Mon La­fer­te triun­fa en su pri­me­ra no­che en el Cau­po­li­cán

La Tercera - - Sociedad - Mar­ce­lo Contreras

Fal­ta me­dia hora pa­ra el arran­que de la pri­me­ra no­che de Mon La­fer­te en el tea­tro Cau­po­li­cán y la sa­la es­tá a pun­to de re­ple­tar­se con mu­je­res jó­ve­nes do­mi­nan­do por pa­li­za. La ma­yo­ría lle­va en el ca­be­llo una imi­ta­ción de las flo­res que la ar­tis­ta na­ci­da en Vi­ña del Mar, fo­guea­da pri­me­ro en los ba­res de Val­pa­raí­so y más tar­de en te­le­vi­sión, sue­le lu­cir en sus vi­deos y pre­sen­ta­cio­nes, ese sím­bo­lo en­tre co­que­to y dra­má­ti­co con­so­nan­te a su mú­si­ca, y que a su vez co­nec­ta con una es­té­ti­ca que al me­nos su­ma me­dio si­glo. La ar­tis­ta tie­ne un nue­vo ál­bum pu­bli­ca­do a fi­nes de abril, La Tren­za, y la mi­sión de la no­che es su in­ter­pre­ta­ción ín­te­gra, on­ce te­mas de un to­tal de 23 can­cio­nes pro­gra­ma­das. El show, lo ad­vier­ten va­rios car­te­les al in­te­rior del Cau­po­li­cán, es­tá sien­do re­gis­tra­do au­dio­vi­sual­men­te con ocho cá­ma­ras re­par­ti­das en­tre pla­tea y ga­le­ría.

Mon La­fer­te, que re­pi­te es­te miér­co­les en la mis­ma sa­la pa­ra lue­go ac­tuar en su ciu­dad na­tal es­te fin de se­ma­na, y que ade­más anun­ció un show pa­ra el 18 de di­ciem­bre en el Mo­vis­tar are­na -con­fir­ma­ción ab­so­lu­ta de su ca­rác­ter co­mo fe­nó­meno po­pu­lar-, se hi­zo acom­pa­ñar por sie­te mú­si­cos con­ve­nien­te­men­te tra­jea­dos co­mo una re­gia or­ques­ta. A las 21.12 se to­mó el es­ce­na­rio en­ga­la­na­do con tres ár­bo­les co­mo es­ce­no­gra­fía y cá­li­das lu­ces. El pú­bli­co no se aguan­ta y gri­ta en­tre ner­vio­so y rau­do su nom­bre co­mo un man­tra “Mon, Mon, Mon”. Par­te con Tor­men­to, la pri­me­ra can­ción de Mon La­fer­te Vol.1 (2015), el ál­bum con el que irrum­pió ha­cia la fa­ma. De in­me­dia­to se ac­ti­vó un ka­rao­ke que no ce­só en to­da la no­che. El pú­bli­co se me­ce. La vi­ña­ma­ri­na re­ma­ta el cor­te y es­ti­ra la úl­ti­ma no­ta ha­cien­do ga­la de su vo­za­rrón.

Con Vuel­ve por fa­vor de­jó que la au­dien­cia se apro­pia­ra de las pri­me­ras lí­neas mien­tras ella ob­ser­va­ba en­can­ta­da y son­rien­do. Lue­go bai­ló ha­cien­do ga­la del ca­rre­te que ga­nó apren­dien­do có­mo do­mi­nar un es­ce­na­rio gra­cias a sus años en Ro­jo de TVN. Por­que Mon La­fer­te no so­lo can­ta sus can­cio­nes sino que las in­ter­pre­ta. In­ter­ca­la pau­sas dra­má­ti­cas, ri­sas co­que­tas, otras pu­do­ro­sas an­te al­gu­nas alu­sio­nes al se­xo, siem­pre con en­can­to y na­tu­ra­li­dad.

Hu­bo una par­ti­da en fal­so en Si tú me qui­sie­ras, lue­go si­guió con Sal­va­dor, am­bas del dis­co an­te­rior. Re­to­mó el nue­vo ál­bum con Pri­ma­ve­ral, uno de los me­jo­res te­mas de La Tren­za. A par­tir de la si­guien­te can­ción el es­pec­tácu­lo ba­jó en in­ten­si­dad por el ca­rác­ter ín­ti­mo de los cor­tes, in­clu­yen­do El Cris­tal “can­ción que le es­cri­bí a mi ma­mi­ta que se fue al cie­lo”, y lue­go la com­po­si­ción que da nom­bre al úl­ti­mo tra­ba­jo, ori­gi­nal­men­te fue­ra del dis­co, y que se cen­tra en su abue­la, una fi­gu­ra fun­da­men­tal en su vo­ca­ción co­mo ar­tis­ta.

Al mo­men­to de Que si y su ca­den­cia con ai­res de bos­sa no­va, el es­pec­tácu­lo re­to­mó rit­mo y ener­gía, se­gui­da de Yo te qui, una de las más co­rea­das de una no­che don­de prác­ti­ca­men­te el con­cier­to com­ple­to fue can­ta­do por la asis­ten­cia. Por­que lo de Mon La­fer­te es así. Sen­ci­lla­men­te un fe­nó­meno que se sal­ta las re­glas del pop fe­me­nino ac­tual. Aquí el ar­te y la ima­gen va­len lo mis­mo.b

[42-43] CULTURA

[44] TEN­DEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.