (PC), de­bía re­cha­zar­se “la fa­bri­ca­ción de un or­ga­nis­mo re­pre­si­vo que se­rá una ver­da­de­ra tum­ba pa­ra los de­re­chos del pue­blo, co­mo es el TC”. Pe­ro lue­go, con la lle­ga­da de Allen­de, la ins­ti­tu­ción se va­li­dó pues los que an­tes la cri­ti­ca­ron, una vez en el gobierno, acu­die­ron a ella en reite­ra­das oca­sio­nes pa­ra im­pe­dir que vie­ran la luz cam­bios apro­ba­dos en el Con­gre­so. Tal vez por eso la Cons­ti­tu­ción de 1980 no le in­tro­du­jo cam­bios pro­fun­dos. Sí en cam­bio lo hi­zo la re­for­ma del 2005 cuan­do, con el vo­to y el en­tu­sias­mo de to­dos (PR, PS y PPD in­clui­dos) el TC asu­mió nue­vas atri­bu­cio­nes. Pe­ro hoy el can­di­da­to de la iz­quier­da vuel­ve a la po­si­ción que tu­vo és­ta a fi­nes de los se­sen­ta: opo­ner­se a la exis­ten­cia del TC. Si eso no es re­tro­ce­so y un error his­tó­ri­co, ¿cuál lo se­ría?

La pro­pues­ta del se­na­dor tam­bién fa­lla si se mira el asun­to des­de la pers­pec- ti­va del de­re­cho. Su­po­ner que el TC es un “en­cla­ve an­ti­de­mo­crá­ti­co” es un pro­fun­do error. La his­to­ria del si­glo XX mues­tra jus­ta­men­te lo con­tra­rio, es­to es, que la exis­ten­cia de es­tas ins­ti­tu­cio­nes for­ta­le­ce la de­mo­cra­cia y pro­te­ge los de­re­chos. No por na­da 90 cons­ti­tu­cio­nes del mun­do con­sa­gran cor­tes cons­ti­tu­cio­na­les. Y es que la de­mo­cra­cia no es sim­ple­men­te el gobierno de la ma­yo­ría. Da­do que la so­cie­dad mo­der­na con­si­de­ra que hay re­glas y de­re­chos que ni si­quie­ra las ma­yo­rías pue­den al­te­rar es que se ha ex­ten­di­do el con­trol ju­di­cial so­bre las de­ci­sio­nes de los con­gre­sos. Y es­te con­trol re­cae re­gu­lar­men­te en tri­bu­na­les que to­man la for­ma de cor­tes cons­ti­tu­cio­na­les (co­mo en Ale­ma­nia, Es­pa­ña y Chi­le).

Pe­ro el se­na­dor tam­bién se equi­vo­ca en lo po­lí­ti­co. Y no so­la­men­te por­que el pro­gra­ma pro­pon­ga “eli­mi­nar” de plano el TC y pá­gi­nas des­pués el mis­mo pro­gra­ma se con­tra­di­ga al plan­tear que hay que re­vi­sar sus fun­cio­nes pa­ra even­tual­men­te sus­ti­tuir­lo. Más tras­cen­den­te que ese nue­vo error “co­la­do” es pre­gun­tar­se por qué sus­cri­bir una pro­pues­ta tan ex­tre­ma. Ni si­quie­ra el pro­gra­ma de Ba­che­let el 2014 –que no era pre­ci­sa­men­te so­cial­de­mó­cra­ta­plan­tea­ba aque­llo. Y la res­pues­ta es po­lí­ti­ca: ga­nar­se el es­qui­vo afec­to de un sec­tor que sue­ña con des­ha­cer lo an­da­do. Pe­ro ello, jun­to con sa­cri­fi­car el TC, tam­bién sa­cri­fi­ca cual­quier po­si­bi­li­dad de diá­lo­go pa­ra per­fec­cio­nar­lo pues ter­mi­na atrin­che­ran­do las po­si­cio­nes. Y eso en po­lí­ti­ca es siem­pre la­men­ta­ble.

Gui­llier vuel­ve a la po­si­ción que tu­vo la iz­quier­da en los 60: opo­ner­se a que exis­ta el TC. Si eso no es un error his­tó­ri­co, ¿cuál lo se­ría?

LA po­lí­ti­ca chi­le­na hay un im­por­tan­te sec­tor de la po­bla­ción no re­pre­sen­ta­da ac­tual­men­te. Fal­ta un mo­vi­mien­to que enar­bo­le y de­fien­da só­li­da­men­te un pu­ña­do de prin­ci­pios fun­da­men­ta­les, ta­les co­mo: la vi­da en to­da sus ma­ni­fes­ta­cio­nes; la fa­mi­lia nu­clear con­for­ma­da a par­tir del ma­tri­mo­nio en­tre un hom­bre y una mu­jer; la amis­tad cí­vi­ca; la exis­ten­cia de jus­ti­cia efec­ti­va; la pri­ma­cía de la iniciativa per­so­nal, el es­fuer­zo, el tra­ba­jo y el mé­ri­to por so­bre el pri­vi­le­gio inequi­ta­ti­vo; el equi­li­brio en­tre los le­gí­ti­mos de­re­chos y los in­sos­la­ya­bles de­be­res; la pre­emi­nen­cia del or­den so­cial an­te la vio­len­cia de­lic­ti­va o te­rro­ris­ta; una edu­ca­ción de ca­li­dad al al­can­ce de to­dos; etc.

Sin em­bar­go, las “agen­das ideo­ló­gi­cas” im­pul­sa­das por de­ter­mi­na­das éli­tes co­pan el es­pa­cio de la co­mu­ni­ca­ción pú­bli­ca, al tiem­po que la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos las si­guen sin gran dis­cer­ni­mien­to, las más de las ve­ces bus­can­do con ello al­can­zar éxi­to elec­to­ral. Con­tra­ria­men­te, el sen­ti­do co­mún, con­fir­ma­do ha­bi­tual­men­te en el tra­to con per­so­nas pro­ve­nien­tes de di­ver­sos orí­ge­nes so­cia­les y de dis­tin­tas eda­des, mues­tra que los an­he­los reales de los chi­le­nos es­tán muy le­ja­nos de las dis­cu­sio­nes de gé­ne­ro, del “ma­tri­mo­nio gay”, del abor­to in­dis­cri­mi­na­do, de los re­cla­mos por de­re­chos in­di­vi­dua­les des­bor­da­dos, y otras cues­tio­nes de si­mi­lar laya. Tam­po­co se ha­llan cer­ca­nos a una vi­sión eco­no­mi­cis­ta de la vi­da que po­ne to­do su acen­to en la ta­sa de cre­ci­mien­to del PIB, en me­di­cio­nes de efi­cien­cia y en la com­pe­ti­ti­vi­dad exa­cer­ba­da. No co­mul­gan, pues­to en el len­gua­je al uso, ni con “progresistas”, ni con “in­di­vi­dua­lis­tas li­be­ra­les”. Y no pue­den ha­cer­lo, pre­ci­sa­men­te por­que son per­so­nas que, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, se nie­gan a ser des­hu­ma­ni­za­das.

Ellas quie­ren con­tar con la po­si­bi­li­dad de for­mar una fa­mi­lia, po­der dar­les a sus hi­jos una edu­ca­ción que los pre­pa­re me­dia­na­men­te pa­ra la vi­da y los desafíos la­bo­ra­les, aqui­la­tan dis­po­ner de vi­vien­das más con­for­ta­bles y es­pa­cios ur­ba­nos que ha­gan la vi­da más ama­ble, desean te­ner a su al­can­ce ser­vi­cios de sa­lud don­de sean aco­gi­das dig­na­men­te y tra­ta­das opor­tu­na­men­te, sue­ñan con ba­rrios tran­qui­los y una co­mu­ni­dad so­li­da­ria, don­de no cam­pee por sus fue­ros la in­se­gu­ri­dad, la dro­ga y el cri­men. Y, en su ma­yo­ría, bus­can ob­te­ner to­do es­to co­mo fru­to de su tra­ba­jo hon­ra­do. Por lo mis­mo, apre­cian te­ner ac­ce­so a un em­pleo es­ta­ble y jus­ta­men­te re­tri­bui­do. Son hom­bres y mu­je­res de fa­mi­lia, co­mu­ni­dad, or­den y tra­ba­jo. Por lo mis­mo, las dia­tri­bas ideo­ló­gi­cas no los mo­vi­li­zan. No lo ha­ce tam­po­co el cul­to al re­sul­ta­do, aun­que as­pi­ren a un bie­nes­tar ma­te­rial más al­to y con­si­de­ren re­le­van­te la co­rrec­ta con­duc­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca. Pa­re­cen, además can­sa­dos de tan­ta división –mu­chas ve­ces fic­ti­cia­con que ali­men­ta su pro­pia su­per­vi­ven­cia más de al­gún per­so­ne­ro pú­bli­co. La uni­dad na­cio­nal, en cam­bio, es pa­ra ellos un bien al­ta­men­te pre­cia­do.

Pa­re­ce, en­ton­ces, exis­tir un am­plio es­pa­cio po­lí­ti­co des­cu­bier­to e in­sa­tis­fe­cho, es­pe­ran­do a ser lle­na­do por di­ri­gen­tes y agru­pa­cio­nes que ha­gan su­yos los va­lo­res pa­trios y cris­tia­nos que han da­do for­ma a la na­ción y pue­den pro­yec­tar­la a un fu­tu­ro me­jor. Lí­de­res y mo­vi­mien­tos que de­fien­dan es­te idea­rio po­drían cam­biar de­ci­si­va­men­te el es­ce­na­rio po­lí­ti­co chi­leno pre­sen­te, in­clu­so de ca­ra a las pró­xi­mas elecciones pre­si­den­cia­les que hay quie­nes aven­tu­ra­da­men­te ya dan por de­ci­di­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.