Res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do en cri­sis del Se­na­me La co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de­jó en evi­den­cia el gra­ve da­ño que el cuo­teo po­lí­ti­co y ma­ne­jo po­co res­pon­sa­ble de au­to­ri­da­des han pro­vo­ca­do en el sis­te­ma de pro­tec­ción de me­no­res.

La Tercera - - Opinión -

LA CO­MI­SIÓN in­ves­ti­ga­do­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados cons­ti­tui­da pa­ra in­ves­ti­gar la si­tua­ción del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res co­no­ci­da co­mo Se­na­me II-, en­tre­gó su in­for­me fi­nal, aun cuan­do no es­tu­vo exen­to de po­lé­mi­ca en una pri­me­ra ins­tan­cia, cuan­do se pre­ten­dió asig­nar res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca a los car­gos sin se­ña­lar los nombres de quie­nes los ejer­cían, lo que lle­vó a pos­ter­gar la vo­ta­ción en la co­mi­sión. El in­for­me, re­sul­ta­do de in­da­ga­cio­nes, in­ves­ti­ga­cio­nes y en­tre­vis­tas que se ex­ten­die­ron por más de un año -y que de­be­rá ser vo­ta­do en sala-, asig­na res­pon­sa­bi­li­dad al Es­ta­do en re­la­ción a las muer­tes y abu­sos ocu­rri­das en con­tra de los me­no­res al in­te­rior de ins­ta­la­cio­nes del Se­na­me y de ins­ti­tu­cio­nes co­la­bo­ra­do­ras que se en­con­tra­ban ba­jo su su­per­vi­sión, co­mo asi­mis­mo res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca a ex mi­nis­tros de jus­ti­cia -en­tre ellos, la ex­ti­tu­lar de Jus­ti­cia Javiera Blan­co- y a quie­nes es­tu­vie­ron a car­go del ser­vi­cio.

Es des­ta­ca­ble el tra­ba­jo desa­rro­lla­do por la co­mi­sión en el ejer­ci­cio de sus fa­cul­ta­des fis­ca­li­za­do­ras, pa­ra trans­pa­ren­tar la si­tua­ción de los me­no­res vul­ne­ra­bles que se en­cuen­tran ba­jo pro­tec­ción y ha­cer pro­pues­tas con­cre­tas en­ca­mi­na­das a co­rre­gir la ope­ra­ción del Es­ta­do en la ob­ser­van­cia de sus obli­ga­cio­nes bá­si­cas en es­ta ma­te­ria. Sus con­clu­sio­nes son ilus­tra­ti­vas en cuan­to al es­can­da­lo­so ni­vel de aban­dono en que ha caí­do es­te ser­vi­cio, pre­ci­sa­men­te por la de­sidia del Es­ta­do y la irres­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes de­bían ve­lar por el cui­da­do de los me­no­res. Es­ta do­lo­ro­sa si­tua­ción se re­fle­ja en to­da su mag­ni­tud an­te los 1.300 me­no­res fa­lle­ci­dos a lo lar­go de una dé­ca­da, abu­sos, re­des de pros­ti­tu­ción, en­tre otras gra­ves ano­ma­lías. El pro­pio in­for­me con­sig­na “al­gu­nos per­so­ne­ros de go­bierno no apor­ta­ron da­tos pre­ci­sos o re­le­van­tes so­bre lo que en los cen­tros de­pen­dien­tes del Se­na­me real­men­te ocu­rría”, lo que de­ja de ma­ni­fies­to la po­ca tras­cen­den­cia que se asig­na a la de­li­ca­da la­bor del Ser­vi­cio.

Re­sul­ta per­ti­nen­te la asig­na­ción de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca con que con­clu­ye la co­mi­sión, aun cuan­do no se con­sig­nan los nombres de to­das las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles, pues se tra­ta de una reali­dad que era am­plia­men­te co­no­ci­da y pro­lon­ga­da en el tiem­po. Los mis­mos in­for­mes de la Cor­te Su­pre­ma de los años 2013 y 2016, fru­to de las vi­si­tas ins­pec­ti­vas de los jue­ces, cons­ta­ban las con­di­cio­nes de­plo­ra­bles de las ins­ta­la­cio­nes y es­ca­sez de per­so­nal ca­li­fi­ca­do, en­tre otras de­fi­cien­cias, que da­ban cuen­ta de la ne­ce­si­dad de cam­bios no so­lo es­truc­tu­ra­les, sino que ur­gen­tes en la ges­tión, y que de­bie­ron ha­ber im­pul­sa­do a las au­to­ri­da­des cues­tio­na­das a rea­li­zar re­for­mas de fon­do a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Sin em­bar­go -y tal co­mo nue­va­men­te de­ja de ma­ni­fies­to el in­for­me de la co­mi­sión-, el ca­mino ele­gi­do fue trans­for­mar al Se­na­me -y por en­de el cui­da­do de los me­no­res que es­tán tras la ins­ti­tu­ción- en un blan­co del cuo­teo po­lí­ti­co, sin eva­luar ade­cua­da­men­te las con­si­de­ra­cio­nes de com­pe­ten­cias de sus equi­pos y res­pon­sa­bles, que per­mi­tie­ran una ade­cua­da ob­ser­van­cia de sus obli­ga­cio­nes, de la mi­sión que el mis­mo Ser­vi­cio tie­ne y del de­bi­do res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos de quie­nes es­ta­ban ba­jo su pro­tec­ción. Pe­se al evi­den­te fra­ca­so es­ta­tal a car­go del Se­na­me, sor­pren­de que el go­bierno no ace­le­re la tra­mi­ta­ción de las me­di­das le­gis­la­ti­vas pre­sen­ta­das ha­ce tiem­po pa­ra im­pul­sar cam­bios es­truc­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.