El Círcu­lo: la dis­to­pía so­bre el fu­tu­ro ame­na­za­do por las re­des so­cia­les

► La cin­ta con Tom Hanks y Em­ma Wat­son, ba­sa­da en la no­ve­la de Dave Eg­gers, de­bu­ta la pró­xi­ma se­ma­na. ► En la tra­ma, una pro­fe­sio­nal se con­vier­te en el co­ne­ji­llo de In­dias de una com­pa­ñía in­for­má­ti­ca.

La Tercera - - Sociedad - Ro­dri­go Gon­zá­lez M. El círcu­lo

En las pul­cras y so­fis­ti­ca­das ofi­ci­nas de Ea­mon Bai­ley y sus aso­cia­dos, el cul­to a la trans­pa­ren­cia es el equi­va­len­te al res­pe­to de la de­mo­cra­cia en la so­cie­dad ci­vil. To­das las ex­pe­rien­cias que un em­plea­do com­par­ta con sus com­pa­ñe­ros son bien­ve­ni­das. Ca­da ac­ti­vi­dad de fin de se­ma­na que se cuen­te con abru­ma­dor lu­jo de detalles otor­ga “ho­nes­ti­dad” al tra­ba­ja­dor de la com­pa­ñía. En el Círcu­lo, uno de los gran­des le­mas es “to­dos los se­cre­tos son men­ti­ras”.

A es­ta em­pre­sa lle­ga a tra­ba­jar Mae Ho­lland (Em­ma Wat­son), una mu­cha­cha es­for­za­da y pers­pi­caz, bue­na Ram­dom Hou­se, 2014. 21,76 eu­ros en Fnac.es. hi­ja, pe­ro me­jor em­plea­da. La ma­yor y más re­di­tua­ble de las tec­no­lo­gías del Círcu­lo es el TruYou, un perfil so­cial úni­co que abar­ca des­de la iden­ti­dad del usua­rio has­ta su his­to­rial mé­di­co, pa­san­do por sus an­te­ce­den­tes fi­nan­cie­ros: per­mi­te ha­cer tran­sac­cio­nes ban­ca­rias, iden­ti­fi­car­se o pa­gar una con­sul­ta mé­di­ca. Además, TruYou ba­rrió con las iden­ti­da­des fal­sas, las usur­pa­cio­nes de usua­rios o las múl­ti­ples y en­go­rro­sas con­tra­se­ñas. Es, co­mo el nom­bre de la em­pre­sa di­ce, un círcu­lo per­fec­to y por la mis­ma ra­zón sa­be to­do so­bre el clien­te, pe­ro al mis­mo tiem­po le per­mi­te to­do.

Ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Dave Eg­gers (1970), El círcu­lo es una suer­te de dis­to­pía que ope­ra ba­jo el mol­de de la clá­si­ca 1984 de Geor­ge Or­well, aun­que aho­ra el Gran Her­mano es un om­ni­pre­sen­te dios digital sa­be­lo­to­do. El mis­mo Eg­gers par­ti­ci­pó en el guión de la cin­ta de Ja­mes Pon­soldt, que se es­tre­na la pró­xi­ma se­ma­na en Chi­le. En el rol de la vo­lun­ta­rio­sa Mae Ho­lland es­tá Em­ma Wat­son, mien­tras que al vi­sio­na­rio em­pre­sa­rio y gu­rú tec­no­ló­gi­co Ea­mon Bai­ley lo in­ter­pre­ta Tom Hanks. Es el “vi­llano” de la his­to­ria.

La fá­bu­la de El círcu­lo se dis­pa­ra a los te­rri­to­rios de la utopía ne­fas­ta cuan­do lle­ga la ho­ra de pre­sen­tar el úl­ti­mo in­ven­to de la com­pa­ñía. Es una de aque­llas ma­si­vas reunio­nes don­de to­do el per­so­nal ce­le­bra ro­bó­ti­ca­men­te y Mae con­tem­pla lo que di­ce Bai­ley (Tom Hanks), siem­pre acom­pa­ña­do de Sten­ton, el so­cio prag­má­ti­co y ape­ga­do a los nú­me­ros. Bai­ley vis­te jeans y sué­ter ne­gro, son­ríe y pa­re­ce in­fa­ti­ga­ble. Es un evi­den­te je­fe a lo Ste­ve Jobs y la úl­ti­ma crea­ción es la SeaChan­ge, una ova­la­da y di­mi­nu­ta cá­ma­ra que se pue­de ins­ta­lar en cual­quier lu­gar del mun­do y a cual­quier ho­ra. Tam­bién pue­de in­ser­tar­se en la ca­be­za de un em­plea­do de la com­pa­ñía y Mae re­sul­ta ser la primera vo­lun­ta­ria pa­ra uti­li­zar es­te gad­get que fun­cio­na las 24 ho­ras de los sie­te días de la se­ma­na.

Aquel pa­sa­je mar­ca la in­fle­xión en la na­rra­ción y lo que pa­re­cía una sá­ti­ra so­bre las me­ga­cor­po­ra­cio­nes in­for­má­ti­cas co­mo Goo­gle, Fa­ce­book o Twit­ter, se trans­for­ma en un dra­ma que ha­ce re­cor­dar El show de Tru­man (1998), la cin­ta de Pe­ter Weir so­bre un ofi­ci­nis­ta cu­ya vi­da era vis­ta por mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes. La di­fe­ren­cia, acor­de a los tiem­pos, es que la exis­ten­cia de Mae es che­quea­da no sin­to­ni­zan­do la te­le­vi­sión, sino que in­gre­san­do en las re­des so­cia­les. Ahí es­tá su fa­mi­lia, su no­vio y las mi­se­rias y pro­ble­mas de ca­da cual: des­de la es­cle­ro­sis múl­ti­ple de su pa­dre a las dis­cu­sio­nes de pa­re- ja. Mae, co­mo di­ce Ea­mon Bai­ley, es al­go así co­mo la me­jor em­plea­da por­que se ha vuel­to trans­pa­ren­te.

Aun­que fue re­ci­bi­da con crí­ti­cas dis­pa­res en Es­ta­dos Uni­dos al es­tre­nar­se en el Fes­ti­val de Tri­be­ca 2017, El círcu­lo se atre­ve a plan­tear que es­ta suer­te de fu­tu­ro sin pri­va­ci­dad tie­ne que ver más con los con­su­mi­do­res que con los gran­des po­pes de la era digital. Des­pués de to­do, la de­ci­sión fi­nal que­da siem­pre en ma­nos de los usua­rios, aun­que es pro­ba­ble que es­tén en un ca­lle­jón sin sa­li­da. O, en el círcu­lo al que ha­ce alu­sión en la cin­ta.

“Cier­ta­men­te no te­ne­mos la ha­bi­li­dad pa­ra dar un paso atrás fá­cil­men­te. No sé co­mo se ve­ría”, de­cía ha­ce al­gu­nas se­ma­nas el di­rec­tor Ja­mes Pon­soldt a la re­vis­ta bri­tá­ni­ca Em­pi­re. “No soy un tec­nó­fo­bo. Es de­cir, me gus­ta la tec­no­lo­gía en mi vi­da, pe­ro las im­pli­ca­cio­nes de to­do lo que po­dría pa­sar al res­pec­to son bas­tan­te ne­ga­ti­vas”, agre­ga­ba quien además cree que El círcu­lo le ha­ce un gui­ño a al­gu­nas pe­lí­cu­las de los años 70 acer­ca de los me­ca­nis­mos de vi­gi­lan­cia: “De­fi­ni­ti­va­men­te fil­mes de cons­pi­ra­cio­nes pa­ra­noi­cas co­mo Los tres días del cóndor (1975) de Syd­ney Po­llack y La con­ver­sa­ción (1974) de Fran­cis Ford Cop­po­la fue­ron muy in­flu­yen­tes pa­ra mí”.b

FO­TO: IMDB

►► Tom Hanks es el gu­rú tec­no­ló­gi­co Ea­mon Bai­ley en El círcu­lo.

FO­TO: IMDB.

►► Tom Hanks y Em­ma Wat­son en la pe­lí­cu­la de Ja­mes Pon­soldt.

[DAVE EG­GERS]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.